MS13 en Honduras sofistica operaciones con videovigilancia

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn

Una clica de la MS13 conectó varios barrios hondureños de la periferia de San Pedro Sula con cámaras de vigilancia, un uso de tecnología avanzada para garantizar el control que las pandillas ejercen en los territorios.

El sistema de monitoreo, que consiste en nueve cámaras ubicadas en los tejados de varias tiendas pequeñas y en postes de electricidad, se descubrió en el sector norte de la ciudad, según informó la policía en un comunicado.  La conexión de las cámaras a un enrutador permitía a los pandilleros ver el video desde sus tabletas, teléfonos y computadores.

VEA TAMBIÉN: Noticias y perfil de Honduras

Las cámaras se ubicaron estratégicamente para vigilar “las entradas y salidas”, comentó el portavoz de la Policía Nacional Jair Meza en comunicación con InSight Crime.

Varios puntos de San Pedro Sula, la segunda ciudad más poblada de Honduras, han estado por largo tiempo bajo el control de las maras Barrio 18 y MS13, que manejan redes de extorsión y expendio local de narcóticos.

Análisis de InSight Crime

Aunque no es la primera vez que las autoridades descubren un sistema de video controlado por la MS-13, es impactante su uso rutinario en barrios deprimidos de San Pedro Sula.

Los sistemas de videovigilancia son comunes en sectores de clase media alta en San Pedro Sula y Tegucigalpa, capital de Honduras, y anteriormente se han hallado en las residencias de los jefes de las pandillas para su seguridad personal, indicó Meza.

Pero que la pandilla instale cámaras en barrios marginales muestra que el sistema apoya la vigilancia de la pandilla de una manera que se sale de su acostumbrado modus operandi, que consistía en ubicar a miembros jóvenes como vigías.

La MS13, de hecho, controla la mayor parte de los barrios Ocotillo y Suazo, donde se hallaron las cámaras. Otro sector con ese tipo de instalaciones, El Merendón, se considera refugio de la clica “Leeward Gangster” de la MS13.

Es común que los grupos criminales adapten nuevas tecnologías para hacer seguimiento a las autoridades. En México, por ejemplo, se han usado drones para rastrear patrullas y traficar narcóticos en la frontera con Estados Unidos.

VEA TAMBIÉN: Carteles de México construyen drones narco hechos a la medida: DEA

Últimamente, la MS13 en Honduras ha exhibido mayores capacidades logísticas. En febrero, la pandilla ejecutó un operativo tipo militar para liberar a uno de sus altos jefes, Alexánder Mendoza, alias “El Porky”, quien escapó cuando pistoleros fuertemente armados con uniformes militares irrumpieron en el tribunal donde esperaba una audiencia.

El creativo uso de sistemas de seguridad con cámaras comerciales es una señal de que la pandilla se está sofisticando aun en su función más básica: el control territorial.

Según explica Meza, la pandilla contrató a empresas para instalar los equipos de seguridad. Con este, la pandilla pudo “tener control total para realizar sus actividades ilícitas”.

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn