No Más FARC en Panamá: Presidente

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn

Ricardo Martinelli, Presidente de Panamá, ha logrado desterrar por completo a la guerrilla colombiana de las FARC de su país, según él, pese a que la evidencia apunta a lo contrario.

“Cuando yo llegué a la presidencia en el año 2009, 25% del Darién era controlado por las FARC”, dijo Martinelli a AFP. “Hoy Panamá es totalmente soberana por el 100% de su tierra”.

El Presidente dijo que las instituciones estatales débiles provocaron el crecimiento del crimen organizado en Latinoamérica: “Nos ha tocado luchar contra una nueva casta de criminales sofisticados y organizados, que le perdieron el respeto a la ley y a la institucionalidad”.

Las incautaciones de drogas en Panamá han bajado de 54 toneladas en 2009 y 2010 a 39 toneladas en 2011 y 35 toneladas en 2012, según las estadísticas oficiales.

Análisis de InSight Crime

Aunque es cierto que el Presidente Martinelli ha mejorado la policía a través de una importante inversión, la afirmación de que las fuerzas de seguridad han eliminado por completo a las FARC del Tapón del Darién es improbable. La lejanía y densidad de la selva en la región fronteriza con Colombia hace que sea muy difícil de controlar, y las FARC han aprovechado eso para almacenar y transportar cocaína desde hace años. Hace apenas unas semanas, una operación conjunta entre las fuerzas panameñas y colombianas destruyeron alrededor de 5.000 plantas de coca y un laboratorio de procesamiento de cocaína en la zona, el primer descubrimiento de una plantación de coca en Centroamérica y un indicio de que las actividades de las FARC en la región fronteriza pueden haberse expandido, en lugar de disminuir. En marzo pasado, otra operación conjunta destruyó dos campamentos de la guerrilla en el Darién, cuyos tamaños permiten señalar lo cómodas que estaban las FARC operando en la zona.

Panamá sigue siendo un punto de trasbordo importante para la cocaína suramericana que se mueve hacia Estados Unidos, así como un lugar importante para el lavado de dinero. El Presidente Martinelli tendrá que ofrecer algo más que estadísticas de incautaciones y dramáticas declaraciones si quiere demostrar un progreso real en la lucha contra el crimen organizado del país.

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn