¿Es el radar la herramienta clave en la guerra contra las drogas?

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn

Guatemala, Brasil y Bolivia están en el proceso de obtener tecnología de radar avanzada para la interdicción aérea; una estrategia que ha demostrado ser eficaz en la lucha contra los vuelos con drogas en la región, y ha obligado a los traficantes en Colombia a desarrollar tecnología submarina.

Las autoridades guatemaltecas se encuentran en proceso de instalar el primero de cuatro radares, capaces de detectar vuelos a 200 kilómetros, informó Prensa Libre. El país está construyendo una plataforma para el radar en el sur de Guatemala y planea comenzar a utilizar el equipo el 1 de septiembre. Los otros tres radares estarán ubicados en las regiones del norte, este y centro del país y deberían estar en funcionamiento en la segunda mitad de 2015 (vea el mapa de Prensa Libre abajo).

En Brasil, la Fuerza Aérea recibió el primero de los cinco aviones radar E-99M en mayo. El E-99M es una nueva versión de un avión que el país ha utilizado en la región amazónica desde 2002. Según se informa, éste puede identificar y rastrear una mayor cantidad de tráfico aéreo.

Bolivia también ha dado pasos hacia la adquisición de un sistema de radar. Una ley aprobada en abril, que permite a las autoridades derribar aviones sospechosos de cargar drogas, también incluye disposiciones relativas a la adquisición de radares. Según InfoSur Hoy, las autoridades bolivianas están trabajando con sus contrapartes brasileñas para identificar los sitios estratégicos para el instalar el radar en la región fronteriza.

Nacionales-radares-combate-narcotrafico PREIMA20140616 0060 1

Análisis de InSight Crime

La interdicción aérea podría tener un impacto masivo en Bolivia, un país que sirve como un puente aéreo para los vuelos con drogas que salen de Perú rumbo a Brasil. La región del VRAEM de Perú -el Valle de los ríos Apurímac, Ene y Mantaro- ve entre tres y cuatro vuelos con droga al día, con hasta 20 toneladas de cocaína saliendo de la región cada mes, gran parte de las cuales son transportadas por vía aérea hacia Bolivia y luego a Brasil. Para Brasil, su amplia frontera común con las naciones productoras de drogas es un reto importante.

VEA TAMBIÉN: Cobertura sobre Bolivia

En Guatemala, los esfuerzos de interdicción han provocado que vuelos con drogas se vuelquen hacia la vecina Honduras. A pesar de ello, el país destruyó más de 50 pistas de aterrizaje ilegales el año pasado, lo que indica que el tráfico aéreo ilegal continúa siendo un problema. La adquisición de radares de Guatemala también ayudará a sus vecinos -según el Ministerio de Defensa, las autoridades tienen previsto notificar a otros países sobre vuelos ilegales que atraviesen el espacio aéreo de Guatemala y no aterricen allí.

Los radares han tenido un enorme éxito en la lucha contra el tráfico aéreo de drogas en Colombia. El país ha experimentado una drástica reducción en el tráfico aéreo ilegal, pasando de 600 vuelos ilegales detectados en 2002 a sólo tres en los primeros diez meses de 2012. Las instalaciones de los radares también están siendo utilizadas para combatir el creciente tráfico de drogas a través de los territorios del Caribe de Puerto Rico y República Dominicana. Sin embargo, los traficantes de drogas han demostrado adaptarse con facilidad, recurriendo a las rutas marítimas o desviando las rutas de los vuelos. Grupos de Colombia, particularmente, han sido pioneros en el uso de buques semisumergibles e incluso submarinos adecuados, capaces de mover hasta siete toneladas de cocaína por viaje.

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn