Nueva operación contra ‘olla’ en Bogotá revive viejos problemas

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn

Una masiva operación de seguridad en el escabroso barrio del Bronx en Bogotá revela qué tan poderosas se han convertido las bandas de microtráfico en la ciudad —y la falta de un plan a largo plazo del gobierno colombiano para restaurar el orden en las zonas urbanas dominadas por los grupos criminales—.

Entre los días 28 y 29 de mayo, más de 2.000 miembros de la policía colombiana, el ejército y el Cuerpo Técnico de Investigación (CTI) de la Fiscalía General, realizaron una operación en un céntrico sector de Bogotá conocido como el Bronx, informó El Espectador.

La operación, fruto de meses de planificación, pretendía desmantelar las redes criminales del barrio, una zona de abundante microtráfico en la ciudad, en donde se recaudan cerca de US$1,5 millones mensuales en tráfico de estupefacientes.

El subsecretario de seguridad, Daniel Mejía, afirmó que gracias a las operaciones se desmantelaron los tres grupos principales que se dedican a las drogas en el Bronx, conocidos como “ganchos”: Gancho Mosco, Gancho Manguera y Gancho Payaso.

Los oficiales detuvieron a tres personas, entre ellas a Teodilio Arango, alias “Teo”, un presunto jefe de finanzas en el Bronx.

Durante las redadas, los funcionarios además rescataron a 136 menores de edad —muchos de los cuales eran drogados y explotados sexualmente— y descubrieron un túnel que conecta varias cuadras y que se utilizaba para transportar drogas, armas y personas de manera secreta. Las autoridades también encontraron a un hombre que había sido secuestrado y encadenado, así como un laboratorio para el procesamiento de drogas, informó Caracol.

La operación enfrentó resistencias por parte de los habitantes del lugar, quienes lanzaron piedras y bombas molotov a los agentes de seguridad y causaron daños a varios negocios.

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, y el alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa, dijeron que las fuerzas de seguridad permanecerían en la zona para restaurar la seguridad, informó El Colombiano. Santos agregó que habrá una “renovación urbana” del Bronx, barrio que se encuentra a pocas cuadras de la Casa de Nariño, la residencia presidencial.

Análisis de InSight Crime

Las autoridades colombianas enfrentan ahora varios retos para restaurar la presencia del Estado en el Bronx.

En primer lugar, que tal operación de seguridad haya sido necesaria para expulsar las bandas de microtráfico del sector da cuenta del nivel de control que las mismas habían alcanzado en esta céntrica zona de Bogotá. Evitar que tales grupos se vuelvan a establecer allí requerirá permanentes esfuerzos de vigilancia por parte de la policía, además de inversiones en proyectos de renovación social y servicios de apoyo para los drogadictos.

VEA TAMBIÉN: Cobertura sobre el microtráfico

Otro tema apremiante, sin embargo, es el del desplazamiento. Al atacar el Bronx, los agentes de seguridad han desplazado a cientos de habitantes del sector, muchos de los cuales son verdaderos drogadictos. Algunos ya han intentado regresar, y si se les niega la entrada de manera constante, probablemente se reubiquen o vivan en otras calles de Bogotá, lo que podría llevar a que se generen los mismos problemas en otros lugares de la ciudad.

Desafortunadamente, las operaciones de seguridad que previamente se han adelantado contra el microtráfico en Colombia, incluyendo redadas en el Bronx, han demostrado ser ineficaces para enfrentar estos retos, lo que sugiere que la más reciente incursión en el Bronx nuevamente producirá resultados sólo temporales y superficiales.

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn