La contradicción detrás de la afirmación del Comando Sur sobre “la reducción del 62% en el flujo de drogas”

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn

Un jefe militar estadounidense afirmó que el flujo de drogas hacia Estados Unidos se ha reducido en un 62 por ciento como resultado de las operaciones de las fuerzas regionales de seguridad, lo que contradice una declaración realizada tan sólo dos semanas antes, en la cual Kelly dijo que Estados Unidos estaba muy por debajo de su objetivo de una reducción del 40 por ciento.

Durante la rueda de prensa en la Conferencia Centroamericana de Seguridad, el Comandante del Comando Sur (SouthCom, por sus siglas en inglés), John Kelly, elogió los resultados de la “Operación Martillo”, la cual ha visto a las fuerzas estadounidenses trabajar con sus homólogos centroamericanos en operaciones antinarcóticos.

El jefe militar guatemalteco, Rudy Ortiz, anunció que desde el inicio de la operación en 2012, el flujo de drogas de Suramérica a Estados Unidos se había reducido en un 62 por ciento, informó El Mundo.

Kelly elogió los esfuerzos “heroicos” de las fuerzas de seguridad y comentó que “hemos sido muy efectivos y podremos ser más efectivos si tenemos más recursos”.

Ambos también presentaron los resultados de la operación, la cual dió lugar en 2013 a la incautación de 131 toneladas de cocaína, 4 toneladas de heroína, 14,5 toneladas de marihuana y la captura de 295 narcotraficantes.

Análisis de InSight Crime

Aparte del hecho de que Ortiz y Kelly no ofrecieran ninguna base estadística para sus afirmaciones, de lo que representaría una caída histórica en el flujo de drogas, hay otras razones para dudar de la validez de sus cifras.

El 17 de marzo, Kelly se pronunció públicamente para denunciar cómo la falta de recursos del Comando Sur se traducía en la incapacidad de ir tras el 74 por ciento del tráfico de drogas marítimo.

“Simplemente me siento y lo veo pasar “, dijo el Comandante.

Según Kelly, sus fuerzas fueron incapaces de cumplir con el objetivo gubernamental de reducir en un 40 por ciento el flujo de drogas, ya que sólo tienen cinco por ciento de los activos necesarios para completar la tarea. Teniendo en cuenta estos comentarios, las declaraciones de Kelly  parecen poco fiables en ambas ocasiones.

En las dos entrevistas Kelly utilizó esencialmente las mismas estadísticas -en la entrevista de marzo citó 132 toneladas en incautaciones, no 131- pero en una ocasión las usó para celebrar los éxitos, y en otra para advertir a Estados Unidos que estaba perdiendo la guerra contra las drogas debido a la falta de financiación.

El contraste en las entrevistas muestra estas declaraciones por lo que son -motivadas políticamente. Los comentarios de Kelly en marzo fueron claramente parte de una campaña para obtener más recursos, mientras que su rueda de prensa en Guatemala tuvo como objetivo reforzar el apoyo para la intervención de Estados Unidos junto con aliados regionales -sobre todo en un país donde la guerra contra las drogas liderada por Estados Unidos está siendo cuestionada en el más alto nivel.

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn