Presunta emboscada guerrillera en Paraguay deja 8 soldados muertos

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn

Las autoridades creen que un grupo insurgente fue el responsable de la reciente matanza de ocho soldados en el norte de Paraguay en una fatal emboscada que revela la persistente amenaza contra la seguridad que representa el pequeño pero recalcitrante ejército guerrillero.

El ministro del interior Francisco de Vargas anunció que el 27 de agosto los soldados realizaban un patrullaje de rutina cerca del municipio de Arroyito, al norte del país, cuando fueron emboscados con explosivos y disparos, informó BBC Mundo. En el ataque cayeron muertos ocho integrantes de la Fuerza de Tarea Conjunta (FTC), unidad militar y de policía creada para combatir al Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP).

El EPP está activo en Arroyito, y las autoridades sospechan que el grupo insurgente marxista es el responsable del ataque, informó la agencia Reuters.

“La experiencia nos dice que estos criminales terroristas generalmente atacan colocando artefactos explosivos para ser activados al paso de vehículos”, indicó De Vargas. “Es muy probable que sea lo que haya ocurrido”.

Según MercoPress, los informes iniciales indicaban que los soldados habían muerto como resultado de la explosión, pero luego se determinó que algunos murieron por tiros en la cabeza.

En Twitter, el presidente Horacio Cartes expresó sus condolencias a las familias de los “héroes mártires”, y prometió que los “terroristas” pagarían por sus crímenes.

Análisis de InSight Crime

Es raro que un grupo armado ilegal mate ocho soldados en una sola emboscada, y en especial un grupo como el EPP, del que se cree que no cuenta más de 150 combatientes, e incluso ni siquiera 30. El grupo solo ha matado a unas 50 personas desde el inicio de sus operaciones, a finales de la década de 2000, comentó la BBC.

Aun así, el EPP ha resultado difícil de neutralizar. Pese a su mínimo tamaño, el grupo ha ejecutado varios secuestros y ataques a la infraestructura en años recientes. El EPP se hizo a un rescate de US$500.000 tras el publicitado secuestro del adolescente Arlan Fick en abril de 2014, y los insurgentes aún tienen por lo menos a tres rehenes bajo su custodia.

VEA TAMBIÉN: Cobertura sobre Paraguay

La corrupción puede ser una de las causas de la incapacidad de las fuerzas de seguridad para proteger al norte de Paraguay de los ataques de la guerrilla. En agosto de 2015, el portavoz de la FTC, Alfredo Jonás Ramírez Acosta, anunció a la prensa local que elementos de la fuerza entregaban información de inteligencia al EPP. “No podemos tener el elemento sorpresa si también estamos alertando” al EPP, comentó Ramírez. Ese mismo día fue destituido.

La deslucida campaña del gobierno para combatir al EPP contrasta de manera notoria con sus animosos esfuerzos contra la facción disidente de esa guerrilla, la Asociación Campesina Armada (ACA). La ACA se separó del EPP en 2014, pero su fundador y varios líderes siguientes cayeron muertos al año siguiente, lo que parecía anunciar el fin de la ACA como grupo independiente.

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn