Seguridad pública de México perdió 13.000 armas en 10 años

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn

Según un reciente informe, casi 13.000 armas se han perdido o han sido robadas de las agencias de seguridad pública de México en los últimos diez años, lo cual indica que el mercado negro de armas en el país no sólo se origina en la frontera norte.

La mayor parte de las 12.878 armas perdidas o robadas durante ese periodo desaparecieron en Ciudad de México, Estado de México, Chihuahua, Guerrero y Jalisco, según documentos del Instituto Nacional de Transparencia de Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (IFAI) consultados por Milenio.

En 2009, 800 armas se perdieron o fueron robadas de las comisarías de policía locales en Ciudad de México —637 pistolas y 163 armas de largo alcance—. Ese fue también el año en que más armas desaparecieron en todo el país. (Vea el gráfico de Milenio abajo).

El gobierno mexicano triplicó la compra de armas de fuego durante la primera mitad de esta década. Los informes del Instituto Internacional de Estocolmo para la Investigación de la Paz (Sipri) señalan que las importaciones de armas en México crecieron un 331 por ciento entre 2011 y 2015, en comparación con el período 2006-2010.

Análisis de InSight Crime

Según Milenio, las armas perdidas estaban al parecer destinadas al mercado negro de México y eran compradas por redes del crimen organizado, y posiblemente por los grupos armados de autodefensas que operan en muchas partes de la república, para usarlas contra grupos rivales, así como contra agentes del Estado.

VEA TAMBIÉN: Noticias y perfiles de México

Significativamente, estas cifras contradicen de alguna manera la idea según la cual todas las armas ilegales de México proceden de Estados Unidos. Se ha descubierto que las armas traficadas desde el vecino país del norte constituyen la mayor fuente de armas ilegales de las bandas criminales mexicanas. Un estudio realizado en 2012 por el gobierno descubrió que más del 70 por ciento de las armas de fuego recuperadas en México en los cinco años anteriores podrían provenir de Estados Unidos.

El hecho de que tantas armas hayan desaparecido en México, así como los informes de que algunos carteles podrían incluso estar fabricando sus propias armas, son indicios de que las bandas criminales están diversificando la manera como obtienen sus armas.

La demanda de armas se ha disparado a la par con la militarización de la llamada “guerra contra las drogas” de México. El aumento de 331 por ciento en las importaciones de armas legales provenientes del extranjero demuestra que el gobierno mexicano se está armando, en lugar de reducir el número de armas. 

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn