General de Perú creó 620 ‘soldados fantasma’

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn

Un general del ejército peruano ha sido acusado de inventar hasta 620 “soldados fantasmas” para obtener financiación adicional, una ilustración de la corrupción endémica que alcanza los más altos niveles de las instituciones del país.

El general Juan Quintana Briceño, quien dirigió la 3ra brigada de las Fuerzas Especiales de Tarapoto en el norte de Perú, fue puesto bajo custodia preventiva antes de su juicio por la lista falsa de soldados imaginarios como parte de su unidad con el fin de apropiarse de esos salarios, informó El Comercio.

Mientras tanto, en una encuesta realizada el mes pasado, el 58 por ciento de los peruanos dijeron a Ipsos Perú que la corrupción es el mayor obstáculo para el progreso del país. Otro 22 por ciento culpó a la ineficiencia en las instituciones y las autoridades estatales, según señaló El Comercio. Casi tres cuartas partes de los encuestados dijeron que el sector político era más corrupto que cualquier otra parte de la sociedad, y cerca de 40 por ciento creen que en los últimos dos años no se ha producido ningún avance en la reducción de la corrupción de las instituciones del Estado.

Los encuestados también mencionaron a la fuerza pública como un problema importante, con un 91 por ciento diciendo que las leyes en el país no se respetan.

Análisis de InSight Crime

La corrupción es endémica en toda Latinoamérica, pero en Perú es particularmente arraigada a los más altos niveles del gobierno y las instituciones estatales, como lo demuestra el caso del general Juan Quintana. Otro ejemplo reciente de alto perfil es el escándalo de los “pagos por indultos” que envuelven al expresidente Alan García, en el que presuntamente cientos de narcotraficantes sobornaron a miembros de su gobierno para lograr sus liberaciones. En las últimas elecciones presidenciales, todos los principales candidatos enfrentaron denuncias de vínculos con el narcotráfico.

No obstante, por contradictorio que parezca, puede haber un lado positivo a esto. Mientras que actualmente Perú es el mayor productor de cocaína del mundo, no ha experimentado los altos niveles de crímenes violentos vistos en lugares como Colombia y México. Una teoría es que a medida que los criminales hacen negocios con los políticos y la fuerza pública sin restricciones, así como entre ellos, no terminan recurriendo a la violencia. Esto incluso podría ayudar a explicar por qué el 78 por ciento de los entrevistados por Ipsos dijeron que “toleraban” la corrupción.

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn

2 Comentarios

Comments are closed.