Comercio de cocaína estimula presencia de pandillas en Amazonia

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn

Un informe oficialde inteligencia determinó que el comercio de cocaína que pasa de Perú a Brasil asciende a los US$4,5 mil millones al año, lo que estimula el desarrollo de las pandillas tanto locales como nacionales en la remota región amazónica de Brasil, afectadarecientemente por una oleada de violencia en las prisiones.

Un informe de inteligencia de la Secretaría de Seguridad Pública en el Amazonas Brasileño señala que el Primer Comando da Capital (PCC), Comando Vermelho (CV) Famiia do Norte (FDN) tienen presencia en la remota región selvática, según Folha de São Paulo.

El PCC presuntamente opera en siete estados de la Amazonia brasileña, mientras que el Comando Vermelho opera en seis y la FDN en dos. También hay diversas bandas locales en varios estados.

El informe indica que la Amazonia es la principal ruta para la cocaína producida en Perú y Colombia con el fin de ser llevada a Brasil, el segundo consumidor de drogas ilegales en el mundo. La cifra de US$4.5 mil millones que se menciona en el informe corresponde a la cocaína traficada de Perú a Brasil, mas no de Colombia a Brasil, lo que significa que el total de ingresos generados por el tráfico de drogas en la zona es aún mayor.

El informe de inteligencia fue compilado mediante el seguimiento a los disturbios en las prisiones en diferentes partes de la Amazonia a principios de este mes, los cuales dejaron como resultado 99 personas muertas. Esta violencia, según los informes, estuvo vinculada a enfrentamientos entre el PCC y el FDN por el control de las  rutas del narcotráfico.

unnamed 3

Análisis de InSight Crime

El lucrativo comercio de la cocaína, y la poca presencia de las autoridades en la zona, hacen del Amazonas un atractivo natural para las bandas de narcotraficantes de Brasil. El informe de inteligencia indica que se necesitarían 15.000 policías militares y 2.670 agentes de la policía civil para cubrir todo el territorio del Amazonas. Actualmente, hay sólo 8.900 militares y 1.905 policías civiles desplegados en estas áreas.

Se cree que una nueva guerra entre el PCC y el Comando Vermelho, que se ha aliado con el FDN, es la culpable de la reciente oleada de violencia en las cárceles del norte de Brasil. Las prisiones suelen ser un lugar crítico debido a que las bandas dirigen sus actividades criminales desde las celdas.

Vea también: InDepth: Cobertura sobre prisiones

Aunque la violencia entre las pandillas se ha presentado sobre todo al interior del sistema penitenciario, esta situación podría cambiar. “Podría causar problemas en las calles?, les dijo el fiscal Lincoln Gakiya a los medios locales el pasado mes de octubre, refiriéndose al conflicto entre las pandillas. La FDN ha amenazado con “sembrar el terror” tanto dentro como fuera de las prisiones, y ha lanzado amenazas de muerte contra funcionarios judiciales y de seguridad locales.

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn