Perú se apresura en declarar victoria sobre principal región cocalera

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn

El presidente peruano declaró recientemente que los narcotraficantes ya no representan un “poder paralelo” en un valle de gran importancia para la producción de coca, que desde hace algún tiempo ha sido un bastión del grupo guerrillero Sendero Luminoso. Sin embargo, las estadísticas de cultivo de coca de la ONU contradicen la versión del presidente.

En un discurso ante el Congreso el 28 de julio, el presidente Ollanta Humala afirmó que su administración ha logrado un éxito sin precedentes en la reducción de los cultivos de coca y el tráfico de drogas en el Valle de los Ríos Apurímac, Ene y Mantaro (VRAEM). Así mismo, el presidente enfatizó en que, desde hace cuatro años que asumió el cargo, 98.000 hectáreas de tierra que solían ser usadas para el cultivo ilícito de coca se han destinado para la siembra de otros cultivos.

Humala aseguró que “pacificará” al VRAEM de la misma manera que pacificó al Alto Huallaga, otra región clave para Sendero Luminoso en Perú, y donde recientemente se levantó un estado de emergencia que duró 30 años.

Sin embargo, el diario La República informó que la afirmación de que el cultivo, la producción y el tráfico de drogas ya no representan un problema significativo en el VRAEM es refutada por las cifras de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD). En el VRAEM se presentó un caída de apenas el 1,7 por ciento en los cultivos de coca entre 2013 y 2014, mientras que en otras regiones se reportaron disminuciones de cerca del 64 por ciento. Durante ese mismo periodo, la participación del VRAEM en la producción total de coca en Perú pasó del 32 al 44 por ciento, en gran medida debido al éxito de los esfuerzos de erradicación de coca en otras zonas del país.

Análisis de InSight Crime

Las estadísticas de la ONUDD sugieren que el VRAEM continúa siendo un centro importante de producción en un país considerado el segundo mayor productor de coca después de Colombia. Si bien las cifras de erradicación de coca en el VRAEM a las que Humala se refiere son correctas, es posible que el presidente haya sobreestimado significativamente su importancia cuando señaló que se estaba consiguiendo una “victoria” en la zona.

VEA TAMBIÉN: Noticias y perfiles de Perú

El discurso de Humala se produjo poco después de que las amenazas de seguridad que representa Sendero Luminoso obligaran a las autoridades a detener sus programas de erradicación en el VRAEM el año pasado. Las fuerzas de seguridad también han tenido problemas en sus intentos de bloquear las rutas terrestres de narcotráfico de Sendero Luminoso en la región. Todo esto indica que aún hay bastante por hacer antes de que el gobierno pueda afirmar que ha subvertido el papel del VRAEM como una región clave para la guerrilla y para el tráfico de drogas.

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn

4 Comentarios

Comments are closed.