Más del 50% de los presos de Honduras se encuentra en prisión preventiva: ONG

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn

Un informe de una ONG de derechos humanos pone de relieve las malas condiciones de las cárceles de Honduras, un problema exacerbado por la lentitud de los procesos judiciales y el amplio uso de la prisión preventiva, los cuales han generado una alta tasa de sobrepoblación.

Según la versión de 2014 (pdf) del informe anual del Comisionado Nacional de los Derechos Humanos de Honduras (CONADEH), 14.805 personas se encuentran recluidas en los 24 centros penitenciarios para adultos de Honduras (vea el cuadro abajo). De estos, 6.692 (45,2 por ciento) han sido condenados, mientras que 7.925 (53,5 por ciento) se encuentran bajo prisión preventiva.

El uso de cárceles como centros de detención preventiva ha generado una sobrepoblación caótica, pues la capacidad carcelaria del país es de apenas 8.000 personas. El informe de CONADEH señala otros problemas como la violencia, la presencia de drogas, alcohol y armas, la poca capacidad de atención profesional para los reclusos (como psicólogos y trabajadores sociales), una alimentación inadecuada, una mala atención médica y una atención deficiente por parte de policías y guardias.

Si bien CONADEH reconoce los esfuerzos realizados durante los últimos años para mejorar las condiciones carcelarias, los investigadores hallaron que pocas cosas han cambiado y que en algunas prisiones las condiciones han empeorado.

 dt.common.streams.StreamServer.cls

Análisis de InSight Crime

En Honduras, el sistema penitenciario es conocido por sus pésimas condiciones. En 2013, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) —parte de la Organización de Estados Americanos (OEA)— publicó un informe (pdf) en el cual critica fuertemente al sistema penitenciario del país y se refiere a éste como “deshumanizado, pobre y corrupto.”

VEA TAMBIÉN: Cobertura sobre prisiones

Parte de las malas condiciones penitenciarias de Honduras son resultado de la sobrepoblación. El problema se genera por las políticas de seguridad de “mano dura”, las estrictas normativas legales y el uso de las prisiones como centros de detención preventiva —lo que ha hecho que las cárceles se llenen de personas cuyos casos aún no han sido resueltos—.

La grave situación del sistema penitenciario de Honduras está relacionada con un problema más amplio en la justicia del país. Su sistema judicial simplemente es incapaz de investigar de manera rápida y pertinente a los acusados de delitos, lo cual ha resultado en un exceso de casos de presuntos criminales languideciendo en las cárceles del país, por años en algunos casos.

El problema se complica por el hecho de que las prisiones son un caldo de cultivo para las pandillas y una escuela de perfeccionamiento para los criminales. Por ejemplo, desde las prisiones se dirigen sofisticados sistemas de extorsión.

La detención preventiva que conduce a la sobrepoblación carcelaria es un problema en varios países de Latinoamérica. Los gobiernos afirman que enfrentan restricciones presupuestarias, pero ello es el resultado de la falta de voluntad de los políticos y las élites en lo que respecta a la inversión en las cárceles y los sistemas judiciales.

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn