Procurador General de México largo en palabras, corto en detalles

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn

Hablando en su gira por Washington DC, el procurador general de México discutió varias reformas a la seguridad y la justicia que se están implementando en el país, pero continuó con la tendencia de su gobierno de ser vago en los detalles sobre las medidas y resultados concretos.

En una conferencia el 10 de septiembre, patrocinada por el Instituto de México (ver video más abajo) en el Wilson Center, el Procurador General Jesús Murillo Karam, destacó los logros en la seguridad de la actual administración, incluyendo la captura de más de 60 de los 120 criminales más buscados y una tendencia a la baja en los niveles de violencia -aunque no especificó cómo fue medido esto-. Murillo también enfatizó en las afirmaciones del gobierno de haber cambiado la anterior estrategia, de atacar a los principales capos, aunque no ahondó sobre la nueva estrategia.

Entre las reformas mencionadas por Murillo está la reconstrucción del sistema de justicia, adoptando un sistema penal acusatorio, una medida que se ha implementado en otros países de la región; la cual presume la inocencia del acusado, aumenta la transparencia y da a cada acusado el derecho a ser representado por un abogado calificado.

La otra gran reforma que Murillo dijo que estaba en marcha, es la creación de un único código procesal para todo el país, que reemplazará los 33 códigos procesales, que entre otras cosas, estandarizará el proceso judicial para los penalistas y permitirá reglas más homogéneas y generalizadas de aplicación.

Análisis de InSight Crime

La administración del presidente Enrique Peña Nieto ha sido criticada por no aclarar su estrategia de seguridad, y esta continua imprecisión se ve reflejada en el discurso de Murillo. Pese a los logros destacados por el procurador general, sus declaraciones fueron amplias y vagas. Tampoco señaló en cuáles estados ya se han implementado las reformas judiciales o dónde ha mejorado la seguridad.

Los esfuerzos de México por mejorar su débil y poco confiado sistema judicial no es algo nuevo. Sin embargo, aunque la transición a un sistema acusatorio ha estado en curso desde 2008, todavía no se han dado claros avances en el funcionamiento eficiente del sistema judicial.

Este sistema ha sido objeto de fuertes críticas debido a los altos niveles de impunidad. Según el Instituto Nacional de Estadística de México, apenas el 1,8 por ciento de los homicidios registrados en 2012 han dado lugar a una condena, y según un informe de la Procuraduría General de la República de México (PGR), entre 2006 y 2011, sólo el 31 por ciento de las personas arrestadas por cargos de narcotráfico fueron sentenciadas.

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn