Informe de la ONU destaca patrones cambiantes en el uso de precursores químicos

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+

El más reciente informe de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD) sobre el tráfico de drogas en el mundo, ha puesto un gran énfasis en el uso ilegal de precursores químicos para la producción de drogas, reflejando cambios en las tendencias de producción regional, en el tráfico de drogas, y en los esfuerzos para controlar el comercio.

El Informe Mundial sobre las Drogas 2014 (pdf) pone de relieve la necesidad global de controlar el desvío de sustancias químicas legales a la producción de drogas. Según el informe, controlar el punto en el que se entrecruza el uso ilícito de las sustancias químicas y su comercialización legal, ha sido un aspecto clave en la lucha contra el comercio mundial de narcóticos desde los años noventa. Sin embargo, el asunto se ha vuelto todavía más importante con el continuo aumento en la producción y el tráfico de drogas sintéticas, y con la migración de la producción de cocaína.

Las estadísticas del informe muestran un aumento sustancial en los precursores químicos traficados ilegalmente en Suramérica. Entre 2002 y 2012, la región representó el 12 por ciento del volumen incautado a nivel mundial, por detrás de Norteamérica con el 59 por ciento. Sin embargo, cuando se observa el rango de tiempo entre 2007 y 2012, la mayor cantidad de incautaciones -60 por ciento del total- fueron realizadas en Suramérica.

Entre 2007 y 2012, las incautaciones mundiales de permanganato de potasio -el precursor químico utilizado para producir clorhidrato de cocaína (HCL)- se concentraron principalmente en Colombia (un 80 por ciento de la cantidad total). Sin embargo, en comparación con el período 2002-2006, las incautaciones anuales promedio en Colombia se redujeron a la mitad, mientras que las incautaciones en Perú y Bolivia se multiplicaron por tres y 27, respectivamente.

Al mismo tiempo, las incautaciones de los principales precursores químicos utilizados para producir metanfetaminas y otros estimulantes de tipo anfetamínico (ETA) -efedrina y seudoefedrina- fueron elevadas en México y Centroamérica. Centroamérica registró un 14 por ciento de las incautaciones realizadas en el mundo entre 2007 y 2012, y fue descrita como una región de tránsito emergente, mientras que México representó el 11 por ciento de las incautaciones. En 2012, la cantidad de laboratorios de metanfetamina desmantelados en México aumentó de 159 a 259, y sigue siendo el país con la mayor tasa de incautación de droga en el mundo, seguido por Estados Unidos -el principal mercado para la metanfetamina mexicana.

A pesar de que los esfuerzos de interdicción parecen haber tenido cierto éxito en la reducción del tráfico ilegal de químicos, el informe anual destaca el uso de tácticas sofisticadas por parte de los grupos criminales, como la creación de empresas fachada, para evadir los controles de seguridad.

Análisis de InSight Crime

Aunque el informe de la ONUDD admite que las estadísticas sobre el tráfico de precursores químicos no pueden traducirse fácilmente en conclusiones definitivas, en cuanto a su prevalencia o uso, la información recopilada sobre las tendencias de las incautaciones a nivel mundial, proporciona una idea acerca de la cambiante realidad del comercio mundial de drogas.

Los decrecientes niveles de decomisos de permanganato de potasio en Colombia, en comparación con Perú y Bolivia, se producen al mismo tiempo que disminuye la producción de cocaína en Colombia, mientras Perú toma el lugar del primer productor de cocaína en el mundo. Sin embargo, también es probable que este cambio refleje una variación en las técnicas de producción, a medida que los criminales colombianos se adaptan a los controles puestos sobre los productos químicos, buscando sustitutos no controlados, y produciendo ilegalmente, en lugar de importar, sustancias del mercado legal.

Los controles puestos sobre los productos químicos también pueden dar lugar a una migración en el tráfico y la producción. Es probable que el desarrollo de Centroamérica como punto de tránsito para los químicos sea resultado de los controles impuestos sobre los precursores en México en 2008. Desde entonces, no sólo han llegado a México productos químicos a través de Centroamérica, sino que las operaciones de producción de metanfetamina, a cargo de los grupos mexicanos, en especial el Cartel de Sinaloa, también han migrado a Guatemala y Honduras.

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+