Investigación y análisis de crimen organizado
Inicio Blog Página 577

Los Urabeños

7

Los Urabeños, también conocidos como las Autodefensas Gaitanistas de Colombia, son en la actualidad uno de las organizaciones narcotraficantes más ambiciosos y despiadadas de Colombia. Uno de los grupos compuestos por ex mandos medios paramilitares, han causado que las tasas de homicidio aumenten vertiginosamente dondequiera que aparecen.

 

Historia

Los Urabeños toman su nombre de Urabá una región muy preciada por los narcotraficantes, al noroeste del país cerca a la frontera con Panamá, ya que ofrece acceso al Caribe y la costa del Pacífico desde los departamentos de Antioquia y Chocó. No obstante, los orígenes del grupo se remontan a otra región, los Llanos Orientales donde Daniel Rendón Herrera, más conocido como “Don Mario”, manejaba las finanzas del grupo paramilitar del Bloque Centauros.

Los traficantes de cocaína en Colombia han competido con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) por el territorio y la influencia en los Llanos Orientales. En 1997, los comandantes paramilitares Carlos y Vicente Castaño de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) comenzaron a enviar tropas a la zona con el fin de cooptar el negocio de la droga de la guerrilla. En 2001, los Castaño vendieron el Bloque Centauros a Miguel Arroyave, supuestamente por US$7 millones. Fue Arroyave quien convenció a Don Mario para que trabajara para él.

Datos Urabeños

Fundación
2006

Miembros
Alrededor de 1.800 miembros

Liderazgo
Darío Antonio Úsuga, alias “Otoniel”

Actividades criminales 
Tráfico y venta de drogas, secuestro, extorsión, asesinato

 

Datos Colombia

Tasa de homicidios

Actividades Criminales
Producción de drogas, secuestro, venta local de drogas, tráfico de armas, lavado de dinero, trata de personas

Principal Criminal Groups
Los Urabeños, Los Rastrojos, FARC, ELN, Libertadores de Vichada, Oficina de Envigado, ERPAC, EPL

 

Bajo la supervisión de Don Mario, los Centauros se convirtieron en una de las facciones más ricas dentro de las AUC. Los Centauros traficaban con cocaína, apoyaban políticos locales, extorsionaban ganaderos y agricultores, y cobraban los impuestos de seguridad para productos desde alcohol hasta petróleo.

Sin embargo, los Centauros pronto comenzaron a enfrentarse con un grupo paramilitar rival: las Autodefensas Campesinas de Casanare (ACC). Las ACC eran uno de los grupos de autodefensas más antiguos en Colombia, liderado por Héctor Germán Buitrago Parada, alias “Martín Llanos”. Presuntamente, las ACC fueron los primeros en llamar a los Centauros “los de Urabá”, “Paisas” o “Urabeños”, todas referencias a la región de Antioquia, de donde eran oriundos muchos de los paramilitares.

En 2004, la guerra encarnizada entre las ACC y los Centauros había dejado unos 3.000 muertos. Don Mario huyó de los Llanos Orientales en junio luego de una pelea con Arroyave, encontrando refugio en la región de Urabá, donde su hermano Freddy, alias “El Alemán”, encabezaba su propio grupo paramilitar, el Bloque Elmer Cárdenas. Poco después, Arroyave fue emboscado y asesinado por sus antiguos aliados, incluyendo a Pedro Oliveiro Guerrero, alias “Cuchillo”.

Cuando El Alemán se desmovilizó en 2006, su hermano Don Mario aprovechó la oportunidad para ampliar sus operaciones de narcotráfico en el golfo de Urabá. Él reclutó a muchos de los combatientes que estuvieron bajo el mando de Freddy, así como a exmiembros de la extinta guerrilla, Ejército Popular de Liberación (EPL). Desde Urabá, el grupo criminal desplegó lanchas rápidas cargadas de cocaína a Centroamérica o el Caribe; algunas estimaciones las sitúan entre 10 a 20 lanchas por semana. En 2008, Don Mario fue uno de los traficantes más ricos y buscados en Colombia.

Don Mario trató de expandir su imperio, moviéndose hacia el sur de la provincia de Córdoba, la región del Bajo Cauca en el norte de Antioquia, e incluso se aventuró en Medellín, ciudad controlada por largo rato por la temida Oficina de Envigado. Sus hombres comenzaron a chocan con los Paisas, entonces un ala rural armada de la Oficina. La policía culpó a la organización de Don Mario de al menos 3.000 homicidios entre 2007 y 2009. El 15 de abril de 2009, un equipo de 200 comandos de la policía capturó Don Mario en una finca en el área rural del Urabá.

Después de su captura, los remanentes de la organización de Don Mario cayeron bajo el mando de los hermanos Úsuga, Juan de Dios y Antonio Dario, dos ex mandos medios paramilitares que aparentemente trabajaban con Don Mario desde los años noventa. Los dos comenzaron con un estimado de 250 hombres y desde entonces han logrado crecer de manera exponencial.

El 1 de enero de 2012, Juan de Dios murió en una redada policial en un rancho en el departamento del Chocó. En una muestra sorprendente de su poder, los Urabeños organizaron una serie de ataques coordinados en el norte de Antioquia como protesta por la muerte de su líder, repartiendo volantes que hacían referencia al nombre antiguo del grupo: las Autodefensas Gaitanistas. Los Urabeños demostraron también su intención de responder agresivamente a la muerte de su líder cuando se ofreció públicamente una recompensa de US$1.000 por cada policía asesinado en Antioquia, una estrategia de relaciones públicas más asociada con Pablo Escobar.

Los Urabeños cuentan con al menos 1.200 miembros en su primer nivel de mando. Este comando especializado despliega equipos (o células) de hombres entrenados y armados en las zonas rurales vitales para las operaciones de narcotráfico. Una vez establecidas, las células se tratan de reclutar informantes locales, especialmente los colaboradores que puedan informar de las acciones de las fuerzas de seguridad. Estas incluyen zonas con puertos marítimos naturales a lo largo de la costa del Caribe, o áreas donde la pasta base debe es comprada, como Caucasia o Tarazá en Antioquia. 

Los Urabeños también son conocidos por contratar bandas delincuenciales locales que les ayuden con el microtráfico, la extorsión y los homicidios selectivos. Al “patrocinar” bandas de bajo nivel, los Urabeños han sido capaces de mantener selectos grupos de hombres altamente disciplinados en el campo, responsables de porciones cada vez más grandes de territorio. Esta es la táctica que han estado empleando en la segunda ciudad más grande de Colombia, Medellín, donde han estado en una pelea en contra de los remanentes de la Oficina de Envigado, irrumpiendo en nuevos territorios y contratando a pandillas locales que se oponen a la Oficina y a las pandillas que son leales a ese grupo también. Igualmente, hay indicios de que el grupo ha tenido éxito suficiente en términos de reclutamiento, incursionando en territorios clave como Barrancabermeja, Santander, uno de los puertos petroleros de Colombia largo rato preciado por los Rastrojos, su rival.

Cuando se trata de narcotráfico, los Urabeños son similares a los grupos rivales como los Rastrojos o los Paisas, en cuanto a que no están interesados ??en controlar toda la cadena de producción de drogas. Pero no han demostrado ser tan hábiles como los Rastrojos cuando se trata de formar alianzas con otros jugadores importantes del narcotráfico. Los Urabeños compraran base de coca a las FARC, pero ambos grupos no colaborar más allá de eso.

Lo que ayuda a los Urabeños a competir es su disciplina militar: hasta ahora han demostrado ser inmune al tipo de luchas internas que están destrozando a los Paisas o la Oficina.Los Urabeños tienen una rigurosa disciplina militar en todas sus operaciones, y están bien consolidados en la costa del Caribe, contratando a las bandas delincuenciales locales para actuar como informantes, sicarios o distribuidores de droga. Al evitar las luchas internas y al pagarle bien a sus reclutas, el grupo ha ganado una ventaja comparativa sobre los Rastrojos, su principal rival.

Los Urabeños han expandido recientemente su infliencia en las operaciones de minería ilegal, especialmente en Antioquia, donde aparentemente negociaron la compra de las actividades mineras de los Rastrojos. Están fuertemente dedicados a la extorsión, y en las áreas bajo su dominio exigen el pago de protección desde empresarios hasta niños que van al colegio. 

En 2012, los Urabeños presuntamente llegaron a un acuerdo de no agresión con los Rastrojos y los Paisas, aunque este no redujo la violencia en muchas de las áreas disputadas por estos grupos. 

En 2015, surgieron rumores de que los Urabeños estaban en conversaciones de negociar un proceso de paz con el gobierno, tal vez con la esperanza de beneficiarse de las simultáneas negociaciones de paz con las FARC.

Liderazgo

Darío Antonio Úsuga, alias “Otoniel”, es el jefe de los Urabeños, y ha evitado ser capturado por las autoridades colombianas en numerosas ocasiones. Su centro de operaciones es la región del Urabá, al noroeste de Colombia, donde se esconde en la selva para evitar ser capturado. Dada a su vida de prófugo, sin embargo, es difícil establecer cuál es el control directo que ejerce sobre las actividades diarias de los Urabeños.

Durante los últimos meses de 2014 y a comienzos de 2015, muchos de los socios cercanos de Otoniel y líderes de los Urabeños, fueron capturados.

 

Geografía

Su base de operaciones está cerca y alrededor del golfo de Urabá, entre los municipios de Tierralta y Valencia en Córdoba y los once municipios de la subregión del Urabá en Antioquia.

Aunque su base está en los departamentos de Antioquia, Chocó y Córdoba; y también han expandido su presencia en La Guajira, Cesar, Santander, Valle del Cauca y en grandes ciudades como Medellín y Bogotá.

Lo que es más, su presencia se está expandiendo a medida que sus aliados caen. Con los Rastrojos tambaleándose por una serie de pérdidas importantes en 2012, los Urabeños han realizado con éxito una incursión en el suroeste del Valle del Cauca, un bastión clave Rastrojos, que incluye al puerto de Buenaventura. Los Urabeños están ahora bien posicionados para convertirse en la organización criminal más poderosa de Colombia.

Aliados y enemigos

Los Urabeños son enemigos de Los Rastrojos y Los Paisas, y han combatido a La Empresa por el control de la ciudad de Buenaventura. También hay indicios de que el grupo esté coordinando ataques conjuntos con las FARC contra la policía de Colombia.

Perspectivas

Los Urabeños son tal vez la organización criminal más poderosa de Colombia. El gobierno colombiano afirmó en 2013 que los Urabeños eran la única BACRIM con presencia nacional y que de acuerdo a las estadísticas oficiales, el número de miembros de la banda pasó de 1.970 a 2.366 en 2012, haciendo a la banda más grande que la segunda organización guerrillera que tiene el país, el ELN. En mayo de 2013, el Departamento del Tesoro de Estados Unidos denominó a los Urabeños como organización narcotraficante internacional.

Sin embargo, los Urabeños también han sufrido reveses en su continua lucha contra Los Rastrojos en Cali, en el departamento del Valle del Cauca, con la captura de figuras clave como Greylin Fernando Varón Cadena, alias “Martín Bala” y Orlando Gutiérrez Rendón, alias “Negro Orlando”, capturados en mayo de 2013, y al aliado de la banda Héctor Mario Urdinola, alias “Chicho”, arrestado en enero.

Además, en 2015 el gobierno colombiano incrementó las operaciones contra los Urabeños en su área de operaciones en Urabá, con el fin de capturar al jefe de la banda y desarticularla.

 

Cartel de Juárez

5

En su larga y turbulenta historia, el Cartel de Juárez ha sido responsable del tráfico de toneladas de narcóticos desde México a Estados Unidos, y la intensa rivalidad del grupo con el Cartel de Sinaloa contribuyó a convertir a Juárez en uno de los lugares más violentos del mundo.

Historia

El Cartel de Juárez es una de las organizaciones criminales más antiguas y poderosas de México. Desde sus inicios, el grupo se ha centrado en el narcotráfico, pero se ha expandido a otras actividades criminales, como la trata de personas, el secuestro, el microtráfico y la extorsión. Con sede en Ciudad Juárez, en el estado de Chihuahua al norte de México, el Cartel de Juárez también es conocido como la Organización Vicente Carrillo Fuentes (OVCF), en honor a su líder.

Los orígenes del Cartel de Juárez datan de la década de 1980, cuando Ciudad Juárez estaba bajo el control de Rafael Aguilar Guajardo. Este trabajaba muy de cerca con el Cartel de Guadalajara, y luego de la captura de su líder, Miguel Ángel Félix Gallardo, recibió el control de Juárez. En circunstancias misteriosas, Aguilar Guajardo resultó asesinado en Cancún en 1993. Su lugarteniente Amado Carrillo Fuentes, alias “El Señor de los Cielos”, no demoró en asumir el control.

La organización creció exponencialmente bajo el mando de Carrillo Fuentes. Más inclinado a la negociación que a la guerra, Carrillo Fuentes reconstruyó y amplió la antigua red de Félix Gallardo. Con el tiempo llegó a controlar al menos la mitad de todo el tráfico mexicano e incluso extendió sus operaciones a Centro y Suramérica, incluidos Chile y Argentina. El alias de Carrillo, “El Señor de los Cielos”, describe acertadamente su método: mediante el uso del tráfico comercial y de mensajería, el Cartel de Juárez movió miles de toneladas de cocaína de Colombia a México por vía aérea. Desde México, la droga era transportada a Estados Unidos por tierra. Carrillo Fuentes amplió su alcance mediante la creación de sus propias redes de distribución en Estados Unidos. Murió repentinamente en 1997 mientras se realizaba una cirugía plástica, pero dejó un cartel bien estructurado, y un vacío al frente.

Los hermanos de Amado, Vicente y Rodolfo, se hicieron cargo del cartel, pero rápidamente surgió una guerra por el poder. Después de algunas disputas internas, los dos hermanos y su sobrino, Vicente Carrillo Leyva, establecieron una línea de mando firme. En 2002, se aliaron con Juan José Esparragoza Moreno, alias “El Azul”, un exmiembro de la policía federal judicial mexicana; Ismael Zambada, alias “El Mayo”; los hermanos Beltrán Leyva y Joaquín Guzmán Loera, alias “El Chapo”.

Las autoridades los llamaron “La Federación”, pero la alianza duró poco. Después de que Rodolfo matara a dos socios de Guzmán por no pagarle por el uso del corredor de Juárez, Guzmán reunió a sus aliados y dictó sin más la sentencia de muerte contra Rodolfo, alias “El Niño de Oro”. Frente a ese dilema, los aliados de Guzmán se fueron con él. Rodolfo fue asesinado con su esposa cuando salían de una sala de cine en septiembre de 2004. El hermano de Guzmán, Arturo, fue asesinado pocos meses después. La guerra comenzó y México aún no se recupera.

El Cartel de Juárez tiene operaciones bien establecidas de transporte, almacenamiento y seguridad en todo el país. Está además en capacidad de cooptar a las autoridades locales y estatales, en especial a la policía judicial o ministerial (detectives) y a las fuerzas municipales. Durante mucho tiempo ha cobrado un impuesto por dejar que otros grupos usen sus “plazas” o corredores para el tráfico de drogas, depende de alianzas para operar a lo largo y ancho del país.

Pero el nuevo modus operandi en el país, que usa ejércitos más sofisticados para controlar grandes porciones de territorio, ha dificultado la competencia de este grupo. Aunque sus dos agrupaciones principales, La Línea y Los Aztecas son formidables, les ha resultado difícil seguirles el paso a sus competidores que trabajan para el Cartel de Sinaloa. La Línea, que impone la ley del cartel en las cales, ha sido especialmente golpeada.

Ciudad Juárez registró una baja en los homicidios en 2011, con una caída de los homicidios a su punto más bajo en dos años durante el mes de mayo, algo que algunos atribuyen al menor poder de La Línea. Es posible que ese brazo armado, al igual que otros narcotraficantes pasando por un mal momento, hayan hecho una alianza con Los Zetas. Sin embargo, algunos analistas plantean que el que va en declive es el Cartel Juárez, y La Línea el que va en ascenso.

El Cartel de Juárez también creó Los Linces, un grupo integrado por unos 80 desertores de las Fuerzas Especiales del Ejército, quienes se encargan de proteger a los miembros del cartel y los cargamentos de drogas.

En la actualidad, el Cartel de Juárez sigue enfrentando a grupos rivales en su fortín tradicional de los alrededores de Ciudad Juárez. Solo en 2018 se cometieron más de 1.200 homicidios en esa zona, un récord, pues desde 2011 no se registraban más de 1.000 homicidios en la ciudad. En ese año, los carteles de Juárez y Sinaloa se enfrentaron en una guerra sin cuartel por el control de la estratégica ciudad fronteriza.

La actual violencia puede estar motivada por las facciones disidentes del Cartel de Juárez, al igual que por bandas callejeras locales que esos grupos usan como brazos armados para asegurar el territorio para el microtráfico en las calles y para el tráfico de cargamentos más grandes al otro lado de la frontera.

En noviembre de 2019, se vinculó a la facción La Línea del Cartel de Juárez con la brutal masacre de nueve ciudadanos con doble ciudadanía estadounidense y mexicana de una comunidad mormona transfronteriza. Las muertes llamaron la atención sobre esos llamados “pequeños ejércitos”, o grupos como La Línea que surgieron como contratistas de seguridad para los carteles dominantes de México, y han surgido para tener una participación central en el control territorial para grupos más grandes.

Liderazgo

En los últimos años, el Cartel Juárez se ha fragmentado en facciones disidentes menores como La Línea, quienes parecen tener más de una función en el control del territorio que anteriormente tenía el grupo.

Luis Carlos Vázquez Barragán, alias “El 20”, estaba al mando de la facción y presuntamente recibía órdenes directas de Carrillo Fuentes antes de su muerte, para ayudar al Cartel de Juárez mover grandes cargamentos de drogas al otro lado de la frontera entre Estados Unidos y México, y en la planeación de asesinatos selectivos. Pero las autoridades mexicanas lo capturaron en Chihuahua en 2010.

Desde entonces, no es muy claro quién ostenta el mando en las filas de La Línea.

Geografía

En la cima de su poder, el cartel operaba en casi 21 estados de México, y sus principales zonas de influencia incluían Sinaloa, Durango, Jalisco, Coahuila, Zacatecas, Michoacán, Colima, Nayarit, Oaxaca, Guerrero, Veracruz, Chiapas, Campeche, Yucatán, Quintana Roo, Puebla, Morelos y Ciudad de México.

El cartel mantiene un control indisputado en Ciudad Juárez y el Valle de Juárez, que sigue siendo el corredor clave para el transporte de drogas hacia Estados Unidos. Todavía tiene algún control sobre la policía local y estatal, y sobre algunos políticos. Ha cooptado a las bandas delincuenciales locales para convertirlos en su brazo armado, lo que cambió la dinámica de la zona y aumentó la confrontación violenta con sus rivales.

El tráfico de drogas se realiza mediante el establecimiento de dos frentes importantes en ambos lados de la frontera. La Línea y Los Linces controlan el transporte hasta la frontera de México con Estados Unidos, y la otra pandilla, Los Aztecas, maneja la operación del lado de Estados Unidos, con operaciones en El Paso, Dallas y Austin.

Aliados y enemigos

En sus zonas de influencia, el Cartel de Juárez se vale de pandillas locales como asesinos a sueldo, cambiando la dinámica en dichas áreas y creando violentas confrontaciones con sus rivales.

Para hacerle frente a su rival, el Cartel de Sinaloa, se alió con sus antiguos rivales de la Organización Beltrán Leyva (OBL) y Los Zetas. También ha tratado de establecer más contacto directo con los proveedores de drogas en Colombia, principalmente con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Más recientemente, se ha vuelto a desatar una sangrienta guerra en el estado limítrofe de Chihuahua entre los carteles de Juárez y Sinaloa, posiblemente por el control de rutas claves de tráfico hacia Estados Unidos. Un grupo vinculado al Cartel de Sinaloa, conocido como Los Salazar, que opera en el estado de Sonora, y la facción del Cartel de Juárez, conocida como La Línea, con operaciones en el estado de Chihuahua comenzaron a enfrentarse fuertemente en los últimos años.

Otro grupo que surgió hace poco para desafiar el control del Cartel de Juárez a lo largo de la frontera es el Nuevo Cartel de Juárez. El grupo supuestamente se alió con el Cartel Jalisco Nueva Generación (CJNG) para ayudarlos a entrar a la zona. Dicho esto, la facción La Línea del Cartel de Juárez y Los Salazar, del Cartel de Sinaloa, parecen tener mucha más influencia que los rivales recién llegados.

Perspectivas

A pesar de los informes recientes sobre su declive, el Cartel de Juárez sigue siendo una de las organizaciones criminales más poderosas de México y la región. Células pequeñas realizan diferentes tipos de operaciones que van desde el transporte hasta la distribución de drogas. Pandillas delincuenciales, principalmente en el norte, actúan como su brazo armado y están involucradas en crimenes como la trata de personas y el secuestro.

Pese a eso, el Cartel de Juárez es actualmente la sombra de lo que alguna vez fue. La fragmentación ha acosado al grupo en los últimos años, y parece que las facciones armadas desarrolladas con fines de seguridad ahora tienen más influencia en las regiones fronterizas bajo el control del grupo.

Cartel de Tijuana

11

El Cartel de Tijuana, también conocido como la Organización Arellano Félix, tiene su base operaciones en uno de los pueblos fronterizos más importantes en términos estratégicos de México. Como consecuencia de las luchas internas, arrestos y muertes de sus más importantes líderes, el Cartel de Tijuana es tan solo un vestigio de lo que alguna vez llegó a ser en los años noventa y comienzos del siglo XXI, cuando era considerado una de las organizaciones criminales más violentas y poderosas de México.

Historia

Al igual que la mayoría de los carteles mexicanos, el Cartel de Tijuana es originario del estado de Sinaloa. Los fundadores de este cartel trabajaron de la mano del legendario Miguel Ángel Félix Gallardo. Félix Gallardo, alias “El Padrino”, consolidó su organización criminal en Sinaloa transportando marihuana y heroína a Estados Unidos durante los años sesenta, en compañía de lo que posteriormente sería el Cartel de Guadalajara. Este grupo incluía a Pedro Avilés Pérez, Rafael Caro Quintero y Ernesto Fonseca.

El grupo huyó de Sinaloa a Tijuana a finales de los años setenta durante una incursión militar en la región, la cual incluyó arrestos masivos y campañas de fumigación de cultivos. En medio de la ofensiva, la policía dio de baja a Avilés Pérez, aunque rápidamente fue reemplazado por una nueva generación, incluyendo a un engreído sinaloense llamado Joaquín Guzmán Loera, alias “El Chapo”. Después de trabajar durante varios años con Félix Gallardo, Guzmán Loera crearía el Cartel de Sinaloa. Los demás miembros del grupo preparaban a quienes serían sus futuros reemplazos: los dos sobrinos de Fonseca, Armando y Vicente Carrillo Fuentes, crearían luego el Cartel de Juárez; los hermanos Arellano Félix —Benjamín, Ramón, Rafael, Javier y Eduardo (presuntamente sus otros dos hermanos, Luis Fernando y Carlos, no participaron)— formarían la columna vertebral del Cartel de Tijuana.

Datos Cartel de Tijuana

Fundación
1989

Miembros
Cantidad desconocida

Liderazgo
Dirigido por Enedina Arellano Félix, alias “La Narcomami”

Actividades criminales 
Narcotráfico, venta de drogas, extorsión, secuestro, robo de gasolina, trata de personas, contrabando, sicariato, lavado de dinero

Datos México 

Tasa de homicidios

Actividades criminales

Tráfico y venta de drogas, trata y tráfico de personas, extorsión, secuestro, prostitución, robo de gasolina, lavado de dinero, tráfico de armas

Principales grupos criminales

Los Zetas, Cartel de Sinaloa, Cartel del Golfo, Familia Michoacana, Cartel de Juárez, OBL, Caballeros Templarios

Después de trasladar sus operaciones a Guadalajara, el grupo comenzó a trabajar de cerca con traficantes colombianos, quienes estaban comenzando a mover grandes cantidades de cocaína a través del istmo. A principios de los años ochenta, Enrique Camarena, un agente veterano de la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA por sus iniciales en inglés), empezó a reunir evidencias para procesar a los miembros del cartel. Poco tiempo después de que Camarena hubiera ayudado a las autoridades mexicanas a destruir una gran plantación de marihuana, miembros del cartel lo secuestraron y posteriormente lo asesinaron. Esto produjo la respuesta del gobierno estadounidense, que comenzó una campaña masiva de persecución y presionó a México a hacer lo mismo. Rafael Caro Quintero fue capturado en abril de 1985 en Costa Rica, y después de pasar 28 años en prisión en México, fue liberado por un tecnicismo legal en agosto de 2013. El Padrino se mantuvo prófugo durante años hasta que fue arrestado en abril de 1989.

Una vez en la cárcel, Félix Gallardo convocó a una reunión de sus socios en Acapulco, con el fin de dividir los territorios: Guzmán Loera y su socio, Héctor Luis Palma Salazar, recibirían zonas de Baja California y Sonora; Rafael Aguilar Guajardo el área comprendida entre Juárez y Nuevo Laredo (los hermanos Carrillo Fuentes luego se harían cargo de esta ruta); los hermanos Arellano Félix por su parte se harían cargo de Tijuana. Sin embargo, prácticamente desde el comienzo, los hermanos Arellano Félix querían más. En 1989, poco tiempo después del encarcelamiento de Félix Gallardo, Ramón Arellano Félix asesinó a un socio cercano de Guzmán Loera.

Los hermanos no esperarían para expandirse, y poco después de la captura de El Padrino, Ramón Arellano Félix ordenó la muerte de un socio cercano de Guzmán en Sinaloa. La guerra no tardó en desatarse. En mayo de 1993, los hermanos Arellano Félix enviaron sicarios para interceptar a Guzmán Loera en un aeropuerto, pero en su lugar asesinaron a un cardenal mexicano. Francisco Rafael Arellano Félix fue arrestado por las autoridades mexicanas en 1993, pero luego de que Guzmán y Palma fueran arrestados, el clan de los Arellano Félix alcanzó un crecimiento inusitado. Posteriormente hicieron pactos con el clan Caro Quintero en Sonora, con el Cartel del Milenio en Michoacán (liderado por los hermanos Valencia), así como alianzas en Colima, Jalisco y Oaxaca que les permitieron tener control sobre el tráfico de Norte a Sur.

Después de que Guzmán Loera escapara de la prisión en 2001, comenzó una nueva escalada de violencia. En febrero de 2002, Ramón Arellano Félix viajó a Mazatlán para supervisar y tomar parte en un atentado en contra de la otra fuerza del Cartel de Sinaloa, Ismael Zambada García, alias “El Mayo”. Sin embargo, los hombres de El Mayo consiguieron tomar la delantera y asesinaron a Ramón. Un mes después las autoridades mexicanas arrestaron a su hermano Benjamín. La organización se reajustó de nuevo y Eduardo Arellano Félix y su hermana Enedina tomaron el liderazgo. Pero numerosos arrestos en Estados Unidos y la extradición de otros miembros hacia ese país para enfrentar cargos por narcotráfico, cambió la balanza de poder a favor de los cada vez más activos agentes policiales de Estados Unidos en ambos lados de la frontera. Poco después de cumplir una sentencia de 10 años en México, Francisco Rafael Arellano Félix fue extraditado a Estados Unidos en 2006, pero fue dejado en libertad por buena conducta. Las autoridades mexicanas capturaron a Francisco Javier Arellano en 2006, y a Eduardo Arellano en 2008.

Después del arresto de Eduardo Arellano Félix, el grupo se dividió. Fernando Sánchez Arellano, conocido como “El Ingeniero”, y sobrino de los fundadores del cartel, tomó las riendas de una facción, mientras que Eduardo Teodoro García Simental, conocido como “Teo” o “Tres Letras”, lideró la otra. El Teo buscó una alianza con el Cartel de Sinaloa, mientras que Sánchez Arellano presuntamente formó una alianza con Los Zetas. Se dió una lucha sangrienta, pero tras el arresto de Teo en enero de 2010, parece que la organización se consolidó de nuevo alrededor de El Ingeniero.

En diciembre de 2012, Eduardo, el último de los hermanos Arellano Félix en prisión, fue extraditado a Estados Unidos y sentenciado a 15 años de prisión en agosto de 2013. El hermano mayor, Francisco Rafael, fue asesinado por un sicario en octubre de 2013, aunque no era considerado un jugador importante en el momento de su captura. El Ingeniero fue capturado por las autoridades mexicanas en junio de 2014, dejando a su madre, Enedina, a cargo de la organización.

Desde 2010 existe una paz relativa en Tijuana, que ha sido atribuida a una tregua entre los Carteles de Tijuana y Sinaloa, siendo este último el que ostenta el control de Tijuana y sus áreas vecinas. Sin embargo, información publicada a inicios de 2015 indica que el Cartel de Tijuana intenta retomar territorios de Sinaloa. Otros informes indican que el Cartel de Tijuana se está expandiendo internacionalmente.

Liderazgo

Enedina Arellano Félix, alias “La Narcomami” dirige al Cartel de Tijuana. Enedina es hermana de los fundadores del Cartel. Antes de dirigirlo, era la encargada de las operaciones financieras de la organización, así como del lavado de dinero.

Geografía

El Cartel de Tijuana opera principalmente en la ciudad cuyo nombre toma. Ubicada en la frontera con Estados Unidos, Tijuana es un punto estratégico para el tráfico de drogas hacia el Sur de California.

Aliados y enemigos

Se sospecha que la organización hizo una tregua con su antiguo rival, el Cartel de Sinaloa. Sin embargo, información reciente indica que ambos grupos reiniciaron sus rivalidades.

Perspectivas

Aunque el poder ostentado por el cartel durante los años noventa ha disminuido significativamente, todavía tiene suficiente fuerza para cobrar “piso” (un tipo de impuesto) al Cartel de Sinaloa para poder transportar drogas a través de su territorio. La captura de El Chapo Guzmán y su posible expansión internacional podrían ayudar al Cartel de Tijuana a volver a ganar poder.

Edgardo Leyva Escandon, alias ’24’

0

Edgardo Leyva Escandón, alias “24”, trabajó desde 1994 con la Organización Arellano Félix, también conocida como el Cartel de Tijuana. Es especialista en armas y temas de seguridad. Estados Unidos solicitó su captura en 2009.

Historia

Edgardo Leyva comenzó a trabajar con el Cartel de Tijuana como francotirador en 1994. Las autoridades de Estados Unidos lo han señalado como uno de los principales proveedores de armas de fuego y municiones del grupo. Ha estado fugitivo desde la captura del capo del Cartel de Tijuana, Javier Arellano Félix, en 2006.

Actividades criminales

Según información del gobierno de Estados Unidos, 24 ha trabajado como francotirador, sicario  y proveedor de armas.

Geografía

El Cartel de Tijuana opera principalmente en la ciudad de Tijuana, en la frontera de México y Estados Unidos, y usa esta ubicación para traficar drogas al sur de California.

Aliados y enemigos

Aunque se sospecha que el Cartel de Tijuana hizo una tregua con el Cartel de Sinaloa, hay indicios de que ambas organizaciones son nuevamente enemigas.

Perspectivas

En octubre de 2009 sus activos fueron congelados y el Departamento de Estado de Estados Unidos ha ofrecido hasta US$2 millones por información que lleve a su captura.

Edgardo Leyva Escandón, alias “24”, trabajó desde 1994 con la Organización Arellano Félix, también conocida como el Cartel de Tijuana. Es especialista en armas y temas de seguridad. Estados Unidos solicitó su captura en 2009.

Historia

Edgardo Leyva comenzó a trabajar con el Cartel de Tijuana como francotirador en 1994. Las autoridades de Estados Unidos lo han señalado como uno de los principales proveedores de armas de fuego y municiones del grupo. Ha estado fugitivo desde la captura del capo del Cartel de Tijuana, Javier Arellano Félix, en 2006.

Actividades criminales

Según información del gobierno de Estados Unidos, 24 ha trabajado como francotirador, sicario  y proveedor de armas.

Geografía

El Cartel de Tijuana opera principalmente en la ciudad de Tijuana, en la frontera de México y Estados Unidos, y usa esta ubicación para traficar drogas al sur de California.

Aliados y enemigos

Aunque se sospecha que el Cartel de Tijuana hizo una tregua con el Cartel de Sinaloa, hay indicios de que ambas organizaciones son nuevamente enemigas.

Perspectivas

En octubre de 2009 sus activos fueron congelados y el Departamento de Estado de Estados Unidos ha ofrecido hasta US$2 millones por información que lleve a su captura.

Víctor Julio Suarez Rojas, alias ‘Mono Jojoy’

0

Hasta su muerte en septiembre de 2010, Víctor Julio Suarez Rojas, alias “Mono Jojoy,” fue el máximo comandante militar del grupo guerrillero colombiano de las FARC, jefe del temido Bloque Oriental, y un miembro del mando más alto del grupo, el Secretariado.

En muchos círculos era considerado el segundo al mando de la guerrilla y era respetado dentro de la organización por sus estrategias y destrezas militares. Como comandante del Bloque Oriental, el Mono Jojoy fue responsable de las actividades de cuatro bloques de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) que operan en los Llanos Orientales de Colombia. Su muerte dejó un vacío muy grande en el grupo.

Historia

El Mono Jojoy se unió a las FARC a los 12 años. Se abrió camino hasta convertirse en jefe de escuadrón y luego comandante de compañía. Su valiente enfoque llamó la atención del comandante máximo de la guerrilla, Pedro Marín, alias “Manuel Marulanda” o “Tirofijo,” quien se convirtió en su mentor y fue el responsable de su meteórico ascenso a través de las filas.

Más tarde creó una escuela para entrenar unidades especiales que utilizaban tácticas al estilo de Vietnam. También es reconocido por haber participado en varios ataques importantes a bases militares en el sur y el oriente de Colombia a mediados de los años noventa, lo cual cambió la cara de la guerra colombiana. Durante un tiempo, incluso trató de “liberar” zonas, una táctica muy utilizada por los rebeldes del FMLN en El Salvador, aunque sin éxito.

Actividades criminales

El Mono Jojoy también estuvo en el centro de las actividades de narcotráfico de las FARC. Además de adueñarse de gran parte de la producción de coca del país, muchos frentes de las FARC bajo el mando del Mono Jojoy crearon sus propias redes de distribución de droga en Venezuela y Brasil. Las autoridades colombianas creen que él también estuvo a cargo de los rehenes del grupo y de los negocios de secuestro, y fue acusado de ordenar el secuestro de la entonces candidata presidencial Ingrid Betancourt y tres contratistas estadounidenses en 2002 y 2003, respectivamente. 

Al momento de su muerte, en Colombia había 62 órdenes de arresto contra el líder guerrillero. Entre los cargos estaban narcotráfico, secuestro, extorsión, rebelión y terrorismo, y reclutamiento forzado de niños. También estuvo implicado en el atentado de 2003 de El Nogal, un lujoso club deportivo y social en Bogotá, que dejó 36 personas muertas y otras 100 heridas. El gobierno de Estados Unidos solicitó su extradición para enfrentar cargos de tráfico de drogas y homicidio.

Geografía

El Mono Jojoy comandaba el Bloque Oriental de las FARC, el cual opera en la región de los Llanos Orientales de Colombia, cerca de la frontera con Venezuela.

Aliados y enemigos

Las FARC tienen alianzas tanto con el Ejército de Liberación Nacional (ELN) como con los grupos criminales conocidos como Bacrim (acrónimo de “bandas criminales”). Las FARC han participado en operaciones conjuntas con el ELN y algunos de sus frentes colaboran con las Bacrim en el tráfico de drogas.

Perspectivas

Mono Jojoy sufría de diabetes, llevandolo a la búsqueda constante de insulina, un factor que ayudó a las autoridades a localizar y bombardear su campamento en septiembre de 2010

José Jesús Méndez Vargas, alias ‘El Chango’

10

José Jesús Méndez Vargas, alias “El Chango”, fue una figura clave del grupo criminal mexicano La Familia Michoacana, y era considerado la mano derecha del líder del grupo, Nazario Moreno, alias de “El Más Loco” o “El Chayo”. El Chango fue capturado el 21 de junio de 2011.

Historia

Este presunto exintegrante del Cartel del Golfo coordinaba el envío de cargamentos de metanfetaminas y de cocaína. Su equipo de seguridad era conocido como “Los Doce Apóstoles”, otra muestra de la macabra ideología religiosa de La Familia Michoacana. Se cree que los nuevos reclutas de la organización tenían que estudiar las enseñanzas de El Chango, las cuales incluían sus interpretaciones bíblicas como parte de un ritual de iniciación.

El gobierno mexicano llegó a ofrecer cerca de US$2,3 millones de recompensa por su captura y US$160.000 por información sobre su paradero. Según los informes, en 2008 Los Zetas intentaron asesinarlo por intentar expandir La Familia Michoacana a Ciudad de México.

En junio de 2011, la policía federal mexicana arrestó a El Chango en el estado de Aguascalientes. Su arresto llevó a las autoridades a declarar que La Familia Michoacana había quedado sin liderazgo.

Actividades Criminales

El Chango estaba a cargo del tráfico de cocaína y metanfetamina para La Familia Michoacana, también es acusado de cometer secuestros y extorsiones.

Geografía

La Familia Michoacana se originó en Michoacán, lugar que continuaría siendo su base de operaciones. Sin embargo, el grupo eventualmente se expandió a regiones cercanas, como el Estado de México.

Aliados y enemigos

Después de la muerte de El Chayo en 2010, El Chango comenzó a librar una lucha contra Servando Gómez Martínez, alias “La Tuta”. El Chango se mantuvo fiel a los miembros tradicionales de la Familia, pero en marzo de 2011 La Tuta formó su propia facción, conocida como los Caballeros Templarios. Las dos células rivales combatieron fuertemente por el control de Michoacán, presuntamente obligando a El Chango a buscar ayuda en Los Zetas, un antiguo rival de La Familia.

Perspectivas

En abril de 2014, un tribunal mexicano rechazó la apelación de El Chango por un “amparo” —que es similar a una orden judicial— que le impediría ser extraditado a Estados Unidos. El Chango es buscado por la Corte Federal del Distrito Sur de Nueva York por cargos relacionados con el tráfico de cocaína y metanfetaminas.

 

Nazario Moreno Gonzalez, alias ‘El Chayo’

11

Nazario Moreno González, alias “El Chayo” o “El Más Loco” fue un miembro fundador de La Familia Michoacana y luego líder de la organización criminal Caballeros Templarios. Se informó falsamente que había muerto en un enfrentamiento con las fuerzas de seguridad en 2010, pero esta afirmación fue desacreditada cuando, el 9 de marzo de 2014, funcionarios del gobierno confirmaron su muerte en un tiroteo en el estado de Michoacán, en el Pacífico del país.

Historia

Se cree que Moreno fue uno de los comandantes originales del Cartel del Milenio, y que contribuyó en gran medida a la reputación de ocultismo de La Familia. Era un evangélico devoto, supuestamente inspirado por el escritor cristiano John Eldredge, autor de “Salvaje de Corazón”. Según informes, los miembros de la Familia estaban obligados a estudiar un libro de escritos cuasiespirituales de la autoría de Moreno titulado “Pensamientos”, que incluye las máximas del movimiento como “No ver los obstáculos como problemas sino aceptarlos y descubrir en ellos la oportunidad de mejorar a sí mismo”. Moreno también citó como inspiradores al fundamentalista religioso Carlos Cuauhtémoc Sánchez y al orador motivacional Miguel Ángel Cornejo.

Se rumora que nació en Apatzingán, Michoacán, y que después emigró a California donde vivió varios años y trabajó en Palo Alto, Fresno y San José. Presuntamente traficaba marihuana en la frontera de Tamaulipas y fue arrestado una vez en McAllen, Texas, por cargos de narcotráfico. Como miembro del Cartel del Milenio, Moreno pudo haber sido la fuerza impulsora detrás de la rebelión que expulsó a Los Zetas de Michoacán. En una entrevista poco común con el medio mexicano Nexos, destacó la “labor social” de La Familia en el estado, y justificó el control del grupo sobre el comercio local de drogas, afirmando, “lo que queremos hacer es regularlo, para que las personas no sean explotadas”.

Moreno fue supuestamente asesinado en un tiroteo policial en Apatzingán, Michoacán, el 12 de diciembre de 2010. Sin embargo, años después de registrada su muerte, los rumores de que el líder del cartel aún estaba vivo seguían circulando, y se decía que estaba trabajando en nombre de la organización criminal los Caballeros Templarios, que surgió como una escisión de La Familia Michoacana poco después de la desaparición de El Chayo. Estos rumores se avivaron cuando un presunto operador financiero de El Chayo fue detenido en Michoacán, en febrero de 2014.

Actividades criminales

El Chayo era un narcotraficante de alto perfil que trabajó con el Cartel del Milenio antes de fundar La Familia Michoacana, grupo que estuvo involucrado en secuestros, extorsiones y chantaje.

Geografía

El Chayo vivía en Michoacán, la sede de La Familia Michoacana.

Aliados y Enemigos

A pesar de ser uno de los jefes de La Familia Michoacana, se rumoraba que El Chayo había comenzado a trabajar para los Caballeros Templarios, el grupo escindido de La Familia y que tenía a Servando Gómez, alias “La Tuta” entre sus principales dirigentes.

Perspectivas

El misterio que rodeaba “la muerte” de El Chayo en 2010 llegó a un abrupto final cuando infantes de marina mexicanos y miembros del ejército dieron de baja al narcotraficante en un tiroteo el 9 de marzo de 2014 en Tumbiscatio, Michoacán. Fuentes gubernamentales dijeron que las pruebas de huellas dactilares ofrecían muestras contundentes de la muerte de El Chayo.

Pedro Oliverio Guerrero, alias ‘Cuchillo’

7

Pedro Oliveiro Guerrero, alias “Cuchillo”, se desmovilizó con los paramilitares y posteriormente formó un grupo sucesor conocido como el ERPAC, el cual compraba drogas a las guerrillas y controlaba grandes porciones de territorio en el oriente colombiano. Murió durante una redada con las fuerzas de seguridad en un rancho en diciembre de 2010.

Historia

Cuchillo inició su carrera criminal trabajando para Gonzalo Rodríguez Gacha, alias “El Mexicano”, uno de los líderes del Cartel de Medellín, quien financió numerosos grupos paramilitares en los años ochenta hasta que fue dado de baja por la policía colombiana en un tiroteo en 1989.

Posteriormente pasó a convertirse en el comandante del Bloque Centauros, un brazo armado de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) que operaba en los Llanos Orientales. Además de luchar contra las guerrillas, el Bloque Centauros tenía un rol protagónico en el narcotráfico en la región.

En el año 2004, luego de una disputa, Cuchillo y un grupo de disidentes emboscaron y asesinaron a su comandante, Miguel Arroyave, para luego desmovilizarse como parte del proceso de paz entre el gobierno y las AUC en 2006. Sim embargo, poco después se volvió a alzar en armas con el grupo Héroes de Vichada y posteriormente formaría el Ejército Revolucionario Popular Antisubversivo de Colombia (ERPAC).

Cuchillo murió durante una redada de la policía en una finca en la que él y sus allegados celebraban la Navidad en 2010, y mientras intentaba escapar se ahogó en un rio cercano debido a su nivel de alicoramiento.

Actividades criminales

Cuchillo estaba altamente involucrado en actividades paramilitares, tanto en las AUC como en el ERPAC.

Geografía

Como miembro de las AUC y del ERPAC, Cuchillo operaba en los Llanos Orientales de Colombia, y sus fortines eran los departamentos del Meta, Guaviare, Vichada y Casanare.

Aliados y enemigos

Con las AUC, Cuchillo fue enemigo de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y las combatió duramente. Pero tras fundar el ERPAC haría negocios con la guerrilla y con otros grupos paramilitares.

Perspectivas

Cuchillo murió en 2010 mientras huía de la policía. Algunos miembros del ERPAC se entregaron  al gobierno en diciembre de 2011, pero muchos otros siguieron combatiendo en los Llanos Orientales colombianos.

Juan José Esparragoza Moreno, alias ‘El Azul’

0

En sus orígenes un detective de la policía, Juan José Esparragoza Moreno, alias “El Azul”, fue el facilitador de acuerdos de paz entre carteles rivales en México. Entre sus colegas del Cartel de Sinaloa, Esparragoza mantuvo el perfil más bajo. Se rumora que murió en 2014 de un ataque cardiaco.

Historia

Esparragoza fue un exdetective de la policía que se convirtió en narcotraficante. Sirvió como negociador e intermediario ad hoc entre diferentes organizaciones narcotraficantes. Aunque no fue tan bien conocido como sus compañeros Ismael Zambada García, alias “El Mayo”, y Joaquín Guzmán Loera, alias “El Chapo”, su historia en el comercio de drogas fue igual de larga. Comenzó en el Cartel de Guadalajara y pudo haber jugado un papel en la muerte del agente antinarcóticos Enrique Camarena, en 1985. Estuvo en prisión durante siete años y liberado en 1992. Luego se unió al Cartel de Juárez y trabajó bajo el mando de Amado Carrillo Fuentes, hasta la muerte de Carrillo en 1997.

Mientras Guzmán estuvo en la cárcel, Esparragoza lo ayudó a mantener su negocio. Y, una vez Guzmán se escapó de prisión en 2001, Esparragoza pasó a ser uno de los líderes del Cartel de Sinaloa, entre los cuales también se encuentra Zambada. Él fue el eslabón central en los lazos familiares entre los grupos y a menudo fue elegido como mediador en sus conflictos. Esparragoza se casó con la cuñada de Guzmán y fue el padrino del hijo de Amado Carrillo Fuentes y del hijo de uno de los hijos de Ismael Zambada. Uno de sus hijos está casado con una de las hijas de los Beltrán Leyva.

Actividades criminales

Además de tener un rol importante en la dirección de las actividades de tráfico de drogas del Cartel de Sinaloa, Esparragoza también fue un mediador importante entre los carteles mexicanos.

Geografía

Esparragoza trabajó durante toda su carrera criminal para los carteles de Guadalajara, Juárez y Sinaloa, que operan en el noroeste de México, también llegó a tener una presencia multinacional.

Aliados y enemigos

Dados sus muchos lazos familiares con miembros importantes de los carteles, Esparragoza era aliado de importantes figuras como “El Chapo” Guzmán e Ismael “El Mayo” García.

Perspectivas

Esparragoza al parecer murió de un ataque cardíaco el 7 de junio de 2014, mientras se recuperaba de las heridas sufridas durante un accidente automovilístico. Sin embargo, los capos de los carteles mexicanos muchas veces aparentan su propia muerte, para escapar de la persecución de las autoridades.

Vicente Carrillo Leyva, alias ‘El Ingeniero’

7

Vicente Carrillo Leyva, alias “El Ingeniero”, fue un importante líder del Cartel de Juárez capturado en 2009 por las autoridades mexicanas.

Historia

Vicente Carrillo Leyva es sobrino de Vicente Carrillo Fuentes e hijo del fallecido capo Amado Carrillo Fuentes. El Ingeniero trabajó en estrecha colaboración con su tío Vicente después de que su padre muriera durante una cirugía plástica.

Vicente también hacía parte de un grupo conocido como los “narco juniors”, la nueva generación de narcotraficantes que heredaron las redes criminales de sus padres. Como otros narco juniors, Vicente estudió en lujosas escuelas privadas extranjeras, en su caso en España y Suiza.

Actividades criminales

Vicente estuvo involucrado en las operaciones del Cartel de Juárez. Cuando fue arrestado en 2009, fue acusado de tráfico de armas y lavado de dinero.

Geografía

El Cartel de Juárez tiene está basado en Ciudad Juárez, en el estado de Chihuahua, cercana a la frontera con Estados Unidos. Su ubicación es estratégica como corredor para el tráfico de drogas.

Aliados y enemigos

El Cartel de Juárez estuvo involucrado en una sangrienta lucha contra el Cartel de Sinaloa por el control de Ciudad Juárez, una guerra en la cual los sinaloenses resultaron victoriosos.

Perspectivas

Vicente fue detenido por las autoridades en 2009 y su captura comprometió sus operaciones y las de su tío, especialmente porque tuvieron que enfrentar al Cartel de Sinaloa por el corredor de narcotráfico del Valle de Juárez. Su tío fue capturado en octubre de 2014 y según algunas versiones, sus hermanos menores Julio César y Juan Carrillo Leyva están al mando de las actividades del cartel.

Vicente Carrillo Fuentes, alias ‘El Viceroy’

12

Vicente Carrillo Fuentes, alias “El Viceroy”, heredó el Cartel de Juárez en 1997 después de la presunta muerte de su hermano Amado Carrillo Fuentes. En ese entonces, el Cartel de Juárez era la organización narcotraficante más poderosa de México. Antes de su captura el 9 de octubre de 2014, El Viceroy luchó por mantener el control de sus dominios, enfrentando carteles enemigos y rivales advenedizos al interior de su propio grupo. A pesar de haber fallado en forjar una “federación” similar a la de su hermano, sus viejas conexiones con la policía y políticos locales, así como el incremento del uso de pandillas como Barrio Azteca lo mantuvieron alejado del desmoronamiento ante la presión.

Historia

Nacido en Navolato, Sinaloa, El Viceroy tomó el mando del Cartel de Juárez en 1997 junto con Juan José Esparragoza alias ‘El Azul’–quien más tarde formaría parte del Cartel de Sinaloa– después que su hermano Amado Carrillo Fuentes, mejor conocido como ‘El señor de los cielos’, presuntamente muriera durante una cirugía plástica. Cuando El Viceroy tomó las riendas, el Cartel de Juárez era el grupo narcotraficante más poderoso del país.

Desde el 16 de agosto del 2000 fue buscado por el Buró Federal de Investigaciones (FBI por sus inciales en inglés) después de que un jurado federal de Texas emitiera acusaciones en su contra por delitos de homicidio, narcotráfico y lavado de dinero. El gobierno estadounidense ofrecía una recompensa de hasta US$5 millones por información que diera con su captura y la Procuraduría General de la República Mexicana (PGR) ofrecía una recompensa de 30 millones de pesos mexicanos, ya que fue uno de los 121 criminales más buscados por las autoridades federales.

El Cartel de Juárez se encargaba de transportar múltiples toneladas de cocaína provenientes de Colombia hacia Estados Unidos a través de México. Durante el mandato de Amado Carrillo, el Cartel de Juarez mantenía la hegemonía sobre este negocio gracias a sus vínculos con autoridades federales que les ofrecían protección. Vicente continuó con el traslado de droga de una manera más modesta pero en una situación mucho más violenta. 

El Cartel de Juárez estuvo aliado con el Cartel de Sinaloa hasta el año 2004, cuando el líder de este grupo, Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán, presuntamente mandó a matar a un hermano de El Viceroy, Rodolfo Carrillo Fuentes. Posteriormente, El Viceroy mandó a matar a un hermano de El Chapo Guzmán, el cual estaba preso.

La ruptura de la alianza entre ambos carteles desató una violenta guerra de varios años en Ciudad Juárez, Chihuaua, donde se encontraba El Viceroy, ya que ambos grupos se enfrentaron por el control del mercado y de las rutas de narcotráfico. A partir del 2007, Vicente Carrillo también se enfrentó al Cartel del Golfo. Este conflicto hizo de Ciudad Juárez la ciudad más violenta del mundo por varios años y dejó un saldo de por lo menos 8.000 muertos.

Para enfrentar al Cartel de Sinaloa y a su grupo de sicarios conocido como ‘Gente Nueva’, El Viceroy consolidó al brazo armado ‘La Línea’ y al grupo criminal ubicado en Estados Unidos ‘Barrio Azteca’. Sin embargo, éstos no fueron suficientes para derrotar al cartel de El Chapo Guzmán ya que éste presuntamente contaba con apoyo de autoridades federales y logró debilitar al Cartel de Juárez e incrementar su propio poder.

Debido a la  aparente derrota, El Viceroy cambió su apariencia y nombre, y se trasladó a la ciudad de Torreón, Coahuila, en donde fue capturado el 9 de octubre de 2014. Actualmente se encuentra recluido en el penal de Puente Grande en el estado de Jalisco.

Actividades criminales

A Vicente Carrillo le imputó un jurado federal en Texas 46 cargos por tráfico de drogas y lavado de dinero. También enfrenta acusaciones de homicidio, portación de armas de uso exclusivo del Ejército y asociación criminal. Además, en el 2009 la corte federal de Nueva York le imputó cargos por tráfico de drogas.

Además, la Procuraduría General de la República Mexicana señala que este capo tenía el control de una de las rutas de cocaína, heroína, metanfetamina y marihuana más importantes de México hacia Estados Unidos.

El Viceroy fue conocido como el más violento de los hermanos Carrillo Fuentes. Como se señala en el libro ‘Los Capos’ de Ricardo Ravelo, Vicente mataba en ocasiones a sus enemigos con sus propias manos y ordenaba que los enterraran en fosas comunes. Algunas veces eran enterrados vivos. Asimismo, El Cartel de Juárez fue el primer grupo criminal en usar bombas en carros durante atentados contra la policía.

Geografía

Vicente Carrillo dirgía al Cartel de Juárez desde la ciudad fronteriza Ciudad Juárez, en el estado deChihuahua.

Después de que el cartel perdiera su influencia en Chihuahua debido al conflicto con el Cartel de Sinaloa, El Viceroy huyó a la ciudad de Torreón en el estado de Coahuila.

Durante su mandanto, Vicente Carrillo logró controlar las actividades de su cartel en más de una decena de estados en el país.

Aliados y enemigos

El Cartel de Juárez mantuvo una alianza con el Cartel de Sinaloa hasta el 2004, cuando éste se convirtió en su más grande rival. El Cartel del Golfo también fue uno de los enemigos del Cartel de Juárez durante el conflicto en Ciudad Juárez.

En el 2008, El Viceroy logró formar una de las alianzas más importantes para hacerle frente al Cartel de Sinaloa, al asociarse con los antiguos aliados de este grupo: la Organización Beltrán Leyva. El Cartel de Juárez también llegó a aliarse con Los Zetas y con fuentes de droga en Colombia, como las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC).

Perspectivas

Los hermanos Carrillo Fuentes tenían el control principal sobre el Cartel de Juárez por lo que la captura de Vicente se tradujo en la debilitación del grupo. Sin embargo, aún existen células pequeñas que operan en Chihuahua y que continúan luchando contra El Cartel de Sinaloa.

En el 2015 las autoridades estadounidenses emitieron una petición para la extradición de El Viceroy. Sin embargo, esta fue suspendida, por lo que Vicente Carrillo seguirá preso en México.

Vicente Carrillo Fuentes, alias "El Viceroy", heredó el Cartel de Juárez en 1997 después de la presunta muerte de su hermano Amado Carrillo Fuentes. En ese entonces, el Cartel de Juárez era la organización narcotraficante más poderosa de México. Antes de su captura el 9 de octubre de 2014, El Viceroy luchó por mantener el control de sus dominios, enfrentando carteles enemigos y rivales advenedizos al interior de su propio grupo. A pesar de haber fallado en forjar una “federación” similar a la de su hermano, sus viejas conexiones con la policía y políticos locales, así como el incremento del uso de pandillas como Barrio Azteca lo mantuvieron alejado del desmoronamiento ante la presión.

Historia

Nacido en Navolato, Sinaloa, El Viceroy tomó el mando del Cartel de Juárez en 1997 junto con Juan José Esparragoza alias ‘El Azul’–quien más tarde formaría parte del Cartel de Sinaloa– después que su hermano Amado Carrillo Fuentes, mejor conocido como ‘El señor de los cielos’, presuntamente muriera durante una cirugía plástica. Cuando El Viceroy tomó las riendas, el Cartel de Juárez era el grupo narcotraficante más poderoso del país.

Desde el 16 de agosto del 2000 fue buscado por el Buró Federal de Investigaciones (FBI por sus inciales en inglés) después de que un jurado federal de Texas emitiera acusaciones en su contra por delitos de homicidio, narcotráfico y lavado de dinero. El gobierno estadounidense ofrecía una recompensa de hasta US$5 millones por información que diera con su captura y la Procuraduría General de la República Mexicana (PGR) ofrecía una recompensa de 30 millones de pesos mexicanos, ya que fue uno de los 121 criminales más buscados por las autoridades federales.

El Cartel de Juárez se encargaba de transportar múltiples toneladas de cocaína provenientes de Colombia hacia Estados Unidos a través de México. Durante el mandato de Amado Carrillo, el Cartel de Juarez mantenía la hegemonía sobre este negocio gracias a sus vínculos con autoridades federales que les ofrecían protección. Vicente continuó con el traslado de droga de una manera más modesta pero en una situación mucho más violenta. 

El Cartel de Juárez estuvo aliado con el Cartel de Sinaloa hasta el año 2004, cuando el líder de este grupo, Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán, presuntamente mandó a matar a un hermano de El Viceroy, Rodolfo Carrillo Fuentes. Posteriormente, El Viceroy mandó a matar a un hermano de El Chapo Guzmán, el cual estaba preso.

La ruptura de la alianza entre ambos carteles desató una violenta guerra de varios años en Ciudad Juárez, Chihuaua, donde se encontraba El Viceroy, ya que ambos grupos se enfrentaron por el control del mercado y de las rutas de narcotráfico. A partir del 2007, Vicente Carrillo también se enfrentó al Cartel del Golfo. Este conflicto hizo de Ciudad Juárez la ciudad más violenta del mundo por varios años y dejó un saldo de por lo menos 8.000 muertos.

Para enfrentar al Cartel de Sinaloa y a su grupo de sicarios conocido como ‘Gente Nueva’, El Viceroy consolidó al brazo armado ‘La Línea’ y al grupo criminal ubicado en Estados Unidos ‘Barrio Azteca’. Sin embargo, éstos no fueron suficientes para derrotar al cartel de El Chapo Guzmán ya que éste presuntamente contaba con apoyo de autoridades federales y logró debilitar al Cartel de Juárez e incrementar su propio poder.

Debido a la  aparente derrota, El Viceroy cambió su apariencia y nombre, y se trasladó a la ciudad de Torreón, Coahuila, en donde fue capturado el 9 de octubre de 2014. Actualmente se encuentra recluido en el penal de Puente Grande en el estado de Jalisco.

Actividades criminales

A Vicente Carrillo le imputó un jurado federal en Texas 46 cargos por tráfico de drogas y lavado de dinero. También enfrenta acusaciones de homicidio, portación de armas de uso exclusivo del Ejército y asociación criminal. Además, en el 2009 la corte federal de Nueva York le imputó cargos por tráfico de drogas.

Además, la Procuraduría General de la República Mexicana señala que este capo tenía el control de una de las rutas de cocaína, heroína, metanfetamina y marihuana más importantes de México hacia Estados Unidos.

El Viceroy fue conocido como el más violento de los hermanos Carrillo Fuentes. Como se señala en el libro ‘Los Capos’ de Ricardo Ravelo, Vicente mataba en ocasiones a sus enemigos con sus propias manos y ordenaba que los enterraran en fosas comunes. Algunas veces eran enterrados vivos. Asimismo, El Cartel de Juárez fue el primer grupo criminal en usar bombas en carros durante atentados contra la policía.

Geografía

Vicente Carrillo dirgía al Cartel de Juárez desde la ciudad fronteriza Ciudad Juárez, en el estado deChihuahua.

Después de que el cartel perdiera su influencia en Chihuahua debido al conflicto con el Cartel de Sinaloa, El Viceroy huyó a la ciudad de Torreón en el estado de Coahuila.

Durante su mandanto, Vicente Carrillo logró controlar las actividades de su cartel en más de una decena de estados en el país.

Aliados y enemigos

El Cartel de Juárez mantuvo una alianza con el Cartel de Sinaloa hasta el 2004, cuando éste se convirtió en su más grande rival. El Cartel del Golfo también fue uno de los enemigos del Cartel de Juárez durante el conflicto en Ciudad Juárez.

En el 2008, El Viceroy logró formar una de las alianzas más importantes para hacerle frente al Cartel de Sinaloa, al asociarse con los antiguos aliados de este grupo: la Organización Beltrán Leyva. El Cartel de Juárez también llegó a aliarse con Los Zetas y con fuentes de droga en Colombia, como las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC).

Perspectivas

Los hermanos Carrillo Fuentes tenían el control principal sobre el Cartel de Juárez por lo que la captura de Vicente se tradujo en la debilitación del grupo. Sin embargo, aún existen células pequeñas que operan en Chihuahua y que continúan luchando contra El Cartel de Sinaloa.

En el 2015 las autoridades estadounidenses emitieron una petición para la extradición de El Viceroy. Sin embargo, esta fue suspendida, por lo que Vicente Carrillo seguirá preso en México.

Maximiliano Bonilla Orozco, alias ‘Valenciano’

0

Maximiliano Bonilla Orozco, alias “Valenciano”, fue un líder de la organización criminal colombiana Oficina de Envigado, que estableció lazos con organizaciones narcotraficantes internacionales como Los Zetas en México. Fue capturado en Venezuela en noviembre de 2011 y más tarde extraditado a Estados Unidos. En 2016 fue sentenciado a 20 años de prisión por cargos relacionados con narcotráfico.

Historia

Cuando todavía era un adolescente, Bonilla habría comenzado a trabajar para Diego Murillo, alias “Don Berna”, el fundador de la organización establecida en Medellín, la Oficina de Envigado. El padre de Bonilla había trabajado para Murillo hasta que fue asesinado en Medellín en 1985. Murillo apadrinó a Bonilla y éste comenzó a trabajar como asesino en nombre de su jefe. A la edad de 15 años, Bonillo se había convertio en uno de los asesinos mas letales y respetados de Murillo.

La extradición inesperada de Murillo a Estados Unidos en 2008 precipitó una crisis dentro de La Oficina. El sucesor de Murillo, Carlos Mario Aguilar, alias “Rogelio”, se rindió ante las autoridades y otros de los asociados fueron arrestados. La organización se dividió en dos facciones opositoras –una dirigida por Bonilla y otra por Erickson Vargas Cárdenas, conocido como “Sebastián”. Bonilla buscó consolidar el control sobre las rutas de narcotráfico en Colombia al secuestrar y matar a la mayoría de los aliados de Vargas.  El conflicto resultante cobró unas 6.000 vidas en Medellín entre 2008 y 2011.

La guerra interna no impidió que Bonilla expandiera de manera agresiva su área de influencia. El jefe de La Oficina extendió el territorio de la organización a los departamentos colombianos de La Guajira, Atlántico y Bolívar, llenando los vacíos de poder que quedaron luego de la desmovilización de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC).

En 2008, después de la extradición de Daniel Rendón Herrera, alias “Don Mario”, tomó el control de un importante corredor de drogas en la región de Urabá en la costa caribeña y tras la captura de Víctor Mejía, quien dirigía la organización de los “Mellizos”, ganó el control de nuevas rutas de tráfico en la región de Córdoba.

En los meses previos a su captura, Bonilla estaba enfrentando una creciente presión, tanto por parte de sus enemigos como de sus aliados, ya que algunos de sus colaboradores siguieron los pasos de Aguilar y se convertieron en testigos en Estados Unidos. En julio de 2009, su compañero, Mauricio López Cardona, alias “Yiyo”, se entregó a las autoridades colombianas. Otro líder de la Oficina, Fabio León Vélez Correa, alias “Nito”, fue asesinado por sus propios subordinados por estar buscando un acuerdo similar con las autoridades estadounidenses.

Bonilla se negó a ceder el poder y las disputas internas dentro de La Oficina se volvieron cada vez más agresivas, por lo que se volvió cada vez más paranoico frente a la posibilidad de que sus socios pudieran estar negociando clandestinamente su entrega.

Durante mucho tiempo se pensó que Bonilla estaba escondido en la costa caribeña de Colombia, pero fue arrestado en noviembre de 2011 en la ciudad de Maracaibo, Venezuela. Su captura fue el resultado de años de seguimiento por los servicios de inteligencia de Colombia y finalmente fue detenido en la víspera de una visita del presidente Juan Manuel Santos. Fue extraditado a Estados Unidos casi inmediatamente y cinco años después fue sentenciado a 20 años de prisión por un juez en Nueva York.

Actividades criminales

Bonilla se convirtió en una figura clave del tráfico de drogas de La Oficina de Envigado tras haber comenzado como un sicario en el grupo. En Urabá desarrolló una red para el tráfico de armas y drogas, y también se dedicó a extorsionar a varios negocios. Según el Departamento de Estado de Estados Unidos, Bonilla dirigió una red que enviaba varias toneladas de cocaína a Estados Unidos.

Bonilla fue acusado en Estados Unidos en 2008. Se declaró culpable de manera secreta el mismo año y habría acordado ayudar a rastrear a miebros de Los Zetas en México a cambio de una reducción en sentencia. Sin embargo, después de regresar a Colombia continuó con sus actividades criminales y fracasó en cooperar con los funcionarios estadounidenses. En 2010, el Departamento de Estado de Estados Unidos ofrecía una recompensa de US$5 millones por información que diera con la captura de Bonilla. Fue capturado en Venezuela en noviembre de 2011.

Geografía

Trabajando para La Oficina de Envigado, que tiene su base de operaciones en la ciudad de Medellín y sus alrededores, Bonilla expandió el área de influencia del grupo y estableció redes de narcotráfico en la región de Urabá. Se cree que es responsible del aumento de actividades criminales en Medellín y sus alrededores, otras áreas en los departamentos de Antioquia y Córdoba, y en varias áreas en la costa atlántica, incluyendo las ciudades de Barranquilla, Santa Marta y Cartagena.

Aliados y enemigos

Después de la extradición de Murillo, Bonilla entró en una guerra de sucesión con otro cabecilla de la organización, Erickson Vargas Cárdenas, alias “Sebastián”.

Después de que el mismo Bonilla fuera extraditado en 2011, habría ayudado a las autoridades a capturar a su enemigo Vargas, al sugerir que rastrearan a “Freddy Colas”, el coordinador de seguridad de Vargas. Presuntamente, fue gracias a los consejos de Bonilla que las autoridades pudieron capturar a Vargas en agosto de 2012.

Uno de los aliados de Bonilla fue Rubén Darío Montero Urrego, alias “Pichi Grande”, quien lideraba a la banda de Los Mondongueros, que operaba al noreste de Medellín.

La red de Bonilla se expandió más allá de las fronteras de Colombia, y se cree que Bonilla habría estado trabajando con grupos criminales de la región, incluyendo a Los Zetas de México.

Perspectivas

Bonilla fue capturado en Venezuela en noviembre de 2011 y fue extraditado semanas después. En 2016, una corte de Nueva York lo sentenció a 20 años en prisión.