Maduro Recrimina el Narcotráfico a los Paramilitares ‘Fascistas’

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn

El Presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, ha admitido que el país tiene un problema de narcotráfico, pero culpó de esto a las organizaciones paramilitares colombianas con “vínculos con la derecha fascista”, ignorando, convenientemente, el papel del ejército venezolano y los grupos guerrilleros de izquierda.

Hablando durante una visita en el estado fronterizo de Táchira, Maduro dijo, “(…) este delito que viene de Colombia se está trastocando y mutando en un monstruo”.

“(…) narcotraficantes y paramilitares que comienzan a controlar al vecino, y al otro y al otro y, déjenme decirle, están muy vinculados a la derecha fascista, forman parte de los partidos [politicos] de la derecha fascista”, agregó.

El presidente también anunció una auditoría de todos los notarios de las ciudades que limitan con Colombia, como parte de una investigación sobre la compra de propiedades con las ganancias del tráfico de drogas.

Análisis de InSight Crime

Después de años en los que el gobierno de Chávez minimizó la creciente inseguridad y el cada vez más importante papel de Venezuela en el comercio de drogas, Maduro ha comenzado a reconocer la magnitud de los problemas de seguridad a los que se enfrenta Venezuela.

No obstante, al igual que su predecesor, el nuevo presidente está politizando mucho el tema. La vinculación que hace Maduro, de los grupos narco-paramilitares con un movimiento político fascista, continúa su creciente retórica paranoica, la cual ha incluido afirmaciones de que el ex presidente colombiano Álvaro Uribe está conspirando para asesinarlo. Probablemente, esta es una jugada de Maduro para tratar de reunir su, de alguna manera, inestable apoyo, contra un enemigo común, supuestamente empeñado en la destrucción del proyecto político chavista.

De la visión politizada de los problemas de narcotráfico de Venezuela, está ausente la presencia de los grupos guerrilleros colombianos de izquierda, que con frecuencia operan sin ser molestados en el territorio venezolano, y que también están muy involucrados en el tráfico de drogas. También está ausente el papel de los militares venezolanos, especialmente la red menos densa de oficiales militares de alto rango, conocida como el Cartel de los Soles, que se cree que desempeñan un papel cada vez más importante en el comercio de la droga.

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn