‘Récord’ de secuestros es resultado de atomización de carteles de México

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+

Estadísticas de entes oficiales de México apuntan a que la gestión de Enrique Peña Nieto podría establecer este año un nuevo récord en casos de secuestros, consecuencia de la eliminación y detención de los líderes de las grandes organizaciones del crimen organizado que operaban en el país.

Según estadísticas del Sistema Nacional de Seguridad Pública, en los últimos cuatro años y 10 meses se han registrado 6.235 secuestros, 1.280 más que los reportados durante el período equivalente en el gobierno de Felipe Calderón.

VEA TAMBIÉN: Noticias y perfiles de México

A esto se suma un alarmante incremento en el número de homicidios, crimen en el que se registró una cifra récord de 2.371 casos en octubre, convirtiéndose en el mes más violento en los últimos 20 años.

Francisco Rivas, director del Observatorio Nacional Ciudadano, pronosticó que ambos delitos dejarán cifras récord al final del sexenio de Peña Nieto.

“Creo que vamos a seguir teniendo problemas importantes en esta materia en lo que resta del sexenio, porque no hemos visto un cambio en la estrategia de seguridad que nos haga pensar que vamos a tener un mayor control del territorio”, dijo Rivas a El Universal.

Análisis de InSight Crime

La creación de la Coordinación Nacional Antisecuestros (Conase) en 2014, una inversión de 2 mil 268 millones de pesos (US$ 121,6 millones) este año en la lucha contra el secuestro, y el combate a las organizaciones del crimen organizado no parecen dar resultados en la reducción de la violencia.

VEA TAMBIÉN: Michoacán, México, una maraña de rivales

Por el contrario, la detención de Joaquín “El Chapo” Guzmán, la caída de Los Caballeros Templarios y la atomización de los grandes carteles como el de Sinaloa, La Familia Michoacana y Los Zetas, podrían constituir importantes golpes al crimen organizado. Pero, por otro lado, parecen impactar negativamente la seguridad ciudadana interna.

La atomización de estas organizaciones ha llevado a varios de sus integrantes a dedicarse a delitos locales, como extorsiones, secuestros, microtráfico, robos y homicidios. Estos grupos no poseen las conexiones internacionales para el tráfico de drogas, pero sí disponen de armas, logística y experiencia para desarrollar nuevas actividades criminales.

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+