Carlos Luis Revette, alias ‘El Coqui’

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn

Carlos Luis Revette, alias “El Coqui”, es uno de los criminales más buscados de Venezuela, y líder de la megabanda que controla el sector Cota 905, al suroeste de Caracas.

A pesar de tener cargos en contra desde 2013, por crímenes como robo, homicidio y narcotráfico, Revette goza de gran impunidad. El pacto de no agresión al que llegó con las autoridades venezolanas demuestra la abdicación casi total del Estado en los barrios marginados controlados por las megabandas.

Historia

Revette nació en 1978 y creció en los barrios populares de Caracas. Poco se sabe de su vida hasta 2013, cuando fue acusado del asesinato de Greiber Danilo Alonso Lucas en el sector “Los Alpes” de Cota 905. Se cree que en ese entonces, Revette pertenecía a una pandilla callejera conocida como “Los Chiches”, y que mató a Alonso Lucas como respuesta a una foto que apareció en las redes sociales de este último, en la que posaba con un enemigo de la pandilla.

Cota 905 es uno de los sectores más violentos de Caracas, y en él existen múltiples pandillas urbanas. Durante años, el sector ha sido objeto de violencia y arbitrariedades por parte de la policía, lo que ha dado origen a una profunda antipatía de los habitantes del sector hacia los organismos de seguridad. En este contexto, las pandillas ganaron poder social como autoridades de facto en la comunidad.

Revette ganó importancia como lugarteniente del líder de la banda, Jesús Alberto Ramos Caldero, alias “El Chavo”, quien en 2014 se propuso unir a las pandillas de Caracas contra la policía. Esta iniciativa contribuyó al surgimiento de una nueva estructura criminal en Venezuela: las “megabandas”, cada una de las cuales está compuesta por más de 50 miembros, son más organizadas y están mejor armadas que las pandillas callejeras tradicionales e imitan la estructura jerárquica de las pandillas carcelarias de Venezuela. Cuando Ramos fue asesinado por el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC) en enero de 2015, Revette asumió el liderazgo de su nueva megabanda en Cota 905. Revette continuó el proyecto de unificación de Ramos, y algunas fuentes le atribuyen la unión de las bandas de Cota 905: El Cementerio y El Valle.

En enero de 2015, Cota 905 fue incluida en el programa de “Zonas de Paz” del gobierno de Maduro, mediante el cual las autoridades cedieron el control territorial a las organizaciones criminales, a cambio de que estas redujeran la violencia. Esta tregua se rompió en julio del mismo año con el inicio de la Operación Liberación del Pueblo (OLP), propuesta por Maduro, la cual consistió en una fuerte represión que marcó el regreso de la violencia policial y de las violaciones a los derechos humanos que se habían dado en el pasado. La primera incursión de la OLP en Cota 905 dejó como resultado 15 muertos, solo seis de las cuales tenían antecedentes criminales. Revette no se contaba entre ellos, pues se había refugiado en una prisión pocas horas antes de la redada. Continuó evadiendo su captura durante toda la operación, lo que alimentó la sospecha de que el verdadero objetivo de esta eran los rivales de Revette.

En agosto de 2017, la entonces presidenta (y actual vicepresidenta) de la Asamblea Nacional Constituyente, Delcy Rodríguez, visitó Cota 905. Se dice que los habitantes del sector les solicitaron a los funcionarios que restablecieran el programa de Zonas de Paz y prohibieran la entrada de la policía al barrio. Sin embargo, fuentes de InSight Crime revelaron que la delegación también se reunió con Revette durante la visita, y se cree que llegaron a un pacto con el líder criminal. Después de eso, se reactivó el programa de Zonas de Paz en el sector y se retiraron las fuerzas de seguridad.

El abandono estatal de que fue objeto Cota 905 convirtió al sector en un enclave criminal, donde las megabandas se movían con total libertad. Aunque la “pax mafiosa” entre las pandillas y las fuerzas de seguridad quizá redujo la violencia, también les permitió a bandas como la de Revette acumular armamento pesado y consolidar sus economías criminales. Hacia 2016, se estimaba que la banda de Revette tenía entre 70 y 120 miembros, quienes usaban a Cota 905 como base de operaciones para la extorsión, el secuestro y el robo de vehículos. Aunque incluyendo a las pandillas aliadas, puede contar hasta con 180 hombres.

Dentro de la Zona de Paz de Cota 905, Revette goza de una impunidad casi total, lo que quedó demostrado de manera abrumadora con un video que ha circulado en las redes sociales, en el que se lo ve participando abiertamente en una fiesta del barrio. Lo más alarmante es que dicho programa parece estar permitiendo que las megabandas alcancen niveles de integración y organización cada vez mayores. Los informes de seguridad indican que, a mediados de 2019, Revette se encontraba trabajando con su compañero de pandilla, Carlos Alfredo Calderón Martínez, alias “El Vampi”, en la dirección de una megabanda de unos 180 miembros, cuyo imperio criminal se extiende más allá de Caracas. A lo largo de 2019 ha habido nuevas señales de que El Coqui se siente a salvo de cualquier daño. En junio de 2019, el criminal estuvo presente en el pomposo funeral, en honor de uno de los miembros de su pandilla, cuya ceremonia fue presidida por Alex de Castro, reconocido  salsero puertorriqueño y pastor.

En julio, miembros de la banda de El Coqui atacaron a agentes de la CICPC en Cota 905. Poco después se les ordenó a los agentes que salieran de la zona, una situación que se ha hecho común cuando se afecta a la banda de El Coqui. Básicamente, la policía tiene prohibido ingresar a las áreas controladas por la banda.

Actividades criminales

Revette es buscado por numerosos cargos, como robo, homicidio y tráfico de estupefacientes. Su banda controla las actividades criminales en todo el sector de Cota 905, principalmente el tráfico de drogas y el robo de vehículos, aunque también está involucrada en esquemas de secuestro y extorsión.

Se sabe que la banda ha asesinado violentamente a sus oponentes criminales, como lo atestigua la masacre de siete miembros de una banda rival en febrero de 2019.

Fuentes de la policía consultadas por InSight Crime, declararon bajo condición de anonimato, que Revette utiliza como refugio otras Zonas de Paz en Los Valles del Tuy, en el estado de Miranda.

Geografía

Cota 905, el territorio de Revette, es un populoso sector en las laderas al suroeste de Caracas. Forma parte de un bastión de las pandillas, que incluye los sectores de El Cementerio y El Valle. Las alianzas de Revette con otras pandillas del sector indican que ejerce control sobre gran parte de esta área. Se cree que actualmente coopera con Carlos Alfredo Calderón Martínez, alias “El Vampi”, y Garbis Ochoa Ruiz, alias “El Garbis”, lo que le concede a esta federación criminal el control de un territorio de aproximadamente 20 kilómetros cuadrados en el suroeste de Caracas.

Aliados y enemigos

A pesar de ser uno de los criminales más buscados de Venezuela, Revette parece haber llegado a un acuerdo con la administración Maduro, que le permite operar con una impunidad casi total. Además, se ha mostrado dispuesto a defender violentamente este pacto cuando sea necesario. En febrero de 2019, su banda asesinó a siete miembros de un grupo más pequeño liderado por Elvis Eduardo Castro Troya, alias “El Culón”. Se cree que dicha masacre fue una represalia por el asesinato de dos soldados por parte de la banda de Castro Troya, que incumplió los términos de la “pax mafiosa” entre las bandas del oeste de Caracas y el Estado venezolano.

Revette está además dispuesto a trabajar con otros líderes de pandillas para expandir su imperio criminal. Los informes de inteligencia del gobierno en 2019 indican que ha realizado una alianza con Carlos Alfredo Calderón Martínez, alias “El Vampi”, y Garbis Ochoa Ruiz, alias “El Garbis”, para formar una pandilla aún más grande de cerca de 180 miembros.

Perspectivas

La constante estrategia de Revette de evadir la captura a la vez que expande continuamente las actividades criminales de su banda demuestra su capacidad para explotar las contradictorias iniciativas de la administración Maduro para sus propósitos. Ha demostrado ser bastante hábil para llegar a acuerdos tanto con las autoridades como con las bandas rivales, con el fin de consolidar el control territorial y garantizar su impunidad. Desde 2017, la retirada de la policía de Cota 905 le ha permitido a Revette acumular un arsenal de armas de grueso calibre, que se estima en alrededor de 200 granadas, 15 fusiles AR-15 y 150 armas de fuego más pequeñas. De esta manera, su banda tiene casi el mismo poder de fuego de las fuerzas de seguridad.

Mediante alianzas estratégicas con otros líderes pandilleros, Revette parece estar dispuesto a expandir aún más su imperio criminal. Revette está vinculado con operaciones mineras ilegales, presuntamente controladas por Calderón Martínez en los estados de Carabobo y Bolívar, lo que indica que esta megabanda de Caracas podría incluso extender su influencia a otras zonas de Venezuela.

El Coqui también goza de protección por la simpatía y lealtad generalizada entre los habitantes de Cota 905, quienes lo consideran un benefactor.

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn