Nuevo gobierno de Paraguay a ‘mentir menos’ sobre el narcotráfico

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+

El jefe entrante de la agencia antinarcóticos de Paraguay ha reconocido la magnitud del problema del narcotráfico en el país, mientras que el nuevo gobierno de Horacio Cartes sigue suscitando preocupaciones sobre las actividades criminales por las cuales el mismo presidente electo ha sido acusado.

Luis Rojas, el actual jefe de operaciones y nombrado para ser el nuevo jefe de la agencia antidrogas de Paraguay (SENAD), dijo que las autoridades habían decidido “mentir menos” sobre la magnitud del narcotráfico en el país, informó ABC.

“Cuando uno miente menos, generalmente uno ve la envergadura y va comenzando a aparecer este monstruo real que es el narcotráfico”, dijo.

Rojas admitió que Paraguay estaba mal equipado para enfrentar al narcotráfico, diciendo que sólo controlaban aproximadamente el 2 por ciento del espacio aéreo del país y que carecían de un marco legal que les otorgara poderes para interceptar vuelos sospechosos de narcotráfico.

El entrante zar antidrogas también reconoció que la cuestión va más allá del tráfico de marihuana -Paraguay es el mayor productor de marihuana de la región– y que también se relaciona con el papel del país como ruta de tránsito para la pasta de cocaína boliviana que viaja hacia Brasil.

Análisis de InSight Crime

La declaración de Rojas se da poco después de que su nuevo jefe -el presidente electo Horacio Cartes- lanzara una ofensiva contra el contrabando y la corrupción, y la incapacidad del Estado para enfrentar eficazmente al crimen organizado.

Antes de ganar las elecciones del pasado mes de abril, Cartes enfrentó acusaciones recurrentes de que él mismo estaba muy involucrado en el contrabando, lavado de dinero y el tráfico de drogas, por lo cual ha sido investigado por las fuerzas de seguridad de Paraguay y Estados Unidos. El reconocimiento, por parte de la administración, de los desafíos que enfrenta Paraguay en el ámbito del crimen organizado, puede ser un intento de desviar preventivamente las acusaciones de que la administración de Cartes es corrupta y cómplice de estas actividades criminales.

Si bien esto da lugar a un acto de honestidad acerca de cuáles son los serios problemas de seguridad que enfrenta Paraguay, queda por ver si esta postura política estará respaldada por las acciones y, si lo es, si estas acciones alguna vez tocarán a los socios sospechosos del presidente entrante.

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+