Presidentes hacen un llamado a Estados Unidos para que invierta en la versión centroamericana del ‘Plan Colombia’

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn

Los presidentes de Guatemala y Honduras han utilizado la crisis migratoria de niños centroamericanos, para pedir una inversión en seguridad regional por parte de Estados Unidos, similar al “Plan Colombia”, pero hasta ahora ha habido pocas señales de interés por parte de Estados Unidos en dicho plan.

En un foro en Washington DC, el 24 de julio, el presidente hondureño Juan Orlando Hernández, y el presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina, declararon que Estados Unidos era en parte culpable de la crisis actual de migración, que ha visto más de 50.000 niños centroamericanos cruzar de manera ilegal la frontera de Estados Unidos en los últimos meses, y pidieron por una iniciativa de seguridad regional para combatir el crimen organizado, informó NPR.

Hernández dijo que el Plan Colombia y la Iniciativa Mérida en México –programas de seguridad financiados por Estados Unidos con mil millones de dólares para combatir el crimen organizado- han tenido éxito en su ámbito de acción, pero que empujaron a los grupos narcotraficantes hacia Centroamérica, informó Prensa Libre. Ambos presidentes hicieron un llamado para que se implemente un programa similar en Centroamérica, y añadieron que el impacto de la Iniciativa Regional de Seguridad para América Central (CARSI), financiada por Estados Unidos, ha sido mínima.

Hernández y Pérez declararon que la violencia y la pobreza están detrás de la reciente oleada de niños migrantes no acompañados a través de la frontera con Estados Unidos, un problema que tienen programado para discutir hoy con los presidentes de Estados Unidos y El Salvador.

Análisis de InSight Crime

Aunque Hernández y Pérez están tratando de utilizar la crisis migratoria de niños como palanca para obtener un aumento en ayuda externa, la respuesta del gobierno de Estados Unidos ha mostrado que sus prioridades son otras.

A principios de este mes, el presidente Barack Obama pidió US$3,7 mil millones al Congreso en fondos de emergencia para lidiar con la crisis de migración, de los cuales US$1,5 mil millones fueron seleccionados para el Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés) -que supervisa la seguridad en la frontera- en comparación con los US$300 millones que son destinados para programas en Centroamérica y México.

VEA TAMBIÉN: Cobertura sobre el Plan Colombia

Mientras tanto, CARSI le ha costado al gobierno de Estados Unidos sólo 2 millones en los últimos seis años, en comparación con un estimado de US$90 mil millones gastados en seguridad fronteriza entre 2001 y 2011.

El gobierno de Estados Unidos también ha invertido miles de millones en ayuda para Colombia, y más recientemente México. Sin embargo, el éxito de estos planes dentro de los países no es tan claro como afirman sus partidarios. Además, se necesitará mucho más que un aumento en la inversión para abordar los problemas profundamente arraigados que han ayudado al crimen organizado a establecerse en la región, como la pobreza, la falta de oportunidades y la corrupción oficial.

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn