Uruguay ve un repunte en los homicidios bajo Mujica

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn

Uruguay ha visto un nivel récord de homicidios durante el mandato del presidente saliente, José Mujica. El aumento de la violencia será un desafío clave para quien lo suceda, así como para el futuro de su política de legalización de la marihuana.

Según un estudio publicado por el Observatorio Fundapro (pdf), un centro de estudios de seguridad aliado al Partido Colorado de la oposición, ha habido 1.263 asesinatos en Uruguay desde que Mujica asumió el cargo en 2010, en comparación con los 1.034 casos registrados bajo el presidente anterior, Tabaré Vázquez (vea la tabla abajo).

El aumento se debió principalmente a un rápido incremento en los asesinatos en la ciudad de Montevideo, la capital del país, desde 2011, señaló el estudio.

Ha habido un 60 por ciento más de asesinatos cometidos durante el gobierno de Mujica que durante la primera presidencia después del retorno del país a la democracia en 1984.

Según el estudio, el número de asesinatos de este año ubica la tasa de homicidios de Uruguay entre 8,1 y 8,5 por cada 100.000 habitantes, dependiendo de las estadísticas de población utilizadas, en comparación con una tasa de menos de 4 por 100.000 habitantes en 1984.

UrugMurders

Análisis de InSight Crime

Uruguay sigue siendo uno de los países más seguros de Latinoamérica, y su tasa de homicidios palidece en comparación con las zonas con altos niveles de violencia como Honduras y Venezuela, que tienen tasas de homicidios de más de 90 y 50 por cada 100.000 habitantes, respectivamente, según las últimas cifras de Naciones Unidas.

El aumento en los asesinatos en Uruguay ha sido bastante constante durante las últimas tres décadas, lo que sugiere que la violencia se debe a una tendencia social más amplia en lugar de a un colapso repentino en la situación de seguridad, como se ha visto en países como Honduras.

Sin embargo, el hecho de que los homicidios estén aumentando constantemente sigue siendo un motivo de preocupación. Además, aunque Uruguay puede ser más seguro que muchos de sus vecinos, sus residentes no se sienten seguros; en una encuesta de 2012 realizada por la Corporación Latinobarómetro (pdf), alrededor del 40 por ciento de los residentes clasificó la seguridad ciudadana como el mayor problema que enfrenta el país.

VEA TAMBIÉN: Uruguay, crimen organizado y la política de drogas

Mujica ha abordado la cuestión de la creciente violencia a través de sus reformas de legalización de la marihuana, que según él podría reducir la violencia mediante la eliminación de una importante fuente de ingresos para los grupos criminales. Sin embargo, con el tiempo de Mujica en el cargo agotándose, el éxito o el fracaso del proyecto, así como la cuestión más amplia de la creciente violencia, serán temas que deberá abordar su sucesor –probablemente será el presidente anterior, Tabaré Vázquez, quien es el favorito para ganar la segunda vuelta en las elecciones presidenciales del 30 de noviembre.

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn

1 Comentario

Comments are closed.