México actúa en connivencia con presuntos criminales para dar caza a Caballeros Templarios

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn

El procurador general de justicia del estado de Michoacán en el oeste de México ha admitido haber realizado operaciones conjuntas con presuntos narcotraficantes para dar caza al jefe criminal de Los Caballeros Templarios “La Tuta”, lo que, una vez más, ha aumentando el espectro de connivencia entre el Estado y el crimen organizado.

La declaración se da luego de que Servando Gómez, alias “La Tuta”, señalara que los funcionarios de Michoacán estaban colaborando con los hermanos Sierra Santana, mejor conocidos como “Los Viagras”.

Al ser interrogado por periodistas sobre las acusaciones, José Martín Godoy Castro dijo que: “Desde luego, en los operativos que hemos realizado, en algunos de ellos, han participado estos personajes que hacen referencia [Los Viagra], en la persecución de este líder del grupo delincuencial [La Tuta]”.

Godoy mencionó específicamente la reciente operación con la que se abatió al jefe de seguridad de La Tuta, José Julio Mendoza, alias “El Parotas”.

En la grabación publicado por La Tuta (ver video abajo), el líder criminal aseguró que Los Viagras solían desempeñarse como sus lugartenientes en el estado de Guerrero, pero que el grupo desertó para unirse a Guerreros Unidos -el grupo acusado de la masacre de los 43 estudiantes desaparecidos en Iguala.

En septiembre de este año, Nicolás Sierra Santana negó tener vínculos con cualquier actividad criminal y aseguró que el nombre de “los Viagras” es simplemente un apodo para su familia.

Análisis de InSight Crime

A pesar de que las actividades criminales de Los Viagras todavía no han sido comprobadas legalmente, sí existe evidencia que sugiere que son parte del hampa del oeste de México –incluyendo un vídeo en el que sus dirigentes aparecen con La Tuta, quien les ordena abandonar su territorio.

La admisión de que las autoridades mexicanas estaban trabajando junto con el grupo ofrece un ejemplo más del enfoque de seguridad de “el enemigo de mi enemigo es mi amigo” que las autoridades han implementado en Michoacán, el cual ha logrado diezmar a los Caballeros Templarios, pero podría estar creando nuevos centros de poder criminal.

Con La Tuta y Los Caballeros en medio de un aparente declive terminal, el hampa en Michoacán se está empezando a reorganizar. Los Viagras, así como algunos miembros con vínculos criminales de las milicias de autodefensas que ayudaron a derribar a Los Caballeros, son los principales candidatos para llenar este vacío de poder, y, sin duda alguna,  cualquier vínculo que consigan forjar con las autoridades les ayudará en esta tarea.

VEA TAMBIÉN: Dilema de Seguridad de México: Las milicias de Michoacán

La cooperación entre las autoridades y Los Viagras también ofrece a México la oportunidad de entender el temor de que el enfoque adoptado en Michoacán podría acabar reflejando los acontecimientos de Colombia, donde el Estado, en connivencia con los narcoparamilitares, se enfrentó a los grupos guerrilleros -una relación que perdura en el país hoy en día, ocho años después de la desmovilización de los paramilitares.

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn