Sospechas recaen sobre PCC en asesinato de periodista en frontera Brasil-Paraguay

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn

Hombres armados dispararon hasta matar a un influyente periodista brasileño que cubría temas policiales y de narcotráfico en la frontera entre Brasil y Paraguay, lo que subraya la precaria situación de los reporteros que trabajan en una región azotada por el dominio de grupos del crimen organizado y la corrupción rampante.

Lourenço “Leo” Veras —quien había asistido a InSight Crime en la investigación que adelanta en la zona, así como a otros medios extranjeros— fue asesinado la noche del 12 de febrero en su casa, en la ciudad limítrofe de Pedro Juan Caballero, departamento de Amambay, al este de Paraguay, informó ABC Color.

Los tres enmascarados, que entraron a casa de Veras mientras este cenaba con su familia en su patio, le dispararon 12 veces, principalmente en la espalda y remataron con un tiro a la cabeza. Veras fue trasladado a un hospital privado, pero se lo declaró muerto poco después de ingresar, según ABC Color.

El 24 de febrero, los fiscales en Paraguay anunciaron la captura de 10 sospechosos de la muerte de Veras —nueve por conspiración criminal y cargos de armas, según señaló un comunicado oficial de la Fiscalía General. Entre los capturados había seis paraguayos, tres brasileños y un boliviano.

Entre los detenidos se encuentra Cyntia Raquel Pereira, sospechosa de hacer parte de una violenta pandilla carcelaria brasileña conocida como Primer Comando de la Capital (Primeiro Comando da Capital, PCC), según afirmó el fiscal Marcelo Pecci. Pereira tenía una condena previa de 10 años de prisión en Brasil por narcotráfico y otros delitos, añadió.

Un campero Renegade, que fue visto transitando por el centro de Pedro Juan Caballero en las cámaras de vigilancia la noche del asesinato, fue llevado luego a casa de la mujer, como lo divulgó el medio informativo brasileño Estadão. El campero fue usado por los pistoleros, señalaron los fiscales. Durante las capturas, las autoridades incautaron el vehículo y varias armas, entre ellas cuatro pistolas Glock, dos revólveres y una escopeta.

Los fiscales también afirmaron que identificaron el arma usada para matar a Veras. Las pruebas de balística han mostrado que esta se había usado para cometer otros crímenes, indicó Pecci, miembro de la unidad especial de investigaciones asignada al caso. Los parientes de Veras, que fueron testigos del asesinato, también dieron descripciones de los asaltantes ante los fiscales.

VEA TAMBIÉN: Noticias y perfil de Paraguay

Aún no se conocen las razones por las que Veras fue atacado, pero se dice que los asesinos le cerraron la boca después de abalearlo, como si quisieran enviar un mensaje sobre su labor periodística. Como director de Porã News y periodista para muchas organizaciones en la región fronteriza durante años, había recibido amenazas en el pasado por su cubrimiento de los hechos policiales y de crimen organizado que se presentaban en Pedro Juan Caballero y Ponta Porã, situado al otro lado de la frontera del estado brasileño de Mato Grosso do Sul.

“El Fopep exhorta a las autoridades […] a realizar una investigación profunda para dar con los asesinos […] y exige inmediata protección de los colegas de la zona ante la inseguridad reinante y la falta de garantías para realizar el trabajo de informar”, se pronunció en un comunicado el Foro de Periodistas Paraguayos (Fopep), citado por ABC Color.

Análisis de InSight Crime

Los asesinatos de periodistas son raros en Paraguay, pero el homicidio de Veras eleva a 18 el total de reporteros abatidos desde que el país hizo su transición a la democracia, en 1992, según datos de La Nación. La organización Reporteros sin Fronteras ha expresado temores de una “lamentable falta de progreso” para garantizar la protección de los periodistas que trabajan en el país.

La organización identificó la región fronteriza con Brasil como particularmente peligrosa para quienes cubren hechos de narcotráfico y corrupción, pues muchas veces son atacados por organizaciones criminales que se benefician de un “clima de impunidad casi total”.

Veras no es el único periodista atacado por su trabajo en la frontera Brasil-Paraguay. En una salida de campo reciente, Cándido Figueredo, corresponsal de ABC Color, relató a InSight Crime las continuas amenazas que recibe de grupos del crimen organizado. Agujeros de bala de atentados anteriores contra su vida llenaban las paredes y puertas de su casa, de donde ahora solo sale acompañado de seguridad privada.

VEA TAMBIÉN: Persiste impunidad en casos de periodistas asesinados en Latinoamérica

“Hay mucho miedo. Los reporteros tomarán [la muerte de Veras] como un llamado a todos para que estén alertas”, declaró Blanca López, de C9N News, en conversación con InSight Crime.

El asesinato de Veras sigue a la espectacular fuga de 76 miembros del PCC, de la penitenciaría regional de Pedro Juan Caballero, en enero de 2020. Cuando las autoridades comenzaron a recapturar a algunos de los fugitivos hace unas semanas, parece que los grupos criminales ordenaron a los periodistas locales que dejaran de informar sobre el caso, según López.

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn