Una plaga de corrupción policial se niega a ser extinguida en México

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn

El arresto de todo un cuerpo policial en un municipio del estado de Chihuahua es el reflejo de la sombra de corrupción que cubre a todo México y del poco contrapeso que el gobierno ha hecho frente a este fenómeno.

En una operación coordinada entre la Comisión Estatal de Seguridad, la Agencia Estatal de Investigación y la Secretaría de la Defensa Nacional, el 15 de agosto fueron detenidos 15 agentes de policía del municipio de Madera, Chihuahua, según reportó la Fiscalía General del Estado (FGE).

Durante la intervención policial, fue capturado el comandante del grupo policial, quien al parecer prestaba servicios de protección a los narcos de la región y obstruía el trabajo de las autoridades locales.

VEA TAMBIÉN: Noticias y perfil de México

La detención se da luego de que el jefe policial de Madera cerrara el paso a agentes estatales y los amenazara con armas de fuego para que abandonaran una investigación en la zona.

Análisis InSight Crime

El retiro de fuerzas de policía completas por corrupción y colusión con el crimen organizado no es algo nuevo en México. En agosto de 2018, 205 policías fueron desarmados y suspendidos en el municipio de Tehuacán, en el céntrico estado de Puebla, y se cree que otros 113 habían huido.

El elevado número de casos de corrupción que involucran a policías en México se ha convertido en una constante en los últimos años. La mayoría de estos hechos se reproducen en un contexto de varias reformas sin resultados concretos.

De acuerdo a una encuesta realizada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), durante 2017 se registraron, en promedio, 1.688 casos de corrupción por cada 1.000 policías en servicio activo en México. Lo anterior, se traduce en 1,6 actos de corrupción por cada policía a nivel nacional.

A nivel estatal, Chihuahua reportó que por cada 1.000 agentes registrados, 133 han sido seducidos en la participación en hechos delictivos. La cifra solo es mayor en Ciudad de México, que tiene  una tasa de 179 por cada 1.000 policías.

De acuerdo a un análisis elaborado por InSight Crime, los elementos de policía mexicanos son particularmente vulnerables a la corrupción y la infiltración de carteles de la droga debido a los bajos salarios y el escaso apoyo gubernamental. En ese sentido, los sobornos por parte de mafias criminales resultan sumamente atractivos.

VEA TAMBIÉN: Suspensión de Policía municipal muestra profundidad de la corrupción en México

“Es mucho más fácil desarrollar programas de capacitación y mejorar los criterios de selección que revertir una larga tradición de extorsión y soborno”, afirmó el investigador Daniel Sabet en un documento elaborado por la oficina en Washington para asuntos latinoamericanos (WOLA).

Cada gobierno nuevo en México propone una nueva forma de abordar el problema de corrupción policial y, al parecer, ninguno ha tenido eficacia.

De hecho, han sido reiteradas las protestas por parte de los cuerpos policiales que han sido invitados a formar parte de la nueva Guardia Nacional, propuesta por el presidente López Obrador. Según los policías federales, en este nuevo cuerpo de seguridad no se respetarían la liquidación, jerarquía y antigüedad.

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn