Venezuela es considerado como el país latinoamericano más corrupto: Informe

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn

Una vez más, Venezuela es percibido como el país más corrupto de Latinoamérica, según un nuevo informe de Transparencia Internacional, lo que sugiere que el presidente Nicolás Maduro tiene un largo camino por recorrer en cuanto a la limpieza de la imagen de su país.

Venezuela ocupa el lugar 161 entre los 175 países en todo el mundo en términos de percepción de corrupción, ganándose el dudoso honor de ser el país latinoamericano más corrupto, según el Índice de Percepción de la Corrupción 2014 de Transparencia International.

Este es el décimo año consecutivo que Transparencia Internacional clasifica a Venezuela como el país más corrupto de Latinoamérica. El índice mide la percepción de corrupción en el sector público.

Chile y Uruguay fueron clasificados como los países menos corruptos de Latinoamérica, y empataron en el lugar 21 en todo el mundo. Mientras tanto, Haití es considerado como el más corrupto del Caribe, compartiendo con Venezuela el lugar 161 en el índice, como se indica en el siguiente mapa.

La ONG también recomienda cuatro iniciativas de política que los líderes en las Américas deberían adoptar para reducir la corrupción: 1) poner fin a la impunidad de la corrupción, 2) hacer el financiamiento político más transparente, 3) reducir la desigualdad, y 4) establecer registros públicos de los propietarios de las empresas.

Análisis de InSight Crime

Los altos niveles de percepción de corrupción es algo especialmente llamativo cuando se comprara con otros países en el índice con calificaciones similares. Este año, la corrupción de Venezuela sólo es superada por un puñado de países, varios de los cuales están en medio de la guerra o conflictos armados como Irak, Afganistán y Somalia.

Desde una perspectiva histórica más amplia, Venezuela consistentemente ha sido considerado como uno de los países más corruptos de Latinoamérica desde mediados de los años noventa con base en los índices anteriores de Transparencia Internacional. Aunque muchos gobiernos anteriores a la administración del presidente Hugo Chávez fueron altamente corruptos, el régimen al estilo pretoriano de Chávez permitió que durante su mandato crecieran los vínculos entre funcionarios de seguridad y del gobierno y el crimen organizado.

A mediados de la primera década del siglo XXI, elementos de la Guardia Nacional de Venezuela, conocida como el Cartel de los Soles, se involucraron cada vez más en el tráfico de cocaína. Chávez, quien empezó a depender en gran medida de funcionarios militares de confianza para ocupar cargos en el gobierno después de una breve golpe de Estado en 2002, fracasó varias veces en garantizar investigaciones transparentes sobre la creciente participación de los militares en el narcotráfico. Esto permitió la continua expansión del cartel, y hubo informes en 2008 de funcionarios de seguridad venezolanos de alto nivel involucrados en un acuerdo de intercambio de drogas por armas con el grupo guerrillero de las FARC de Colombia.

VEA TAMBIÉN: Noticias y perfil de Venezuela

La usurpación de la rama judicial por parte del poder ejecutivo también jugó un papel fundamental en permitir el florecimiento de la corrupción mientras Chávez era presidente. Un exjuez de la Corte Suprema dijo a los medios de comunicación en 2012 que el gobierno interfirió con frecuencia en los procesos judiciales, como instruir a los jueces sobre cómo pronunciarse en casos de tráfico de drogas.

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn