Primer Grupo Catarinense asienta bases en Paraguay

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn

La captura de un líder regional del Primer Grupo Catarinense en Paraguay se da en medio de incautaciones históricas en los puertos brasileños de Santa Catarina, lo que podría indicar la creciente participación de este grupo dentro del comercio internacional de drogas.

El 5 de febrero autoridades paraguayas capturaron en la ciudad fronteriza de Capitán Bado a Guillerme Antonio Vieira, alias “Xiru”, supuesto líder del grupo brasileño Primer Grupo Catarinense (Primeiro Grupo Catarinense – PGC).

Sindicado como el jefe regional del PGC en Paraguay, alias Xiru se habría encargado de enviar mensualmente cargamentos de cocaína y armas hacia la cúpula de dicha facción, en el estado brasileño de Santa Catarina, quienes a su vez distribuían las drogas en Brasil y hacia el exterior, reportó ABC Color.

VEA TAMBIÉN: Noticias y perfil de Brasil 

Esta no es la primera vez que el grupo brasileño trata de asentarse en territorio paraguayo. En 2019, agentes de la policía nacional capturaron a cinco de sus miembros en una carretera cercana de Ciudad del Este, en la triple frontera entre Paraguay, Argentina y Brasil.

El PGC es una facción criminal brasileña cuya base de operaciones se encuentra en la ciudad de Florianópolis, capital del estado de Santa Catarina, un corredor estratégico para el tráfico de drogas hacia el exterior.

En 2014, un informe de la autoridad antinarcóticos de Perú (DIRANDRO), aseguró que este grupo controlaba hasta 60 por ciento de la cocaína que era traficada fuera del país.

Análisis de InSight Crime

La captura de un líder del Primer Grupo Catarinense en la ciudad fronteriza de Capitán Bado ilustra cómo este grupo podría estar expandiéndose gracias a su creciente participación dentro del tráfico internacional de cocaína.

Paraguay es un punto de tránsito para la cocaína que se dirige hacia Brasil. Este atractivo ha hecho que grupos criminales brasileños como el Primer Comando Capital (Primeiro Comando da Capital – PCC) o el Comando Vermelho (CV), conviertan a ciudades fronterizas como Pedro Juan Caballero en centros de operaciones permanentes, desde donde controlan el tráfico de drogas y armas hacia Brasil.

El PGC se suma ahora a esta tendencia, en parte impulsado por la creciente demanda de cocaína en mercados internacionales.

En septiembre de 2019, la Policía Civil incautó alrededor de 50 kilogramos de cocaína, además de drogas sintéticas, en un laboratorio ubicado en la ciudad de Florianópolis, capital del estado de Santa Catarina. La droga estaría destinada para mercados internacionales, según lo reportó Globo.

Los puertos también han sido objetos de las incautaciones más grandes realizadas en el estado.

VEA TAMBIÉN: De São Paulo a Paraguay y más allá: el creciente poder del PCC

En noviembre de 2019, la Policía Militar incautó 445 kilogramos de cocaína en el Puerto de Navegantes, al norte de Santa Catarina. Según medios de prensa local, la droga tenía como destino el Puerto de Rotterdam, en los Países Bajos.

Tan solo este año, las autoridades brasileñas realizaron la mayor incautación que se ha presentado en la historia del Puerto de Itapóa, uno de los puertos más importantes al norte de Santa Catarina, al decomisar más de una tonelada de pasta base de cocaína cuyo destino era de nuevo Europa. Dos semanas atrás la policía habría incautado en ese mismo puerto 600 kilogramos de pasta base de cocaína con destino a Bélgica.

Florianópolis ha evidenciado un aumento de tráfico de drogas en años recientes. En 2018, datos de la Policía Civil revelaron que las incautaciones habrían aumentado en 428 por ciento en 11 años, reportó el portal NSC Total.

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn