Más de mil ‘pistas clandestinas’ tiene el puente aéreo entre Bolivia y Perú

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn

Funcionarios antinarcóticos informaron que en los últimos tres años se han encontrado más de mil pistas de aterrizaje clandestinas en Bolivia, lo cual ilustra el importante papel del país en el flujo regional de drogas ilegales destinadas principalmente al mercado europeo.

El comandante de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico (FELCN) le dijo a La Razón que las “narcopistas” encontradas a lo largo de las fronteras del país con Perú y Brasil son utilizadas por los narcotraficantes para transportar drogas provenientes del valle de los ríos Apurímac, Ene y Mantaro (VRAEM) —centro de la producción de coca en Perú—. Dijo que este año se han encontrado diez pistas más.

Este puente aéreo entre Perú y Bolivia ha creado un auge de la droga en la zona, como lo demuestra el elevado número de pistas de aterrizaje clandestinas encontradas. En 2013, funcionarios de la defensa boliviana dijeron que en su trabajo de reconocimiento aéreo identificaron 70 pistas de aterrizaje cerca de la frontera con Perú, informó Datos. A pesar de los esfuerzos de las autoridades bolivianas por encontrar y destruir las pistas, las cifras han seguido aumentando en los últimos años.

Un estudio de la FELCN señaló que, desde el establecimiento del puente aéreo en el año 2007, el narcotráfico ha aumentado anualmente. El estudio, mencionado en la edición impresa de La Razón, atribuye el incremento del uso del puente aéreo a los esfuerzos de los narcotraficantes por satisfacer la demanda de cocaína en el mercado europeo pasando por Brasil. Parte de ese tráfico al parecer pasa por África en su camino.

En mayo de 2016, Bolivia y Perú firmaron un acuerdo de lucha contra las drogas en Copacabana, Bolivia, mediante el cual delinearon planes conjuntos para cooperar en la lucha contra el narcotráfico en la zona. El puente aéreo entre ambos es un objetivo específico del acuerdo. La Razón informó que hasta ahora Bolivia y Perú han llevado a cabo siete operaciones conjuntas destinadas a eliminar el puente aéreo de los narcotraficantes, y se espera que agentes de Brasil participen en operaciones adicionales este año.

Análisis de InSight Crime

La ubicación geográfica de Bolivia —con límites con otros cinco países suramericanos— sitúa al país como una zona estratégica para el tráfico de drogas. Además de ser el tercer mayor productor de cocaína en el mundo, Bolivia es un país de tránsito indispensable para la droga producida en otros países de Suramérica. El Informe de Estrategia del Control Internacional de Narcóticos 2016 (pdf) indica que el 50 por ciento de la cocaína peruana “sale hacia Bolivia o pasa a través del país por vía aérea”, lo que también se conoce como puente aéreo.

VEA TAMBIÉN: Cobertura sobre Bolivia

Bolivia ha estado intentando luchar contra los traficantes de drogas que entran a su espacio aéreo. En abril de 2014, el país aprobó una ley que le permite al Comando de Seguridad y Defensa del Espacio Aéreo derribar aviones “hostiles” que no respondan a las advertencias. El Deber informó que, en noviembre de 2015, Bolivia adquirió 14 radares franceses para cobertura civil y militar. Tras el acuerdo de Copacabana, el viceministro boliviano de Defensa Social dijo que sólo en 2016 se han confiscado 35 aviones cargados con drogas. Agregó que fueron derribados dos narcoaviones bolivianos en territorio peruano.

Según Sabino Mendoza, un importante funcionario antidrogas, Bolivia está llevando a cabo una estrategia que se espera estará terminada en 2017. Mendoza cree que, entre la legislación para derribar aviones hostiles y la “implementación de la tecnología”, se podrá de “alguna manera enfrentar este problema”.

El ejemplo de Colombia sugiere que es posible reducir la cantidad de tráfico aéreo. Según informes, en 2014 el número de narcovuelos detectados en Colombia se había reducido en un 99% con respecto a la década anterior. Hay quienes atribuyen el éxito de Colombia al intenso programa de interdicción aérea del país, y señalan la tardanza de Bolivia en la adopción de tecnología de radar como un factor importante que ha contribuido a la aparición del puente aéreo entre Perú y Bolivia. 

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn