Incautación de US$800 millones a los Cachiros, ‘fin de la fase uno’: Policía de Honduras

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+

El jefe de la Policía de Honduras ha declarado que US$800 millones incautados al grupo narcotraficante de los Cachiros es sólo la primera fase de la operación; aunque sin detenciones efectuadas hasta ahora, persisten las dudas sobre lo que implicará “la segunda fase”.

Según el jefe de la policía, Juan Carlos “El Tigre” Bonilla, “habrá una segunda fase”, después de que la Fiscalía Especial contra el Crimen Organizado del país declarara que la recuperación de 17 propiedades y numerosas cuentas bancarias son el fin de las incautaciones, informó La Prensa.

Mientras que 61 propiedades fueron identificadas como pertenecientes al grupo, Bonilla dijo que 44 quedaron desocupadas por lo que no tienen que ser ocupadas por las autoridades.

La operación representa una victoria para las autoridades estadounidenses, después de que el Tesoro de Estados Unidos emitiera un comunicado el 19 de septiembre añadiendo a líderes de los Cachiros a su “lista de capos” (kingpin list) narcotraficantes, en un aparente intento por presionar a las autoridades hondureñas a actuar contra el grupo.

Análisis de InSight Crime

Los Cachiros son un grupo de “transportistas”, que mueven los cargamentos de drogas para diversos grupos ilegales, en lugar de comprar y distribuir las drogas, como lo hace un cartel. No obstante, como se demuestra con estas confiscaciones, sus actividades son muy lucrativas. Se ha informado que controlan hasta el 90 por ciento de las pistas de aterrizaje clandestinas en Honduras y ganan alrededor de US$2.000 por cada kilo de cocaína que se mueve, obteniendo sumas astronómicas. También se cree que tienen vínculos con las élites políticas y sociales de Honduras, lo que explica cómo han acumulado tanta riqueza sin haber sido nunca perseguidos.

VEA TAMBIÉN: Noticias y perfiles de Honduras

La operación en contra de los Cachiros por parte de las autoridades hondureñas se produce casi cuatro meses después de que el Tesoro de Estados Unidos agregara al grupo a su lista de grupos especialmente designados del narcotráfico, y fuentes indicaran que las autoridades de ambos países han estado trabajando en estrecha colaboración en el caso. Sin embargo, con ninguno de los principales miembros del grupo detenidos y las incautaciones aparentemente terminadas, esto plantea la cuestión sobre de qué se tratará exactamente la “fase dos”. Si los eventos anteriores en Honduras son algún tipo de indicio, no sería sorprendente ver que el asunto es ignorado por las autoridades, y aún puede caer la responsabilidad en Estados Unidos para mantener la presión si las confiscaciones son el inicio y no el fin del asunto.

SHARETweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+