Líderes de pandillas salvadoreñas escapan de detención policial

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn

Seis líderes de la pandilla salvadoreña MS13 escaparon de su detención policial, lo que pone de relieve el rol que juega la corrupción oficial en la obstaculización de la reforma penal en este país centroamericano.

Según El Mundo, los pandilleros escaparon el 2 de agosto cortando las barras de hierro de su celda en una estación policial en la ciudad de San Miguel, al oriente del país. Los sospechosos habían sido transferidos de la prisión de Zacatecoluca, una cárcel de máxima seguridad en El Salvador, y estaban esperando una audiencia judicial que había sido suspendida debido al paro de transportistas impuesto por pandilleros a inicios de la semana pasada.

Dos de los pandilleros fueron recapturados ese mismo día en el sur de Honduras, cerca de la frontera con El Salvador, informó La Tribuna. Según La Prensa Gráfica, otros dos líderes pandilleros fueron arrestados el 3 de agosto en el departamento de Morazán, al nororiente de El Salvador, y los otros dos sospechosos aún no han sido localizados. (Vea abajo el twit de la Policía Nacional Civil de El Salvador).

Uno de los individuos recapturados en Honduras, Daniel Antonio Ramírez, alias “Spider”, es el cabecilla de la Mirada Loca, clica de la pandilla MS13, informó La Página.

Análisis de InSight Crime

Este vergonzoso incidente es un claro recordatorio de que, a pesar de las crecientes agresiones entre las pandillas y las fuerzas de seguridad, varios policías salvadoreños han sido acusados de colaborar con pandilleros. Es probable que los líderes que escaparon hayan recibido ayuda de alguien por fuera de sus celdas, quien les habría proporcionado las herramientas necesarias para cortar las barras de hierro de las mismas. Por lo menos, los sospechosos necesitaron un cómplice que los ayudara a escapar de la estación de policía sin llamar la atención de las autoridades.

VEA TAMBIÉN: Corrupción en El Salvador: políticos, policías y transportistas

El problema de la corrupción entre las autoridades penitenciarias salvadoreñas también amenaza con estropear la reciente propuesta del gobierno para combatir las actividades criminales en las prisiones. Las extorsiones realizadas por pandilleros encarcelados se han convertido en un problema de tal magnitud, que el año pasado las autoridades decidieron bloquear la señal de los teléfonos celulares en las prisiones del país.

Así mismo, la rápida recaptura de dos de los líderes fugitivos en Honduras es un indicio de que las pandillas salvadoreñas están viendo cada vez más a su vecino del norte como un posible refugio. Ya ha habido informes de que miembros de la MS13 huyen a Honduras con el fin de escapar de la “intensa persecución” en El Salvador. El 30 de julio, las fuerzas de seguridad hondureñas anunciaron que estaban monitoreando de cerca la zona fronteriza, con el objetivo de interceptar a los pandilleros salvadoreños que intentan ingresar al país.

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn