Sendero Luminoso

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+

Sendero Luminoso es un grupo insurgente de Perú que ha estado en declive en los últimos años, aunque una facción permanece dedicada a las actividades narcotraficantes. 

Historia

El Partido Comunista del Perú – Sendero Luminoso (PCP-SL), se creó en 1970 como una facción disidente del Partido Comunista (PCP). Contaba con apenas unas decenas de miembros, liderados por Abimael Guzmán; un profesor de filosofía de la Universidad de Ayacucho, quien había visitado China y estaba profundamente influenciado por las ideas de Mao. Guzmán creía que el comunismo debía desatar una “guerra popular”, y criticó a los miembros del PCP quienes simplemente querían organizar a los trabajadores.

Para 1980, su grupo tenía más de 500 miembros y estaba listo para declarar la guerra al Estado peruano, quemando varias urnas en un pequeño pueblo en la provincia de Ayacucho en mayo de ese año, el día previo a las elecciones nacionales. El grupo siguió realizando ataques, particularmente contra estaciones de policía, hasta que en diciembre de 1982 el ejército fue enviado a la región para combatir al grupo.

Aunque Sendero Luminoso no creció mucho en tamaño, con alrededor de 3.000 miembros en la cúspide de su poder en 1990, fue el responsable de la mayoría de las víctimas de la guerra subsiguiente –la Comisión de la Verdad y Reconciliación encontró que el grupo mató a unas 31.000 personas entre los años de 1980 y 2000. Los métodos del grupo fueron particularmente brutales, incluyendo lapidaciones o metiendo a sus víctimas en agua hirviendo. El Sendero Luminoso masacró a comunidades campesinas que consideraba que estaban en contra de su lucha, al igual que atacó a las fuerzas de seguridad y a otros representantes del Estado. Ellos ganaron terreno rápidamente y estuvieron presentes en amplias zonas del país a finales de los años ochenta.

El curso de la guerra comenzó a cambiar cuando Alberto Fujimori asumió el poder en 1990 y lanzó un ataque contra los guerrilleros, lo que incluyó encerrar y torturar a presuntos simpatizantes, así como darle armas a las Rondas Campesinas, autodefensas rurales que lucharon contra los guerrilleros.

Guzmán fue capturado en un estudio de baile de Lima en 1992, e hizo un llamado a sus seguidores para establecer un acuerdo de paz con el gobierno. Esto precipitó una ruptura al interior del grupo, y los guerrilleros ubicados en la región del Valle de los Ríos Apurímac, Ene y Mantaro (VRAEM) declararon a Guzmán como traidor, mientras que otro grupo, con sede más al norte en el Valle del Huallaga, se mantuvo fiel al líder. La actividad del Sendero Luminoso disminuyó significativamente hasta mediados de la primera década del siglo XIX, cuando se produjo un resurgimiento, incluyendo ataques a empresas multinacionales, en particular provenientes de la facción establecida en el VRAEM.

El Sendero Luminoso ya no representa una seria amenaza para la estabilidad del Estado peruano, pero las continuas actividades de la guerrilla siguen planteando un desafío para el gobierno de Ollanta Humala. No obstante, se cree que la facción del Huallaga se ha debilitado drásticamente desde la captura en 2012 de su líder, Florindo Eleuterio Flores Hala, alias “camarada Artemio”. Él fue el último líder en el campo que siguió siendo leal a Guzmán. Ahora no existe ninguna relación entre los guerrilleros que aún están en el terreno y los altos mandos que se encuentran prisioneros.

Mientras los remanentes de Sendero Luminoso siguen apoyando una ideología maoísta y lanzando ataques contra las fuerzas de seguridad, el grupo ahora está profundamente inmerso en el narcotráfico. Las principales fuentes de ingresos de la guerrilla son el ofrecimiento de servicios de protección y escolta para los narcotraficantes. El gobierno describe al grupo del VRAEM como nada más que una banda de narcotraficantes, pero la situación es más complicada, y esta facción continúa llevando a cabo actividades de propaganda y ataques contra las fuerzas de seguridad adicionales a los servicios de protección al narcotráfico.

El gobierno de Humala ha acabado con las pretensiones del Sendero Luminoso de convertir su brazo político, el Movimiento por Amnistía y Derechos Fundamentales (MOVADEF), en un partido político registrado. Uno de los principales objetivos del MOVADEF es una amnistía general para aquellos que lucharon en el conflicto armado, incluyendo a Guzmán.

El 11 de agosto de 2013, las autoridades peruanas anunciaron la muerte de Orlando Alejandro Borda Casafranca, alias “Alipio”, y Marco Antonio Quispe Palomino, alias “Gabriel”, el número dos y el número cuatro, respectivamente, de la facción del VRAEM de Sendero Luminoso. Alipio era el jefe militar de la facción, y Gabriel era el hermano del líder de la facción del VRAEM, Víctor Quispe Palomino, conocido como “Camarada José”. Al parecer, ambos fueron dados de baja por las fuerzas de seguridad en una operación en la que contribuyó un narcotráficante, quien proporcionó apoyo logístico al grupo, y se había convertido en un informante de la policía. Otro de los hermanos del Camarada José, Jorge, alias “Camarada Raúl”, se convirtió en el segundo al mando, ocupando el lugar de Alipio. 

El golpe contra Alipio y Gabriel fue parte de una estrategia de las fuerzas de seguridad para debilitar la capacidad militar de la facción, con el objetivo final de derribar a su máximo líder. Una estrategia similar fue utilizada para capturar a Camarada Artemio en 2012. 

Liderazgo

El fundador Abimael Guzmán fue capturado en 1992. El grupo más tarde se dividió, una facción se mantuvo fiel a Guzmán, encabezada por Artemio, ahora en prisión; y la otra, aún en el campo, estuvo dirigida por miembros de la familia Palomino Quispe.

Geografía

La facción de Artemio, que se cree que ha perdido mucho de su poder desde su captura, está ubicada en la región del Valle del Huallaga en el norte de Perú, mientras que la facción Palomino Quispe tiene su sede en la región del VRAEM, al suroriente de Perú. El VRAEM ha ganado aún más importancia como zona de producción de drogas gracias a su ubicación, relativamente cerca a la frontera con Bolivia –esta es ahora una ruta clave para el tráfico de cocaína hacia el mercado en expansión de drogas de Brasil.

Aliados y enemigos

El Sendero Luminoso trabaja con clanes locales de narcotraficantes en el VRAEM. Aunque las drogas del VRAEM terminan en manos de grupos de narcotraficantes mexicanos, principalmente el Cartel de Sinaloa, no hay evidencia de una relación directa entre los guerrilleros y los mexicanos.

Perspectivas

La facción en el VRAEM del Sendero Luminoso está ubicada en una ruta clave para el envío de cocaína hacia Bolivia y hacia el creciente mercado brasileño, y es probable que este grupo sea capaz de financiarse en los niveles actuales durante muchos años más. El gobierno peruano ha declarado su determinación de tomar el control de la remota región selvática, instalando allí nuevas bases militares y de policía, pero las dificultades del terreno en la zona y la dependencia de la coca hacen que la tarea sea desalentadora.

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+