Periodistas desatan la furia de los Urabeños en Colombia

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+

Los Urabeños, la organización criminal más poderosa de Colombia, ha amenazado a una serie de periodistas por informar sobre sus actividades, un claro ejemplo del tipo de peligro al que se enfrentan los periodistas que hacen cobertura sobre el crimen organizado en la región.

El 28 de septiembre, ocho periodistas recibieron cartas con amenazas de los Urabeños en las ciudades de Cali y Buenaventura, informó El Espectador. Las cartas señalaban a los periodistas que serían asesinados a menos que dejaran de informar sobre los Urabeños, el cual se cree que es el grupo criminal más poderoso de Colombia.

Según los informes de los medios, las amenazas surgen en reacción a la cobertura que los medios de comunicación han hecho a la reciente captura de Fanny Grueso Bonilla, alias “La Chily,” una integrante de los Urabeños que presuntamente dirigía una casa de la tortura en Buenaventura. En las cartas, el grupo afirma que los periodistas proporcionaron información falsa sobre la captura de La Chily, y después se queja porque considera que está bajo el ataque constante de los medios de comunicación.

En respuesta a las amenazas, el Defensor del Pueblo de Colombia, Jorge Otálora, pidió a las autoridades que tomaran medidas para garantizar la protección de los periodistas. La Fiscalía General está investigando el origen de las cartas, informó El País.

Los periodistas amenazados se desempeñan como corresponsales de Caracol Radio, Q’hubo Radio, El Tiempo, y Más Pacifico en el departamento colombiano de Valle del Cauca.

Análisis de InSight Crime

Los Urabeños son una organización descentralizada, por lo que es difícil determinar si esta es una orden que viene desde arriba o si es una decisión tomada por alguna de las facciones. Aún así, la amenaza flagrante que representan estas cartas –impresas con el membrete de un cráneo con dos pistolas entrecruzadas- evoca recuerdos del punto más álgido de la guerra del narcotráfico en Colombia durante los años ochenta y noventa, cuando los periodistas eran amenazados y asesinados de forma sistemática por informar sobre las organizaciones criminales. Si bien la situación ha mejorado dramáticamente desde entonces, todavía hay bastante evidencia de que informar sobre el crimen organizado en Colombia sigue siendo un trabajo peligroso.

VEA TAMBIÉN: Noticias y perfiles de Colombia

Las cartas de los Urabeños llegan apenas días después de que otro grupo criminal, los Rastrojos, enviara una carta similar a 23 activistas de los Derechos Humanos, en la que el grupo los califica de “agitadores”. Según la Defensoría del Pueblo de Colombia, 93 periodistas han sido amenazados durante los primeros ocho meses de 2014, más del doble que la cantidad de periodistas que informaron amenazas durante el mismo período del año pasado.

El deterioro de la situación de seguridad de los periodistas en Colombia también es el reflejo de una problemática más amplia: cómo el crimen organizado restringe la libertad de prensa en Latinoamérica. En su Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2014, Reporteros Sin Fronteras clasificó a México como el peor país para la libertad de prensa en Latinoamérica continental, y países como Guatemala, Paraguay, Honduras y Colombia también recibieron clasificaciones bajas. El Comité para la Protección de los Periodistas también clasificó a Colombia y a México como los países ocho y diez más peligrosos para ejercer el periodismo, respectivamente.

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+