Operación en Panamá golpea a importante pandilla callejera

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn

Los operativos policiales están combatiendo una de las dos pandillas rivales de Panamá en un momento en que los grupos locales cobran una participación más activa en el crimen organizado transnacional.

Las autoridades panameñas han detenido a dos presuntos cabecillas de la poderosa pandilla “Bagdad”, de nombres Ariel Isidro Rodríguez, alias “Ariel Monstruo”, y Javier Armando Guevara, alias “Fulo Barney”, informó el diario Crítica.

Las fuerzas de seguridad detuvieron a más de 20 personas e incautaron narcóticos, pistolas y munición, informó la Policía Nacional de Panamá (PNP). El operativo antipandillas se realizó en los distritos de Arraiján y La Chorrera en la provincia de Panamá Oeste. Estos distritos han sido territorio en disputa para las dos mayores pandillas del país: Bagdad y Calor Calor.

VEA TAMBIÉN: Cobertura sobre Panamá

Diez de los capturados tenían órdenes de captura por acusaciones de “pandillerismo”, junto con homicidio, robo y lesiones personales. Los sospechosos también tienen antecedentes criminales que incluyen delitos financieros y relacionados con drogas, según el Ministerio Público.

Análisis de InSight Crime

Este golpe al parecer importante a uno de los actores claves del hampa panameño se da en un momento en el que las pandillas locales intensifican su participación en el crimen organizado regional.

Si bien durante años las pandillas callejeras de Panamá se dedicaron a delitos de menor cuantía, su participación viene creciendo en actividades a mayor escala. Grandes actores internacionales, incluyendo a narcotraficantes de México y Colombia, han estado subcontratando a pandilleros jóvenes para realizar golpes, transportar drogas y prestar servicios de inteligencia y seguridad. Las pandillas reciben su pago en efectivo, armas y drogas que usan para establecer sus propias operaciones de microtráfico.

Además, cientos de jóvenes podrían estar involucrados en grupos rivales conocidos como “tumbadores”, que roban cargamentos de narcóticos a traficantes más grandes.

Otro cambio importante en la dinámica local ha sido la fusión de pandillas de menor tamaño en dos grupos rivales principales: Bagdad y Calor Calor. Hay indicios de que estos bloques actúan como “oficinas de cobro“, que colaboran directamente con las organizaciones transnacionales.

Desde su elección en 2014, el gobierno del presidente Juan Carlos Varela ha enfrentado el problema de las pandillas mediante el programa de amnistías y capacitación laboral “Barrios Seguros”, con resultados contradictorios. El gobierno ha hecho claridad en que los pandilleros que se nieguen a ingresar al programa enfrentarán una política de “mano dura”.

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn