Informe del Departamento de Estado de Estados Unidos muestra que Centroamérica sigue siendo principal corredor para la cocaína

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn

Las estadísticas del informe anual de control de drogas del Departamento de Estado de Estados Unidos alertó en varias ocaciones de un cambio en el tráfico de drogas, de Centroamérica al Caribe, con las tasas de incautaciones sugiriendo que Centroamérica sigue siendo la ruta más común.

El reporte Estrategia Internacional de Control de Narcóticos de 2014 (INCSR, por sus siglas en inglés), del Departamento de Estado estima que aproximadamente el 86 por ciento de la cocaína traficada a Estados Unidos, en el primer semestre del 2013, se movió primero a través del corredor entre México y Centroamérica, superando el 80 por ciento en 2012.

Las autoridades guatemaltecas reportaron un total de incautaciones de droga, durante los primeros nueve meses de 2013, que correspondían a un aumento del 330 por ciento en comparación a 2012. El Salvador incautó 664 kilos de cocaína durante los primeros 10 meses de 2013, el doble de lo incautado en el mismo período de 2012. Costa Rica Incautó 19,67 toneladas de cocaína en 2013, un aumento de las 14,73 toneladas incautadas en 2012. Panamá también experimentó un incremento del 20,6 por ciento en las incautaciones de cocaína, de 34 toneladas en 2012, a 41 toneladas en 2013.

Varios otros países de Centroamérica, sin embargo, experimentaron disminuciones en las incautaciones. Honduras -donde se estimó en 2012 que aterrizaba el 75 por ciento de todos los vuelos de contrabando de cocaína que salían de Suramérica- incautó 1,7 toneladas de cocaína en 2013, en comparación con 2,25 toneladas incautadas en una operación que duró desde mediados de abril hasta principios de julio, sólo en 2012. Nicaragua también fue testigo de una reducción en las incautaciones, pasando de 9,3 toneladas en 2012 a tres toneladas a partir de septiembre de 2013.

En el Caribe, las incautaciones de cocaína sí aumentaron de manera significativa en las Bahamas, el Caribe Oriental y el Caribe neerlandés, manteniéndose estable en República Dominicana. Sin embargo, las cantidades incautadas siguen estando muy por debajo de las vistas en Centroamérica.

Análisis de InSight Crime

Las cifras de interdicción de droga, por sí solas, no son un barómetro fiable para el rastreo de las rutas de la droga, ya que hay muchos otros factores que afectan las tasas de incautación, tales como cambios en el presupuesto antinarcóticos, dispositivos de prohibición utilizados, la cooperación con socios internacionales, e incluso las fluctuaciones de los contactos corruptos. Sin embargo, vistas a nivel de una región, las cifras del Departamento de Estado ofrecen una fuerte evidencia de qué los narcotraficantes siguen prefiriendo la ruta de Centroamérica y México.

VEA TAMBIÉN: Cobertura sobre el Caribe

Durante casi dos años, Estados Unidos ha estado advirtiendo el cambio hacia las rutas del Caribe, a medida que los traficantes de drogas buscan evitar llamar la atención de las fuerzas de seguridad en Centroamérica y México -revirtiendo el patrón visto por primera vez en los años ochenta, cuando los traficantes abandonaron las rutas del Caribe, a cambio de México, y más tarde Centroamérica. Sin embargo, aunque hay indicios que sugieren un aumento en el tráfico en el Caribe, como lo señala este último reporte, hay pocas señales de un abandono a gran escala de Centroamérica. De hecho, si el 86 por ciento estimado por el Departamento de Estado es exacto, el tráfico a través de la región incluso podría estar creciendo.

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn