¿La gente de Venezuela prefiere a la policía civil o a la militar?

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn

Desde nuestro último artículo de esta serie ha habido cambios significativos en la administración de la seguridad ciudadana en Venezuela. El asesinato de la actriz Mónica Spear y su esposo el mes pasado, fue efectivamente una ocasión para que el gobierno Maduro acentuara la militarización de la administración de seguridad ciudadana, remplazando a los civiles con oficiales del ejército, tanto al mando de la Universidad Nacional Experimental de la Seguridad (UNES) –donde reciben entrenamiento las fuerzas de seguridad- como de la Policía Nacional Bolivariana (PNB). Esto significa que todo el aparato de seguridad ciudadana está ahora bajo la dirección de funcionarios militares, retirados o activos.

¿Qué piensan los habitantes sobre las fuerzas armadas realizando funciones de seguridad ciudadana? En la encuesta de seguimiento de septiembre-octubre de Datanálisis preguntamos a los encuestados: ¿De las siguientes opciones, cuál lo hace sentir más seguro?

Este artículo apareció originalmente en el blog Política de Venezuela y Derechos Humanos de la Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos y fue traducido con permiso de los autores. Vea el artículo original aquí.

Los resultados son claros e increíbles. Los encuestados prefirieron a la Guardia Nacional que a la policía con una proporción de 4:1 (57 por ciento versus 14 por ciento). Más aún, casi el doble de los encuestados prefirió la presencia de ninguna de las dos a la presencia de la policía (27 por ciento versus 14 por ciento). Pese a la reputación de la Guardia Nacional de estar fuertemente armada, pero ligeramente entrenada, y al excesivo uso de fuerza al que generalmente esto conlleva, la gente claramente los prefirió a ellos que a la policía.presenciapolicia

Esto no debe ser tomado como una acusación a la PNB, pues hasta ahora únicamente han sido desplegados en ocho estados (provincias) de Venezuela (incluyendo la capital, Caracas) y cuenta con alrededor de 15.000 agentes activos en todo el país. Esto puede compararse con la Policía Metropolitana que, antes de ser disuelta, contaba con 10.000 agentes activos sólo en Caracas. Más bien, esto demuestra la desconfianza que generaron décadas de una policía corrupta y abusiva.

La politóloga Ana María San Juan, autoridad en materia de seguridad ciudadana y vigilancia policial en Venezuela, sugiere que existen varios factores en juego. Ella sugiere que la gente ve a los oficiales de la policía como corruptos, abusivos y en ocasiones en connivencia con los criminales. La gente teme que el reporte de un crimen frente a la policía lleve al acoso y a la extorsión en lugar de la protección. En contraste, aunque las tropas de la Guardia Nacional están fuertemente armadas, generalmente están en un lugar por poco tiempo, lo que disminuye la posibilidad de que creen redes duraderas con criminales. Y pese a que no han tenido un entrenamiento exhaustivo, la gente del común los ve más honestos y menos propensos a acosarlos.

¿Cómo ve la gente la eficacia de la PNB? En el sondeo se preguntó a los encuestados: ¿Está usted de acuerdo con la siguiente afirmación?: La Policía Nacional Bolivariana es el organismo de seguridad más capaz de combatir la inseguridad.confianzapolicia

Casi la mitad de los encuestados no percibe a la PNB como la fuerza policial más capaz, en comparación con un 30 por ciento que sí lo hace. Cuando se desglosa por afiliación política, vemos una clara división entre los partidarios del gobierno y la oposición. El 56 por ciento de los partidarios del gobierno estuvo de acuerdo, en comparación con el nueve por ciento de los opositores. En contraste, el 81 por ciento de los opositores estuvo en desacuerdo con la afirmación, en comparación con sólo el 21 por ciento de los partidarios del gobierno que estuvo en desacuerdo.

Existen dos posibles explicaciones para la importancia de la afiliación política en los resultados. En primer lugar, tanto la PNB como el UNES se asocian con el gobierno de Chávez, y ahora con el de Maduro. Entonces, aquellos que se oponen al gobierno son más propensos a oponerse también a sus iniciativas. En segundo lugar, y más generosamente, los sectores populares que más apoyan al gobierno también son los sectores en los que la PNB se ha desplegado con mayor intensidad. Entonces, podría ser que las personas que han tenido un mayor contacto con la PNB tengan una perspectiva más positiva de su eficiencia.

¿Qué piensan los ciudadanos que haría a la policía más efectiva? La siguiente pregunta estuvo incluida en la encuesta de septiembre-octubre: En su opinión, con el fin de aumentar la capacidad de nuestra fuerza policial para luchar contra el crimen, ¿Qué tiene que pasar primero? A los encuestados se les dieron seis opciones: Mejor entrenamiento en derechos humanos, mejor entrenamiento, mejores condiciones laborales (salario y beneficios), un sistema judicial que funcione mejor, mejor equipamiento y mayor libertad para usar la fuerza al enfrentarse a criminales.masefectividaddepolicia

Sorprendentemente, la opción que recibió la mayor cantidad de apoyo es la idea de recibir un mayor entrenamiento en derechos humanos, con un apoyo apenas superior a “mejor entrenamiento” y a “mejores condiciones laborales”, pese a que recibió el apoyo de un poco menos de un cuarto de los encuestados. Es interesante que aquí haya un acuerdo entre las corrientes politicas. Cuando se desglosó por afiliación política, el 22,9 por ciento de los partidarios del gobierno y el 22,8 por ciento de los opositores creen que un mayor entrenamiento en derechos humanos es lo primero que debe suceder para mejorar la capacidad de la policía para luchar contra el crimen.

La “libertad para usar la fuerza” obtuvo menos del diez por ciento de las respuestas. Sin embargo, es importante aclarar que la pregunta era ¿Qué se debe hacer para que la policía sea más efectiva?. Muchas personas probablemente piensen que el uso de la fuerza es importante, pero no piensan que la policía necesite más libertad para usarla.

Las respuestas a estas tres preguntas de la encuesta brindan una compleja imagen. Los venezolanos todavía están enormemente descontentos con sus fuerzas policiales y confían mucho más en la Guardia Nacional. Además, la recién creada PNB aún no ha convencido por completo a las personas de su efectividad, una percepción que se ve afectada por la polarización política de Venezuela. Sin embargo, los datos reflejan un amplio apoyo a una fuerza policial mejor entrenada y mejor pagada, y más particularmente a un mejor entrenamiento en derechos humanos.

*Este artículo apareció originalmente en el blog Política de Venezuela y Derechos Humanos de la Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos y fue traducido con permiso de los autores. Vea el artículo original aquí.

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn

1 Comentario

Comments are closed.