‘Milicias de Brasil desarrollan vínculos con pandillas narcotraficantes’

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn

Según las autoridades de Río de Janeiro, Brasil, las milicias ilícitas de la ciudad se han hecho más cercanas a las pandillas narcotraficantes que combatían originalmente, un desarrollo preocupante para aquellos que buscan cortar de raíz la expansión de las milicias.

Como informó O Globo, la agencia encargada de investigar el crimen organizado en la ciudad ha dicho que sus investigaciones muestran que se han desarrollado alianzas de negocios entre las milicias y las pandillas narcotraficantes de Río.

La agencia ha documentado varios casos que involucran a milicias que acordaron permitir a los narcotraficantes operar en su territorio a cambio de una cuota. Las milicias también han reclutado pandilleros para trabajar con ellos, según la agencia de investigación.

Las autoridades han venido observando interacciones entre las milicias y las pandillas narcotraficantes desde 2010, justo antes de la operación a gran escala que resultó en la ocupación del Complexo do Alemão –uno de los primeros barrios que el gobierno intentó asegurar como parte de un esfuerzo mayor por enfrentarse al crimen. Durante ese tiempo la policía grabó conversaciones telefónicas de miembros de una milicia discutiendo la venta de armas con pandillas en Alemão. 

Las milicias de Río están principalmente compuestas por agentes actuales y antiguos de la policía, soldados, y guardias de prisión. Activas durante tres décadas, fueron originalmente conformadas para expulsar de ciertos barrios a los narcotraficantes. Sin embargo, ahora las milicias están involucradas en una serie de actividades criminales, incluyendo el cobro de cuotas de “seguridad” y asesinatos extrajudiciales.

Análisis de InSight Crime

Como se señala en el artículo de O Globo, si las milicias de Río están construyendo una relación con sus antiguos rivales, las pandillas narcotraficantes, esto podría ser una señal de que tienen fuertes presiones financieras. Si las pandillas narcotraficantes están dispuestas a hacer los pagos necesarios para operar en los territorios de las milicias, esto podría representar mayores ganancias -algo demasiado bueno como para que simplemente lo dejen pasar. 

VEA TAMBIÉN: Cobertura sobre las milicias de Brasil

La pregunta ahora es si esto va a hacer que las milicias se involucren directamente en el comercio de drogas. Como dijo un juez a O Globo, el potencial de las ganancias de la marihuana y la cocaína son significativamente superiores a lo que las milicias perciben gracias a sus esquemas de extorsión en los barrios.

Ciertamente las milicias no serían el primer grupo paramilitar en dejar su compromiso original de combatir a los grupos criminales o a otros actores ilegales armados. Las organizaciones paramilitares de Colombia surgieron originalmente como unidades rurales de autodefensa contra la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), pero terminaron profundamente involucradas en el comercio de drogas. También ha habido acusaciones de que algunos miembros de las autodefensas de México –originalmente formadas para combatir al crimen organizado- han estado comprometidos con este tipo de vínculos.

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn