¿Países de Centroamérica exageran sobre amenaza transnacional de pandillas?

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn

Recientemente, las autoridades de El Salvador y Honduras, dos de los países del Triángulo Norte, han llamado la atención acerca de la actividad criminal transnacional de los pandilleros centroamericanos; sin embargo, hay poca evidencia que permita apoyar estas afirmaciones.

Funcionarios de seguridad en Honduras han alertado acerca de que los pandilleros de El Salvador están cruzando la frontera con Honduras para reclutar jóvenes y evitar ser capturados, informó El Diario de Hoy.

Parece haber informes contradictorios acerca de la actividad de los pandilleros de El Salvador en zonas rurales del departamento de Lempira, Honduras, donde, según los funcionarios, los pandilleros del vecino país han estado reclutando miembros en los municipios de Mapulaca, La Virtud, Valladolid y Guarita. Según los informes, el gobierno hondureño desplegó fuerzas especiales en la región para hacer frente a dicha amenaza.

La porosa frontera entre Honduras y El Salvador siempre ha adolecido de poca vigilancia, y es posible cruzarla fácilmente. Sin embargo, en estas veredas no se han presentado informes sobre asesinatos como los que normalmente se asocian con la actividad de las pandillas en El Salvador. En el municipio de Valladolid, por ejemplo, no se ha registrado ningún homicidio en cinco años. El alcalde de La Virtud, Arnulfo Rodríguez, ha negado que haya presencia de pandilleros salvadoreños en su municipio.

Según El Diario de Hoy, los funcionarios salvadoreños también están llamando la atención sobre el creciente carácter transnacional de las pandillas, alegando que los cabecillas de la MS13 están involucrados en una amplia red de contrabando de armas, que se dedica a transportarlas de Guatemala a El Salvador.

VEA TAMBIÉN: Noticias y perfiles de Honduras

Refiriéndose a varios casos recientes, en los que se ha detenido a pandilleros que cargaban armas de fuego, los funcionarios mencionaron una facción de los cabecillas conocida como “La Federación”, que les cobran impuestos a los pandilleros para facilitar la compra de armamento militar. Muchas de las armas recientemente confiscadas son rifles de asalto y armas de fuego, como M-16s, fusiles AK-47 y diversos tipos de pistolas.

Análisis de InSight Crime

Aunque los funcionarios de los países del Triángulo Norte —El Salvador, Guatemala y Honduras— han llamado la atención sobre la amenaza transfronteriza que las pandillas representan para su seguridad nacional, todavía hay poca evidencia que permita apoyar la afirmación de que las pandillas representan la sofisticada amenaza transnacional que los gobiernos han descrito.

VEA TAMBIÉN: Noticias y perfiles de El Salvador

El flujo de armas ilegales a través de las fronteras de la región no es un fenómeno nuevo, y las pandillas no serían los únicos actores que participan en este comercio ilegal de armas.

Además, ha habido muy poca evidencia, aparte de los casos anecdóticos, que permita apoyar la persistente afirmación de Honduras de que los pandilleros de El Salvador están atravesando la frontera. Honduras mismo tiene muchos pandilleros, y la violencia sigue siendo generalizada en las principales ciudades de Tegucigalpa y San Pedro Sula. 

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn