Tren de Aragua

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn

El Tren de Aragua es la megabanda más poderosa en Venezuela. Esta organización criminal, cuyo principal enclave es la cárcel de Tocorón, ubicada en el estado de Aragua, está involucrada en extorsiones, secuestros, homicidios, sicariatos, robo de vehículos, venta de drogas, tráfico de armas, trata de personas, contrabando de alimentos y estafas.

Esta megabanda es un resultado de la combinación de dos estructuras criminales que en el país han reemplazado al Estado en sus funciones: Los pranes, que operan desde la prisión, y las megabandas.

Historia

Los comienzos del Tren de Aragua se remontan al inicio de la década del 2000 cuando, en medio de la construcción del Ferrocarril de Venezuela, el sindicato de obreros del proyecto vio oportunidades en el mundo delictivo. La primera economía criminal que desarrolló fue cobrar por la asignación de puestos de trabajo y, posteriormente, la organización criminal se inició con las extorsiones, secuestros y robos.

El Ferrocarril Venezuela fue una de las obras que promovió el gobierno del fallecido Presidente Hugo Rafael Chávez Frías, pues la meta era unir varios estados del país a través de ese sistema de transporte. Pero nunca se concluyó el proyecto.

Fuentes policiales consultadas por InSight Crime aseguran que con la llegada de Tareck El Aissami a la gobernación del estado Aragua esta megabanda se fortaleció. Durante su gestión como gobernador esa región pasó a ser la primera con más homicidios en Venezuela. El Exvicepresidente de la República y exministro de Interior y Justicia es considerado como el “padre del pranato” pues entre 2005 y 2006, cuando fue ministro, surgió esa figura criminal en las prisiones venezolanas.

Liderazgo

El líder de esta megabanda es Héctor Rusthenford Guerrero Flores, alias “Niño” Guerrero. El criminal es el principal pran carcelario en Venezuela y, desde la prisión, lidera la megabanda del Tren de Aragua y la Fundación Somos El Barrio JK, una institución que registró la organización delictiva para recibir recursos y apoyo del Estado. Bajo esta figura imponen normas en la comunidad de San Vicente, ubicada en el sureste del estado Aragua.

El historial delictivo de “Niño” Guerrero, de acuerdo con registros del Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela, data desde el 3 de septiembre de 2005 cuando el criminal atacó a una comisión policial y asesinó al funcionario de Poliaragua, Oswaldo González.

El Tren de Aragua cuenta con más de 2.700 miembros, entre criminales armados y hombres y mujeres que colaboran con la megabanda en labores de “inteligencia”.

Esta megabanda tiene más integrantes que la actual nómina de la Policía del Estado Aragua (Poliaragua), así le explicó a InSight Crime un funcionario de esa policía estadal que sostiene que el Estado venezolano eliminó la acción de ese cuerpo de seguridad: “Anteriormente Poliaragua tenía un comando en cada tres barrios. En la actualidad existen 52 instalaciones policiales y anteriormente teníamos 123”.

Geografía

El centro de operaciones del Tren de Aragua está en el estado Aragua. En esa región la megabanda tiene dos enclaves: la cárcel de Tocorón y el barrio San Vicente, ubicado en el municipio Girardot, al sureste de esa región. Este sector popular, que cuenta con más de 20 barrios, funciona como una “zona de paz” en la que no permiten el ingreso de funcionarios policiales. Las normas las imponen los súbditos de “Niño” Guerrero que son integrantes de la Fundación Somos el Barrio JK.

InSight Crime confirmó, con fuentes policiales y con vecinos de San Vicente, que las dos letras del nombre de la Fundación Somos El Barrio JK son las iniciales del nombre del líder principal de la organización, Kleiverson alias “Flipper” y de su esposa Jennifer De Sousa, conocida como la “Catira”.

Esta megabanda está presente en al menos siete regiones de Venezuela. Además de su estado de orígen, ha logrado consolidarse en los estados Carabobo, Zulia, Sucre, Bolívar, Guárico y Táchira.

Una de las estrategias del Tren de Aragua ha sido establecer alianzas con criminales en otros estados y también promover la migración de algunos de sus integrantes a otras regiones para ampliar las economías criminales. Por ejemplo, en el estado Bolívar se ha confirmado la presencia de Larry Amaury Álvarez, alias “Larry Changa” y de Johan Petrica, quien tiene una banda delictiva que controla parte de las minas de oro que están en ese estado. Desde esa región, los actores criminales sacan el oro y el coltán hacia Brasil, mientras que desde el estado Sucre el Tren de Aragua saca la droga y el material estratégico, como el cobre, Hacia Trinidad y Tobago.

En el estado Zulia el Tren de Aragua tiene presencia gracias a su alianza con la megabanda del Tren del Norte que es liderada por Edwin Ramón Soto Nava, alias el “Mocho” Edwin, quien estuvo preso en Tocorón. En esa cárcel logró vincularse con “Niño” Guerrero.

Fuentes policiales confirmaron a InSight Crime que el pranato de “Niño” Guerrero controla las extorsiones de las que son víctimas los comerciantes y productores agropecuarios del estado Guárico. Otras economías criminales en esa región, como por ejemplo los secuestros, son coordinadas desde Tocorón.

Cuerpos de seguridad del Estado venezolano han advertido de la presencia del Tren de Aragua en Táchira, una región fronteriza con Colombia.

Los tentáculos de esta megabanda también han cruzado las fronteras del territorio venezolano. Autoridades internacionales han confirmado su  presencia en Perú, Colombia y Brasil. El secretario de Seguridad Pública del estado de Roraima de Brasil, Olivan Junior, advirtió que cuando los miembros de organización criminal son llevados a prisiones brasileñas, éstos se presentan como parte del “pranato” que lidera “Niño” Guerrero.

Aliados y enemigos

El Tren de Aragua tiene vínculos con megabandas y bandas de crimen organizado que operan en otras regiones. Esta organización criminal tiene más aliados que enemigos. Sin embargo, algunos cuerpos de seguridad del Estado han realizado operativos para aprehender y ejecutar a miembros de esta megabanda, como es el caso de los procedimientos efectuados por las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES) de la Policía Nacional Bolivariana (PNB).

En el estado Aragua una banda de crimen organizado, conocida como “Los Carajitos Locos del 19”, integrada en su mayoría por menores de edad, tiene intenciones de desplazar al Tren de Aragua. Pero varios de sus miembros han muerto en enfrentamientos con integrantes de la megabanda.

En el estado Carabobo uno de los aliados de esta megabanda es Néstor Richardi, el pran de la cárcel de Tocuyito que, además de estar implicado en extorsiones, ha intentado copiar en esa región varias de las economías ilegales en las que está involucrado el Tren de Aragua

En el estado Guárico dos de los aliados de la organización criminal son las megabandas el Tren del Llano, liderada por Gilberto Malony Hernández, alias “Malony” y la del “Mandarria”, cuyo líder es Manuel Alejandro Moyetones, conocido como el “Mandarria” y quien de acuerdo con información policial y reseñas en medios de comunicación en Perú, estaría en ese país.

Un funcionario del CICPC aseguró a InSight Crime que “Niño” Guerrero tiene vinculaciones con cuerpos de seguridad del Estado: “Este criminal se reúne con funcionarios de distintos organismos de seguridad y les comparte información que maneja de las bandas, pero no para que acaben con ellas, sino para obtener dinero o para apoderarse de los territorios que dominan esas organizaciones delictivas”.

Aunque no existen evidencias que comprueben los vínculos del Tren de Aragua con funcionarios del Estado, han sido públicas las visitas que la ministra de Servicio Penitenciario, Iris Varela, ha realizado en la comunidad de San Vicente para reunirse con la Fundación Somos El Barrio JK.

El 4 de mayo de 2019 miembros de la megabanda atacaron a un convoy militar en las inmediaciones de la cárcel de Tocorón en rechazo a la presencia de los uniformados en el territorio del Tren de Aragua. En el hecho, un General de la Fuerza Armada de Venezuela y cinco funcionarios de cuerpos de seguridad fueron asesinados. Pese a que el director del Cicpc, Comisario Douglas Rico, aseguró que el ataque fue liderado desde la prisión, no se tomaron acciones en contra del grupo de delito organizado.

Perspectivas

La expansión territorial del Tren de Aragua en Venezuela parece indetenible. El poder que cada vez más gana esta organización criminal representa un desafío no solo para las autoridades locales de ese país, sino también para los cuerpos de seguridad de las naciones vecinas que deben idear estrategias para impedir la penetración de esa megabanda.

La presencia del Tren de Aragua en al menos tres países representa una amenaza para la seguridad en la región, pues los criminales de los otros países pueden copiar los modus operandi y la estructura de este grupo de delito organizado.

Expertos en seguridad ciudadana y criminalidad han advertido que las megabandas como el Tren de Aragua se han fortalecido gracias al apoyo y a la inacción del Estado venezolano. La expansión de este grupo de delito organizado representa un obstáculo para la ansiada transición y cambio político en Venezuela.

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn