Jefe antidrogas dominicano es acusado de robar cocaína

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn

El jefe de la policía antinarcóticos de República Dominicana ha sido acusado de robar más de una tonelada de cocaína, lo que ha llevado a señalar a la institución de ser tan corrupta que se ha convertido en una de las principales bases de operación del narcotráfico en el país.

El pasado 12 de enero, Carlos Fernández Valerio, jefe de la Dirección Central Antinarcóticos de la Policía Nacional (Dican) del país, fue acusado de robar 1,2 toneladas de cocaína. Los cargamentos de droga habían sido incautados durante varias redadas policiales pero nunca fueron presentados como evidencia.

Durante la acusación también fueron nombrados dos fiscales, un coronel de la policía, algunos oficiales de policía y varios civiles, según informó El Nuevo Diario.

El escándalo se dio a conocer en diciembre de 2014, cuando investigaciones sobre alijos de cocaína extraviados condujeron a la suspensión de Fernández, y finalmente a su arresto.

Según informes de El Nacional, se cree que Fernández encabeza un grupo de al menos 21 funcionarios corruptos que robaban cargamentos de drogas y los revendían a narcotraficantes transnacionales o a traficantes locales que abastecían al mercado dominicano.

A raíz del escándalo, un senador dominicano señaló a la Dican como el cartel de microtráfico más grande del país, y otro senador solicitó que la agencia fuera clausurada.

Análisis de Insight Crime

Las fuerzas de seguridad dominicanas no han sido ajenas a los escándalos de corrupción. Tanto la policía como los militares han estado previamente implicados en el narcotráfico transnacional y en el microtráfico.

VEA TAMBIÉN: Cobertura sobre República Dominicana

Sin embargo, generalmente en dichos incidentes se han visto implicados funcionarios de niveles bajos y medios que han sido sobornados por los traficantes.

Por el contrario, el escándalo más reciente involucra a los propios líderes de la agencia encargada de detener el flujo de drogas a través del país, que es un punto clave de tránsito para la cocaína suramericana enviada a Estados Unidos. También involucra a fuerzas de seguridad corruptas, las cuales llevan a cabo sus propias operaciones de robo y reventa en lugar de aceptar sobornos de las organizaciones criminales. Dada la cantidad de cocaína de por medio, es probable que la red criminal de la Dican hubiera estado percibiendo grandes ingresos.

Si las denuncias resultan ser ciertas, la corrupción en la Dican habría ido mucho más allá de los niveles bajos, que es el tipo de corrupción que usualmente penetra en las agencias de seguridad en toda la región, y estaría inhabilitada para continuar desempeñando sus funciones.

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn