Nueva Fiscal General de Guatemala es un golpe a quienes combaten la impunidad

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn

El presidente Otto Pérez ha nombrado a Thelma Aldana como la nueva Fiscal General de Guatemala, una controvertida decisión que suscita temores de un retorno a la impunidad después de cuatro años de reforma judicial.

Pérez anunció su decisión el 9 de mayo, rechazando las acusaciones de que Aldana tiene vínculos con su partido político, el Partido Patriota, y de que su nombramiento tenía motivaciones políticas. El presidente afirmó que tomó su decisión basándose en los 25 años de experiencia judicial de Aldana, informó Prensa Libre.

Actualmente Aldana sirve como magistrada de la Corte Suprema de Justicia y reemplazará a la Fiscal General Claudia Paz y Paz, el 17 de mayo. Aldana era uno de los seis candidatos finales (de los 26 originales) planteados por un comité de selección a Pérez para que tomara la decisión final.

Análisis de InSight Crime

El proceso de selección que resultó en la designación de Aldana ha sido ampliamente criticado tanto a nivel nacional como internacional por su aparente falta de imparcialidad. Desde el principio, Aldana era vista como la candidata preferida del gobierno y fue al parecer, respaldada tanto por Gustavo Herrera, un importante hombre de negocios con presuntos vínculos criminales y gran influencia sobre el proceso, como por la vicepresidente Roxana Baldetti, quien se ha enfrentado a acusaciones de conexiones con redes criminales.

La actual Fiscal General, Paz y Paz, fue excluida de la lista de candidatos a pesar de que recibió la segunda calificación más alta basada en sus aptitudes profesionales, académicas y personales.

VEA TAMBIÉN: Guatemala: La Guerra de Paz y Paz

Durante los últimos cuatro años, Paz y Paz se ha enfrentado con la corrupción y con el crimen organizado y ha reducido los altos niveles de impunidad de Guatemala. Ha recibido reconocimiento internacional por su trabajo, incluyendo una nominación para el Premio Nobel de la Paz en el 2013, pero sus tácticas agresivas también la han convertido en un enemigo de la élite guatemalteca, la cual mantiene estrechos vínculos con redes criminales de Guatemala y con grupos de narcotraficantes.

Teniendo en cuenta sus vínculos con la élite política del país, es poco probable que Aldana tome la misma postura firme sobre la corrupción y el crimen organizado. Plaza Pública informó que Aldana también tiene vínculos con el Frente Republicano Guatemalteco, que fue fundado por el exdictador Efraín Ríos Montt. Estas acusaciones son particularmente preocupantes porque como Fiscal General, Aldana será la encargada de enjuiciar a Ríos Montt cuando regrese a juicio en enero del 2015. Si estas acusaciones son ciertas, el nombramiento de Aldana podría ser un grave revés para los avances realizados bajo Paz y Paz.

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn