Santos Invita a las FARC a Unirse a la Lucha Contra las Drogas a medida que se Firma el Primer Acuerdo de Paz

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn

El Presidente Juan Manuel Santos ha pedido a las FARC trabajar con el estado en la lucha contra el narcotráfico, a medida que la guerrilla y el gobierno colombiano alcanzan su primer acuerdo durante los diálogos de paz en La Habana.

El acuerdo, titulado “Hacia un nuevo campo colombiano: Reforma rural integral” se basa en el primero de los seis puntos de la agenda de paz – la reforma agraria -, y se ocupa de las cuestiones del acceso a la tierra y el desarrollo social y económico rural. Como parte de esto, será dirigido a los desplazados y a los que les han robado sus tierras durante el conflicto.

El Presidente Santos expresó su satisfacción por este primer paso y luego planteó la posibilidad de que las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) se unan a la lucha contra el narcotráfico, pidiéndoles que aclaren el papel que jugarían si se alcanza un acuerdo final en las conversaciones de paz en La Habana, Cuba.

La próxima ronda de negociaciones, que han estado en marcha desde octubre de 2012, se iniciará el 11 de junio y ocupará el segundo punto de la agenda: la participación política de la guerrilla.

Análisis de InSight Crime

Las drogas ilegales son el cuarto punto en la agenda de paz. Prevenir la criminalización de las FARC durante las conversaciones, o después de que se alcance un acuerdo, es una gran preocupación y la propuesta de Santos de incluir a las FARC en la lucha contra el narcotráfico sugiere una posibilidad para tratar de evitarlo, aunque sería difícil de implementar.

Pese al alboroto que se ha hecho alrededor del primer punto de la agenda, esto es en realidad sólo un pequeño paso hacia la paz. Ambas partes han decidido que “nada está acordado hasta que todo esté acordado”, y con cuestiones mucho más difíciles como la participación política, la desmovilización y el desarme, el presente acuerdo sobre la reforma agraria es, por ahora, más simbólico que concreto.

No obstante, este primer acuerdo sí representa un impulso político oportuno, y muy necesario, para el Presidente Juan Manuel Santos. El presidente ha apostado su reputación política en las negociaciones y siendo inminente su anuncio oficial de presentarse a la reelección el próximo año, necesitaba desesperadamente mostrar el progreso de las conversaciones a un público cada vez más escéptico.

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn