México lanza unidad oficial de autodefensa en medio de inestable proceso de legalización

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn

Cientos de miembros de las autodefensas se han unido a la nueva “Fuerza Rural Estatal” de México como parte de un movimiento para legalizar a las milicias de autodefensa, creando una brecha potencialmente crítica entre las milicias preparadas para ser absorbidas por el Estado y las muchas otras que quedan por fuera de la ley.

El 11 de mayo, el comisionado para la seguridad del estado de Michoacán, Alfredo Castillo, lanzó oficialmente el cuerpo de Defensa Rural Estatal con la creación de una unidad de 450 personas, compuesto por miembros de las milicias de autodefensa del estado, informó El Universal.

Entre los primeros oficiales de la nueva fuerza, que las autoridades presentaron con armas, uniformes y vehículos, estaba el nuevo vocero oficial del Consejo General de las Fuerzas de Autodefensas y Comunitarios de Michoacán, Estanislao Beltrán, alias “Papá Pitufo”.

Beltrán dijo a los periodistas: “Estamos en la legalidad y con ello ya tenemos un compromiso, somos parte del gobierno”.

La nueva fuerza comenzará a operar en los municipios de Tepalcatepec y Buena Vista Tomatlán, y el esquema está programado para ser posteriormente lanzado en otros lugares del estado.

Más de 3.000 de los 20.000 miembros aproximados de las milicias de autodefensa aplicaron para unirse a la nueva fuerza antes de la fecha límite de inscripción, aunque muchos no pasaron los exámenes o el entrenamiento básico.

Animal Político informó que entre los nuevos reclutas había incertidumbre sobre cuál iba a ser su papel, y sobre otras cuestiones como el pago, las prestaciones, las horas de trabajo y las condiciones.

Análisis de InSight Crime

El lanzamiento de la primera Fuerza Rural Estatal marca la implementación de un acuerdo entre grupos de autodefensa y el gobierno, firmado en enero de este año.

El pacto fue un intento del gobierno para obtener control sobre una situación que se había salido de control rápidamente, y para lograr un equilibrio entre ayudar a los ciudadanos a luchar contra el crimen organizado -que afirmaban estar haciendo como consecuencia de las fallas del Estado- y prevenir que las autodefensas se tomaran la justicia por su mano.

VEA TAMBIÉN: El dilema de seguridad de México: Las milicias de Michoacán

Existen numerosos obstáculos a los que se enfrenta la estrategia de Fuerza Rural Estatal en este sentido, incluyendo la falta de claridad en cuanto a la definición de sus funciones y su relación de los miembros con las fuerzas estatales, así como su lugar a largo plazo en las estructuras regionales de seguridad.

Sin embargo, tal vez la mayor preocupación son los miles de milicianos que se mantienen al margen del proceso. Algunos de ellos ya trabajan para milicias que se cree están vinculadas a grupos criminales, e incluso aquellos que no, podrían tener la tentación de abusar o de beneficiarse de su poder, o de trabajar para los intereses criminales ahora que se encuentran en el lado equivocado de la línea trazada por el gobierno.
SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn