Las gasolineras al servicio de los narcos en Colombia

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn

La Fiscalía General de la Nación anunció que investiga 33 estaciones de gasolina que registran ventas irregulares, presuntamente al servicio del narcotráfico. De acuerdo con esta entidad, el combustible estaría destinado al procesamiento de pasta base de coca.

Luego del anunció de la Fiscalía, el gobierno considera expedir una resolución para incrementar los controles sobre estos establecimientos y así evitar el desvío de combustible.

Las gasolineras bajo investigación se encuentran en regiones de Colombia donde abundan los cultivos de coca y laboratorios para su procesamiento. Por ejemplo, una estación de gasolina en el municipio de Riosucio, en la parte alta del departamento de Chocó, reportó la venta de 1,2 millones de galones de gasolina, a pesar de que el municipio tiene una población de alrededor de 20.000 habitantes. Dichas estaciones están ubicadas lejos de los centros urbanos, donde no hay vías pavimentadas, lo que favorece la presencia de actores armados y cultivos de coca.

VEA TAMBIÉN: Perfiles y noticias de Colombia

Las afirmaciones de la Fiscalía no son nuevas; en febrero de este año, las autoridades aseguraron que alrededor de 1.000 estaciones estarían siendo utilizadas para la venta de gasolina a los grupos criminales en todo el país. Las autoridades estiman que de los 250 millones de galones comercializados el año pasado, 70 millones (el 28 por ciento) fueron desviados a la producción de cocaína.

La Fiscalía también está investigando el lavado de activos y el desvío de fondos del Estado en las estaciones de servicio. Las gasolineras que se ubican en las zonas de frontera pueden recibir exenciones de IVA y aranceles. Según las investigaciones, 12 de las 33 estaciones bajo investigación serían elegibles para recibir estos subsidios —que representan desembolsos de 1.476 millones de pesos (aproximadamente 450 mil dólares) al año en todo el país.

Análisis de InSight Crime

La venta ilegal de gasolina para el procesamiento de la hoja de coca en Colombia es una problemática que, a pesar de los esfuerzos de las autoridades, ha aumentado considerablemente en el país debido al incremento de los cultivos. Las autoridades han intentado frenar el desvío de combustible a los grupos criminal de diversas maneras, pero las estrategias han sido poco efectivas.

Que las estaciones identificadas por las autoridades estén en lugares donde hay alta producción de coca no es motivo de sorpresa. De las 5.439 estaciones que hay en el país, 1.249 están ubicadas en los municipios donde hay mayores índices de cultivo de coca. Solo en el departamento de Nariño, ubicado al suroccidente, en el Pacífico colombiano, se han abierto 302 estaciones en los últimos dos años (34 de ellas entre febrero de 2018 y febrero de este año, de acuerdo con los datos del Sistema de Información de Combustibles Líquidos del Ministerio de Minas y Energía). De acuerdo con la investigación de la Fiscalía, 5 de las 33 estaciones de servicio bajo investigación están ubicadas en este departamento.

En departamentos fronterizos como Norte de Santander y el mismo Nariño, las estaciones de servicio pueden ser elegibles para recibir subsidios del Estado. En línea con la teoría de la Fiscalía, estos fondos podrían haber sido utilizados para el beneficio de los grupos criminales que controlan las estaciones de servicio. De esta manera, los fondos del Estado, inadvertidamente, estarían financiando la producción de coca.

VEA TAMBIÉN: Nuevo grupo criminal controla contrabando de gasolina

Otra dinámica relacionada a este fenómeno es el contrabando de combustible en las fronteras: en el caso de Norte de Santander, el departamento ha experimentado un descenso en las ventas de combustible debido al contrabando que viene de Venezuela. Gran parte del combustible que entra de contrabando, por rutas controladas por los grupos ilegales, es destinado al procesamiento de pasta base de coca, haciendo innecesaria la compra de grandes cantidades de gasolina colombiana, cuyo precio es más alto.

La estrategia implementada recientemente por la Fiscalía, aunque aún se encuentra en sus primeras etapas, resulta prometedora. El uso de conjuntos de datos para identificar estaciones de servicio cuyas ventas son atípicas ha permitido identificar 33 estaciones al servicio del narcotráfico.

Asimismo, la respuesta del gobierno no se ha hecho esperar, el anuncio sobre una resolución para implementar mayores controles sobre estas gasolineras es un paso adelante. No obstante, esto solo representa un pequeño porcentaje de las gasolineras que estarían dedicadas a esta actividad y aún queda por ver qué tan eficiente es la aplicación de las normas diseñadas por las autoridades.

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn