Por Qué los Zetas de México se Han Expandido más Rápido que sus Rivales

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+

Los Zetas no es la única organización criminal extremadamente violenta, de estilo militar, de México. No obstante, es la única que opera en 350 municipios de México, así como en numerosos otros de Guatemala y Centroamérica. ¿Por qué han podido expandirse más rápido que sus rivales?

La expansión de los Zetas ha sido vertiginosa. Un reciente estudio de Harvard** muestra que desde 1998, los Zetas han operado en promedio en 33 nuevos municipios cada año (Vea metodología para el estudio aquí en pdf.). El segundo grupo más expansionista, el Cartel del Golfo, lo hizo en 19,7 nuevos municipios durante el mismo período de tiempo. Para 2010, los Zetas operaban en 405 municipios, 161 más que el Cartel del Golfo, y fue 2,3 veces mayor que el Cartel de Sinaloa (Vea los mapas del estudio sobre la expansión de los Zetas, al final del articulo).

Es más difícil explicar cómo los Zetas fueron capaces de lograr esta expansión. La mayoría de los analistas se han centrado en la forma. Desde el principio, los Zetas parecían intrépidos y eran particularmente crueles con sus enemigos. Rápidamente se convirtieron en sinónimo de tortura y decapitaciones, de cuerpos mutilados y escenas terriblemente sangrientas en los espacios públicos. No buscaban aliados. Buscaban dominación. No derrotaron a sus enemigos. Los destruyeron.

Mexico Zetas Expansion

Esto fue evidente en sus decisiones sobre dónde expandirse. A diferencia de otros carteles, los Zetas fueron los primeros que abiertamente desafiaron a los poderes tradicionales e intentaron arrebatar el control de los bastiones de estos rivales. Simplemente, no había límites para esta organización. Otros grupos han seguido este ejemplo, alimentando el caos actual en México, pero no en la misma medida que los Zetas.

En efecto, las áreas en las que operan los Zetas han registrado el mayor número de homicidios relacionados con las drogas. En 2010, los municipios en los que operaban los Zetas registraron 10.169 homicidios relacionados con las drogas, mientras que en los municipios donde operaba el Cartel del Golfo sólo registraron 6.388. Tijuana es mucho menos violenta, con tan sólo 4.772 homicidios.

Más aún, los Zetas no son los únicos usando la violencia o el terror. Muchos otros carteles son también conocidos por sus técnicas crueles y sádicas. La práctica común de decapitar a los miembros de los carteles rivales comenzó primero entre los miembros de la Familia Michoacana cuando, en 2006, las cabezas de seis hombres fueron arrojadas por este grupo en el piso de una discoteca en el estado de Michoacán. Esta táctica se emplea regularmente por numerosas organizaciones en todo el país.

Por otra parte, otras técnicas violentas, como la de dejar mensajes y desplegar carteles (narco-mantas) junto a los cuerpos de los enemigos torturados y ejecutados, no son exclusivas de los Zetas. Una recopilación de los investigadores de Harvard de 1.672 mensajes de este tipo, dejados entre 2007 y 2010, evidenció que 382 de todos estos mensajes fueron firmados por miembros de la Familia, un poco más de 361 fueron firmados por los Zetas.

Los analistas también sostienen que los Zetas lograron esta expansión debido a su formación militar. Los Zetas fueron reclutados de las fuerzas especiales mexicanas en 1999 por el líder del Cartel del Golfo, Osiel Cárdenas, quien los utilizó como su ejército privado. Ellos fueron capacitados en técnicas de guerra de última generación, en estrategia militar y entrenados profesionalmente en el uso de armas. Esto les dio una clara ventaja, sobre todo en sus comienzos.

Sin embargo, estamos lejos de estos orígenes. Todos los 14 fundadores originales están muertos o en prisión. Es más, el número de personal militar en las filas de los Zetas ha disminuido en los últimos años, sobre todo al entrar en una guerra a gran escala con sus progenitores, el Cartel del Golfo. El reclutamiento y el entrenamiento se han dejado al azar. El aumento en el uso de pandillas sin formación se ha convertido en algo común.

No obstante, pese a esta disminución de personal, los Zetas han seguido creciendo. Además, otros carteles han tratado de reproducir la destreza militar de los Zetas sin lograr los mismos resultados. Ni Sinaloa, que creó lo que se conoce como los Pelones, o la Familia Michoacana, que fue entrenada originalmente por los Zetas, o la Organización de los Beltrán Leyva, que ahora está alineada con los Zetas, se han expandido al mismo ritmo que los Zetas.

Así que ¿cómo se explica la expansión de los Zetas? Para empezar, los Zetas nunca se han visto a sí mismos como un grupo narcotraficante. Siempre han sido un grupo militar, cuyo principal objetivo es el control territorial. En esencia, los Zetas entendieron algo que los otros grupos no hicieron: que no era necesario llevar a cabo actividades criminales con el fin de ser rentables, sino que simplemente necesitaban controlar el territorio en el que estas actividades estaban ocurriendo.

Esto cambió la perspectiva de lo que veían como un territorio propicio. Los Zetas, por ejemplo, buscaron nuevos mercados, áreas que tradicionalmente tenían un rol significativo en el narcotráfico u otras actividades criminales importantes. Del total de municipios en los que los Zetas han operado desde su inicio, el estudio de Harvard mostró que 381 eran antes territorios de otras organizaciones criminales. El cartel que le sigue a los Zetas, es el del Golfo; un cartel que operó en 325 municipios que eran controlados por otros grupos, seguido de La Familia, con 260.

Lo hicieron con la anteriormente mencionada combinación de fuerza bruta y entrenamiento, pero más importante, un modelo singular centrado. Sus soldados tenían sólo un trabajo: tomar el control del territorio y obtener una renta de los otros actores criminales. Ellos no tenían que establecer la infraestructura. Simplemente tenían que seguir su objetivo, luego extorsionar a pequeños narcotraficantes, traficantes de personas, ladrones y comerciantes de contrabando.

Sin duda, están haciendo dinero del narcotráfico internacional, que también hace parte de su estrategia. Pero esto también se modifica dentro de la estrategia general de los Zetas para controlar el territorio. Guatemala, por ejemplo, es el cuello de botella perfecto para los cargamentos de cocaína que se desplazan hacia el norte; un área que el grupo puede controlar militarmente y así hacerse al control de estos cargamentos que se mueven hacia el norte.

Los Zetas, según Southern Pulse, parecen estar tratando de establecer puntos similares en México. Southern Pulse lo llama la teoría del “Cruce Zeta”. Ese tramo que cruza desde la ciudad de Tampico al oriente hasta el estado de Durango en el occidente, y desde la ciudad de Nuevo Laredo en el norte hasta regiones del estado de Jalisco en el sur.

El estudio de Harvard muestra una expansión más caótica que la que Southern Pulse nos hace creer, pero una que también ilustra un intento de crear un cuello de botella de oriente a occidente. Es más, según este estudio, los Zetas operan en cada uno de los estados de México.

No obstante, su expansión global obedece a una lógica diferente que se enfoca menos en qué mercados de drogas son los más rentables y más en cuáles de los mercados ilegales están en juego. Estos mercados ilegales tienen menores barreras de entrada que el narcotráfico internacional, dando a los Zetas una ventaja final y decisiva: pueden utilizar los ingresos locales obtenidos fácilmente para financiar su continua expansión.

En resumen, la expansión de los Zetas es menos acerca de sus técnicas terroristas y destreza militar, y más debido a su singular enfoque, el modelo fácilmente replicable, y múltiples fuentes de ingreso locales. Los resultados para los Zetas han sido impresionantes. Los resultados para México son deprimentes.

* Rios es PhD. en Gobierno de la Universidad de Harvard, donde llevó a cabo esta investigación acerca de las organizaciones criminales. Actualmente trabaja en la Secretaría de Hacienda y Crédito Público de México.

** Coscia, Michele, y Viridiana Rios. “Knowing Where and How Criminal Organizations Operate Using Web Content” (Conociendo Cómo y dónde Operan las Organizaciones Criminales, Utilizando Contenido Web). CIKM, 2012. Disponible aquí en pdf.

mexico zetas 2005

mexico zetas 2006

mexico zetas 2007

mexico zetas 2008

mexico zetas 2009

mexico zetas 2010

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+