Sicarios de Costa Rica son entrenados por carteles mexicanos: funcionario

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn

Los asesinos de Costa Rica estarían viajando a México para recibir entrenamiento especializado por parte de grupos criminales, lo que sugiere que los delincuentes costarricenses se están volviendo cada vez más sofisticados, dado que se ejercitan con sus contrapartes extranjeros más experimentados.

Según el fiscal general de Costa Rica, Jorge Chavarría, los sicarios del país están yendo a México con el fin de adquirir ciertas habilidades, como prácticas de tiro, recopilación de inteligencia, tácticas de escape y uso de armas de alto calibre, como las AK-47, informó La Nación.

La Policía de Control de Drogas de Costa Rica (PCD) señaló que varios sicarios fueron entrenados por el Cartel de Sinaloa, mientras que otros se han desplazado a otros países para recibir entrenamiento. La PCD agregó que los nuevos delincuentes en Costa Rica suelen aprender de los que se han entrenado en el extranjero, o en las calles.

Según Chavarría, las estrategias aprendidas en el extranjero se hacen evidentes en las formas más violentas y especializadas como se están llevando a cabo los asesinatos.

Los asesinos costarricenses que se han especializado tienen entre 18 y 30 años de edad, y usualmente trabajan en servicios de seguridad para las organizaciones criminales, o bien como asesinos a sueldo, dijo Chavarría. Según las autoridades, el uso de motocicletas —desde las cuales los asesinos les disparan a sus víctimas desde el asiento del copiloto, mientras otra persona conduce— es actualmente el método más común para ejecutar los asesinatos por contrato.

Aunque los asesinos a sueldo comenzaron a surgir en Costa Rica a finales de los años noventa, su uso en el país se comenzó a intensificar en 2012, según la PCD.

Análisis de InSight Crime

Debido a su localización estratégica a lo largo de rutas del narcotráfico transnacional, en Costa Rica ha crecido en los últimos años el número de organizaciones criminales —provenientes tanto de Latinoamérica como de otras regiones—, que utilizan su territorio para realizar actividades ilícitas. De hecho, la intención de los carteles mexicanos de apoderarse de las rutas de tráfico costarricenses ha llevado incluso a que la nación centroamericana se lleve el apodo de “colonia mexicana”. Anteriormente, las organizaciones criminales transnacionales solían utilizar a los grupos costarricenses como facilitadores en el transporte de cargamentos de droga por el país.

VEA TAMBIÉN: Cobertura sobre Costa Rica

Pero esta situación puede estar cambiando. Además de los indicios de que los asesinos están siendo entrenados en México, otros ejemplos recientes permiten suponer que los costarricenses están aprendiendo de sus “maestros” extranjeros más experimentados, volviéndose cada vez más sofisticados y capaces de llevar a cabo actividades criminales especializadas. Por ejemplo, el 24 de noviembre las autoridades desmantelaron una red de narcotráfico que mensualmente transportaba 60 kg de cocaína desde Colombia hasta Costa Rica. Dos colombianos y dos costarricenses fueron detenidos, y aparentemente los colombianos estaban a cargo de las operaciones del grupo.

Aún más, esta cocaína estaba destinada al creciente mercado interno de drogas en Costa Rica. Se cree que el control que se ejerce sobre este mercado ha sido el culpable de que los niveles de violencia en el país hayan llegado a niveles “pandémicos”, pues las autoridades del país creen que casi la mitad de los asesinatos perpetrados en 2015 estuvieron relacionados con las drogas y el crimen organizado.

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn