La pandilla brasileña PCC gana al menos US$2,5 millones al mes

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn

El PCC, una de las dos principales pandillas en las prisiones de Brasil, gana por lo menos US$2’500.000 al mes por medio de diversas actividades criminales, convirtiéndola, sin duda, en la banda criminal más poderosa del país.

Las estimaciones en cuanto a los ingresos del Primer Comando Capital (PCC) provinieron de documentos policiales vistos por El País, que detallan los ingresos procedentes de la venta de drogas, robos y asaltos, e incluso alquiler de armas. Además de estas fuentes ilícitas de ingresos, puede haber más dinero que proviene de los miembros del PCC que no están en prisión, quienes están obligados a hacer contribuciones de hasta US$340 al mes para mantener a sus camaradas encarcelados.

Las operaciones del PCC, el cual cuenta con más de 11.000 miembros, ya no se limitan a Sã Paulo, su lugar de nacimiento. Las investigaciones hechas por InSight Crime indican que el grupo tiene presencia en 24 de los 27 estados brasileños. El gobierno brasileño es consciente de la amenaza planteada por el grupo y ha tratado de limitar su creciente poder.

Análisis de InSight Crime

Es probable que los ingresos mensuales del PCC sean muy superiores a US$2,5 al mes, ya que los diferentes elementos afiliados al PCC a menudo están involucrados en su propia actividad criminal. Los diferentes elementos del PCC no son parte de una organización altamente disciplinada y controlada centralmente. Para los miembros encarcelados del PCC la pertenencia al grupo es lo más importante. El grupo nació en la cárcel en 1993, y es allí en donde permanece su misión central principal, proteger a los miembros encarcelados en el sistema penitenciario, a menudo brutal, de Brasil. La mayoría de los reconocidos líderes del PCC están en la cárcel.

VEA TAMBIÉN: Perfil del Primer Comando Capital

Algunos elementos del PCC operan ahora a nivel internacional. Tanto las células como los emisarios permanentemente presentes del PCC han sido rastreados hasta Bolivia y Paraguay. El primero es un país en donde se origina la cocaína y sus derivados, los cuales son muy codiciados en el mercado interno de Brasil, ahora el segundo más grande del mundo después de Estados Unidos. Paraguay, por su parte, es el principal proveedor de marihuana en Suramérica. De nuevo, elementos del PCC, ansiosos por asegurar abundantes y constantes suministros de esta droga, parecen estar permanentemente activas en este país.

También ha habido indicios de que el PCC está tratando de ampliar su base de poder entrando a la política.

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn