Jefe de la Policía de Perú detenido por su papel en juego de poder de la mafia

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn

Un jefe de la policía en el norte de Perú, elogiado por el desmantelamiento de un importante grupo del crimen organizado, ha sido detenido y acusado de trabajar con los sucesores de la organización criminal, llamando la atención sobre el funcionamiento de las mafias peruanas.

El jefe de la policía en la ciudad norteña de Lambayeque, Jorge Linares Ribalda, fue arrestado el 14 de diciembre después de que siete de sus suboficiales informaran que los hacían trabajar en nombre de la organización Nuevo Clan del Norte, informó La República.

La detención se produce un año después que Linares jugó un papel decisivo en desmontar uno de los más importantes grupos de crimen organizado de originarios de Perú, la Gran Familia, que manejaba la extorsión y las redes de asesinos a sueldo en todo el norte del país.

Si bien hay indicios de que los remanentes de la Gran Familia aún están activos, el cobro de extorsiones en la región está ahora en gran parte controlada por sus rivales, el Nuevo Clan del Norte, cuyo objetivo son los pequeños negocios, las empresas de construcción y el transporte público.

Según investigadores citados en La República, Linares apoyó a la banda y a su líder, el encarcelado Juan Vásquez Clavijo, alias “Pepe Clavijo”, con la logística y la mano de obra.

Se comenzó a sospechar de Linares tras la detención de cinco oficiales que habían trabajado bajo su mando a principios de este mes.

Análisis de InSight Crime

Si bien Perú es ahora el proveedor de cocaína más importante del mundo, actualmente no hay carteles de la droga nativos de gran escala, como los que han causado tanto daño a Colombia y México.

VEA TAMBIÉN: Noticias de Perú y perfiles

Sin embargo, como lo demuestra la Gran Familia y sus sucesores del Clan del Norte, los grupos peruanos de crimen organizado sí existen. Estas organizaciones mafiosas peruanas tienden a ser más pequeñas que las que participan en el comercio transnacional de droga, y se centran en fuentes locales de ingreso, en particular la extorsión, el asesinato a sueldo y el mircrotráfico.

Al igual que con sus primos más grandes en el tráfico internacional de drogas, la corrupción juega un papel crítico en las operaciones de estos grupos. Trabajar con fuerzas de seguridad para destruir a sus rivales es una forma clásica de la utilización de contactos corruptos, que, como en el caso de Linares, no sólo beneficia a los delincuentes, que se pueden apropiar de su territorio, sino también a los funcionarios corruptos, que pueden reclamar el crédito por la victoria contra un grupo criminal.
SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn