‘Narcosubmarinos’ vuelven al mapa del tráfico de cocaína a EE. UU.

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn

Agentes de la Guardia Costera de Estados Unidos interceptaron un “narcosubmarino” que transportaba 7.700 kilogramos de cocaína, mientras surcaba el océano Pacífico, lo que marca un repunte de esta modalidad de trasiego de narcóticos.

En un dramático video divulgado el 11 de julio aparece un patrullero de la Guardia Costera junto a un semisumergible a toda velocidad. Los guardacostas saltan para abordar la nave  y uno de ellos golpea la escotilla hasta que se abre. El operativo, ocurrido el 18 de junio, terminó con el arresto de cinco supuestos traficantes y la incautación de un alijo de cocaína valorado en US$232 millones.

La Guardia Costera ha encontrado un mayor número de estas naves recientemente. En un lapso de dos meses en 2017, detuvieron siete “naves de bajo perfil para el trasiego de drogas”, según un comunicado oficial, en las que se incautaron alrededor de 10.300 kilogramos de cocaína por un valor superior a los US$306 millones.

VEA TAMBIÉN: Noticias y perfil de Colombia

Las autoridades en Colombia también están viendo un repunte de esta modalidad de tráfico.

En agosto de 2018, por ejemplo, la marina colombiana interceptó dos semisumergibles, uno de los cuales transportaba más de dos toneladas de narcóticos valoradas en US$66 millones, y otro con más de 1.700 kilogramos de cocaína. Para septiembre del mismo año, la marina colombiana había capturado 14 semisumergibles en el océano Pacífico, más del triple que el año anterior, según información de Business Insider.

Estas naves zarpan en su gran mayoría de la costa Pacífica de Colombia, donde los manglares ofrecen la cobertura ideal para los constructores.

Análisis de InSight Crime

El creciente uso de los llamados narcosubmarinos para el trasiego de narcóticos entre Colombia y Estados Unidos refleja dos realidades del tráfico de cocaína: la producción de coca pasa por un pico histórico en Colombia, y los traficantes siguen considerando los océanos como la manera más efectiva de transporte de drogas. En 2018, el cultivo de coca en Colombia se mantuvo en 208.000 hectáreas, apenas una fracción por debajo del récord de 209.000 hectáreas registrado en 2017. Esa bonanza ha llevado a los traficantes a recurrir a todos los tipos de transporte marítimo.

El método de tráfico tradicional, que consiste en ocultar cocaína en barcos de carga que arriban a puertos estadounidenses, ha sido empleado recientemente por los traficantes, lo que se evidencia en los enormes decomisos del alcaloide en puertos de Nueva York y Philadelphia.

También es evidente que los traficantes consideran que los semisumergibles, usados originalmente por narcos colombianos a comienzos de la década de 1990, son un método de transporte efectivo. Estas naves se usan básicamente para eludir la tecnología de radar mejorada y el uso de lanchas rápidas por parte de las autoridades.

Desde 2009, esas naves podían construirse por solo US$50.000 y ensamblarse en menos de 90 días. Desde entonces, se han hecho cada vez más veloces, sofisticadas y posiblemente más económicas en su construcción.

VEA TAMBIÉN: La evolución de los narcosubmarinos

Los traficantes también han ensamblado versiones totalmente sumergibles, cuya construcción vale millones de dólares, pero tienen espacio suficiente para algunos miembros de tripulación y enormes cargamentos de narcóticos.

El aumento de las interdicciones de este tipo de embarcaciones muestra que ha sido efectivo triplicar los recursos de la Guardia Costera estadounidense en el Pacífico. Pero el uso continuado de submarinos por parte de los traficantes muy probablemente indique que una parte aún logra esquivar a las autoridades. Aun cuando sean detenidos, estos submarinos pueden resultar frustrantes para las autoridades. Están construidos para hundirse con facilidad, lo que quiere decir que es difícil levantar cargos contra la tripulación una vez el cargamento de narcóticos y la nave yacen en el lecho de océano.

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn