Informe señala creciente peligro para los periodistas en Argentina

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn

Un informe de un organismo de periodismo en Argentina muestra un patrón de aumento en las agresiones contra los periodistas, con la policía y los traficantes de drogas entre los responsables de las amenazas, un fenómeno que podría estar relacionado con el aumento del crimen organizado violento en el país.

El informe anual del Foro de Periodismo Argentino (FOPEA), sobre la libertad de expresión en Argentina encontró un aumento cercano al 13 por ciento en los casos de agresión contra periodistas entre 2012 y 2013, pasando de 172 a 194 ataques. El total de 2013 también representó un aumento del 49 por ciento frente a las 130 agresiones de 2008 –año en que el FOPEA comenzó a publicar su informe.

argentinajournalistthreats

En 2013, la ciudad de Buenos Aires presentó la mayor parte de los incidentes (41), seguida por las provincias de Buenos Aires (20) y Córdoba (20). En general, los casos más frecuentes fueron la agresión física o psicológica (66) y el acoso (33). Los periodistas recibieron un total de 19 amenazas en el transcurso del año.

FOPEA señala a la policía como responsable de 19 actos de agresión, lo que los hace los autores más comunes después de “desconocidos” y “otros” atacantes. También hubo dos agresiones atribuidas a la gendarmería, una al ejército y 12 a funcionarios públicos nacionales. Casos de agresión contra la prensa por parte de narcotraficantes fueron documentados en Rosario, Mendoza, Salta y Córdoba.

Análisis de InSight Crime

La tendencia general de aumento en la violencia contra los periodistas en Argentina durante los últimos años, coincide con el surgimiento simultáneo de la actividad relacionada con el narcotráfico por parte del crimen organizado en el país. A medida que el país se convierte en un punto de operación para los principales carteles, el microtráfico de las bandas más pequeños ha causado violentas luchas por el control territorial para la venta de drogas, así como a la aparición de estructuras locales cada vez más sofisticadas .

VEA TAMBIÉN: Cobertura sobre Argentina

El crimen organizado violento representa un grave peligro para los periodistas, quienes pueden ser objetivos por el trabajo que llevan a cabo, o incluso por su negativa de cubrirlo. Colombia y México son dos de los países más citados en este sentido, pero Brasil y Guatemala también han visto una creciente violencia contra los periodistas.

Es posible que el aumento en el número de ataques contra los periodistas argentinos también esté relacionado con la actividad del crimen organizado, que se ha arraigado y parece estar emulando las tácticas de grupos más grandes. Un caso de este año proporcionó un sólido ejemplo de una estructura criminal que amenaza a periodistas por publicar información sobre su organización.

El hecho de que policías y funcionarios sean responsables de algunas de las agresiones también podría indicar que son corruptos y que posiblemente tengan acuerdos con criminales, por lo que buscarían evitar cualquier investigación comprometedora.

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn