Robo de petróleo alcanza niveles récord en Costa Rica en 2019

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn

El robo de combustible en Costa Rica se disparó en 2019 hasta alcanzar los 14.000 millones de litros robados desde 2016, lo que constituye una prueba más de la rápida diversificación de las bandas criminales en el país.

En octubre de 2019, la Refinadora Costarricense de Petróleo (RECOPE) anunció que en el año había recibido 279 notificaciones de casos distintos de robo de combustible. Esto supone un acelerado aumento en el volumen de robos, que comenzaron con solo tres casos en 2016, sumaron 48 en 2017 y ascendieron a 200 en 2018. 

RECOPE estima que las pérdidas en ese periodo se acercan a los US$13 millones.

En junio de este año, en la ciudad de Cartago fueron detenidos dos hombres que conducían un camión con 16 tanques, cada uno con 1.000 litros de gasolina sustraída de un poliducto de la Refinadora Costarricense de Petróleo (RECOPE), como informó CRHoy.

En los últimos meses, se han multiplicado las perforaciones del oleoducto en la ruta entre Limón y Cartago. Sin embargo, en muchas ocasiones las autoridades son incapaces de ubicar a los perpetradores o de determinar la cantidad exacta de gasolina robada. En septiembre de este año, el Organismo de Investigación Judicial (OIJ) de Costa Rica comenzó a investigar un caso en Moravia, donde hallaron un gran boquete del cual se había extraído un volumen indeterminado de combustible.

Aunque en 2016 solo se detectaron tres casos de robo de combustible, en 2019 se han detectado más de 279. Este aumento ha derivado en pérdidas que bordean los US$13 millones entre noviembre de 2016 y agosto de 2019, según RECOPE.

El modus operandi de los criminales que “ordeñan” los camiones cisternas y el poliducto de RECOPE también se ha sofisticado: los rústicos agujeros y cubetas para recoger el combustible son cosa del pasado. Los agentes de orden público ahora se enfrentan a excavaciones de dos metros de profundidad y pequeñas mangueras de alta presión hasta de 500 metros de longitud. Las bandas criminales transportan la gasolina en cisternas, autobuses y camiones con capacidad para varios tanques de 1.000 litros.

La Dirección de Inteligencia y Seguridad (DIS) de Costa Rica descubrió que expertos con el conocimiento técnico para realizar esas extracciones profesionales de combustible reciben pagos hasta de 3 millones de colones (unos US$5.000).

Más allá de las importantes pérdidas económicas causadas por el robo de combustible, esto puede tener graves repercusiones para el medio ambiente e impactos en la salud de la población. Además, ofrece una “salida” y un impulso al crimen organizado en Costa Rica.

Análisis de InSight Crime

La escalada del robo de combustible revela cómo las bandas en Costa Rica se apoderaron de esta economía criminal expedita y relativamente libre de riesgo como una forma de financiar la expansión de sus operaciones.

Esto ha motivado una respuesta de RECOPE, que entre 2018 and 2019 ha invertido más de US$850.000 en mejoras de seguridad y aumentado en más de 100 por ciento el número de guardias que patrullan sus oleoductos.

Hasta el momento, la policía solo ha logrado capturar a figuras de poca monta en el robo de combustible, por lo general jóvenes desempleados con edades entre 17 y 25 años. Pero la dinámica criminal de mayor envergadura, que maneja los hilos desde la sombra sigue afianzándose y sus cabecillas siguen libres.

En 2019, Costa Rica ha tenido que enfrentar varias crisis de seguridad, entre ellas el aumento del narcotráfico y el contrabando de personas procedentes de Colombia. En este escenario, es poco probable que las autoridades hayan dedicado muchos recursos al robo de combustible.

Hasta hace poco, las estructuras del crimen organizado en Costa Rica fueron más célebres como ramas pequeñas y dependientes de carteles de la droga internacionales vecinos.

Sin embargo, la influencia y el poder de Los Moreco, la primera agrupación criminal independiente de Costa Rica, ilustran el penoso incremento de la violencia y el crimen organizado en Costa Rica, que ponen en riesgo su apelativo de la “Suiza de América”.

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn