Fuerzas de seguridad en Honduras

Un informe reciente sobre el costo financiero de la inseguridad y la criminalidad en el mundo pone de relieve el círculo vicioso de la violencia y los problemas económicos que afligen a muchos países, a la vez que destaca las posibles tendencias de seguridad en Latinoamérica y el Caribe.

Los cálculos del estudio (pdf), realizado por el Instituto de Economía y Paz (IEP), se basan en las tendencias en cuanto a gastos en fuerzas de seguridad públicas y privadas, los costos de encarcelación y el Producto Interno Bruto (PIB) perdido por causa de la violencia y los asesinatos.

Honduras sobresalió entre los países de la región, con niveles de violencia que provocaron un costo directo estimado de 19,2 por ciento del PIB en 2013, cifra que ubica al país en el sexto puesto a nivel mundial. Sus vecinos centroamericanos El Salvador y Guatemala también experimentaron considerables aumentos anuales en el costo generado por la violencia entre 2013 y el año previo. En cambio, países del Caribe, como Haití, Jamaica y Trinidad y Tobago, tuvieron disminuciones significativas en cuanto al costo directo de la violencia.

2015-02-05-graphic-CostOfViolenceEn el mismo periodo, México y Perú presentaron los mayores aumentos anuales en la región, en términos de los costos directos de la violencia; México subió 25 lugares en la clasificación mundial, ubicándose en el puesto 25, mientras que Perú saltó 43 lugares y ocupó el puesto 119.

2015-02-05-graphic-GlobalRankBrasil, Ecuador, Panamá y Venezuela tuvieron solo ligeros cambios en los costos estimados de la violencia entre 2013 y el año anterior, mientras que el costo de la violencia en Colombia en relación con el PIB disminuyó significativamente, por lo que el país descendió cinco lugares en los listados.

Análisis de InSight Crime

Aunque el costo económico de la violencia y la inestabilidad ocupa menos titulares que los sangrientos resultados de los tiroteos entre pandillas o los sofisticados arrestos de los cabecillas criminales, es un indicador clave de la manera como se ven afectadas las vidas de quienes no tienen vínculos ni experiencia directa con el crimen organizado.

La violencia puede ahuyentar la inversión extranjera, y a la vez hace que los negocios sean más caros y difíciles de realizar para los empresarios locales. Estas circunstancias pueden conducir al desempleo, que a menudo aumenta la desesperanza y la actividad criminal, creándose así un círculo vicioso.

El costo creciente de la violencia en Honduras, El Salvador y Guatemala coincide con informes de derramamiento de sangre e inestabilidad causada por unas pandillas callejeras cada vez más poderosas. Durante la fallida tregua de pandillas entre 2012 y 2014 en El Salvador, los proyectos sociales y de empleo fueron un elemento significativo en los intentos por persuadir a los pandilleros de que dejaran su estilo de vida criminal.

VEA TAMBIÉN: Noticias y perfiles de Honduras

Por su parte, el enorme salto que México dio en los listados sobre daño económico causado por la violencia refleja la permanente crisis de seguridad creada por rivalidades entre los carteles de drogas, así como por enfrentamientos con las fuerzas de seguridad. Una encuesta a expertos en economía, conducida por un importante banco, reveló que se pronostica que los problemas de seguridad causarán el mayor perjuicio para la economía mexicana en el año 2015, lo que indica que es probable que esta tendencia continúe.