Vida de lujos de hija de Chávez en EE. UU. estaría vinculada al lavado de dinero

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn

Un informe que denuncia a la hija del fallecido presidente de Venezuela, Hugo Chávez, por presuntamente haber utilizado una cuenta bancaria secreta y sospechosa de lavado de dinero en Estados Unidos durante dos años para hacer compras millonarias, se suma a una larga lista de señalamientos de corrupción en su contra.

Según un reportaje publicado en el Diario Las Américas, María Gabriela Chávez, utilizó durante dos años una cuenta bancaria secreta que estaba a nombre de su pareja, Roberto Leyba. La cuenta había sido abierta en el entonces Mercantil Commercebank de Miami y cerrada en 2016 por sospechas de lavado de dinero.

Según documentos a los que accedió el diario, la cuenta llegó a tener varios millones de dólares en depósitos y transferencias a terceros.

VEA TAMBIÉN: EE. UU. señala a hijos de la pareja presidencial de Venezuela

Entre finales de 2015 y mediados de 2016 la cuenta estuvo involucrada en varias transacciones sospechosas. Entre ellas se encuentran compras que María Gabriela Chávez realizó en lujosas tiendas y restaurantes de Nueva York cuando era representante diplomática ante las Naciones Unidas.

También recibió una decena de transferencias provenientes de una cuenta del Banco de Chipre a nombre de la empresa Atlantides Shipping CO Ltd. En la explicación de los depósitos se indicó que eran pago de “comisiones” por la compra de la embarcación MV Speed Runner.

Documentos de órganos regulatorios de La Florida refieren que Roberto Leyba, que tiene relaciones estrechas con organismos gubernamentales de Venezuela y con Citgo, filial de PDVSA en Estados Unidos, dijo que la cuenta fue abierta para cubrir gastos personales. El abogado declaró que tenía ingresos de unos US$800.000 anuales, distribuidos entre US$300.000 en salario y US$500.000 en otros ingresos que no fueron especificados.

Análisis de InSight Crime

La fortuna que posee la hija de Hugo Chávez es incalculable, así como los señalamientos por corrupción que enfrenta.

En 2015 investigaciones periodísticas reseñaron que la riqueza de la entonces funcionaria era de US$4.197 millones y que estaba distribuida en cuentas bancarias en Andorra y en los Estados Unidos.

El monto la ubicó como la venezolana con más dinero, pues supera las riquezas del empresario Gustavo Cisneros, que según la revista Forbes, posee un capital de US$3.600 millones.

En noviembre de 2018, María Gabriela fue señalada por la exfiscal Luisa Ortega Díaz de haberse beneficiado del entramado de corrupción liderado por Alejandro Andrade, ex tesorero Nacional de Venezuela. Andrade fue encarcelado en 2018 tras declararse culpable de haber recibido más de US$1.000 millones en sobornos mientras fue funcionario público.

VEA TAMBIÉN: Venezuela: ¿Un Estado mafioso? 

En una entrevista, Ortega dijo que María Gabriela enfrenta dos investigaciones por lavado de dinero en la Fiscalía General de Venezuela. En uno de los procesos también es investigada su pareja, el abogado Roberto Leyba.

En julio de 2014 María Gabriela Chávez fue catalogada en las redes sociales y medios de comunicación como la “reina del arroz” por estar supuestamente involucrada en un escándalo de corrupción relacionado con la importación de arroz y maíz procedente de Argentina.

Pese a que a finales del mes de septiembre de 2019 María Gabriela Chávez publicó en su cuenta de Instagram que visitó los espacios de la Universidad Nacional Experimental de las Artes (Unearte), en Caracas, se desconoce dónde reside actualmente.

Sin embargo, a la fecha no se conoce de procedimientos judiciales contra la hija de Chávez por este o por otros casos en los que se le ha mencionado. En los últimos años el gobierno de Estados Unidos ha suspendido cuentas a funcionarios del gobierno de Venezuela, les ha congelado bienes, ha revocado visas y les ha prohibido el ingreso a ese país por estar involucrados en casos de corrupción, de lavado de dinero y narcotráfico.

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn